«El ejercicio físico aporta años a la vida y vida a los años»

Pablo Leante, en su centro de entrenamiento. / Nacho García / AGM

Pablo Leante Castellanos. Entrenador personal

LV

Diez años de trayectoria profesional, primero en Edimburgo (Escocia) y después en Murcia, avalan la carrera como entrenador personal de Pablo Leante Castellanos (Murcia, 1984), licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte por la UCAM, y que ahora completa su formación como nutricionista. Creador del método One2One (el mismo nombre de su centro de entrenamiento en la capital murciana), que califica de «explosivo, dinámico y funcional», este preparador físico cree que la edad no es un impedimento para mantenerse en forma y dice tener la clave para no arrojar la toalla con las primeras agujetas.

-A la hora de lograr objetivos cuando una persona empieza a entrenar, ¿cuánto hay de constancia y cuánto de fuerza física?

-Lo principal es establecer un objetivo adecuado y factible. Hoy en día, estamos influenciados por intereses comerciales que nos venden un cuerpo bonito y perfecto como el reto a conseguir, lo que habitualmente se traduce en anteponer el fin a los medios. La práctica del ejercicio físico nos sitúa desde el primer día en un entorno saludable, donde se equilibran nuestros procesos metabólicos y nuestro organismo empieza a funcionar de forma adecuada. Nos mejora el humor, nos vuelve muchos más activos y competentes y, en definitiva, nos hace sentirnos saludables. Una persona que se siente así se vuelve constante y eso nos aportará un considerable aumento de la fuerza física. La frustración viene cuando deseamos parecernos al famoso de turno y menospreciamos nuestra salud.

-Pero con las primeras agujetas, quizás todos esos propósitos se puede ir al traste. ¿El mejor consejo para no tirar la toalla tan rápido?

-Las agujetas son microrroturas fruto de la inadaptación de nuestros músculos al entrenamiento. Si la carga es la adecuada a nuestro nivel de forma física, las agujetas nunca deberían suponer un obstáculo a superar. El problema viene cuando nos vestimos de luces sin haber pasado por vaquillas, sometiéndonos a entrenamientos demasiado exigentes para nuestro nivel y ocasionando verdaderas lesiones. Hay que ir poco a poco.

-¿Es la edad una barrera insalvable a la hora de empezar a entrenar?

-El ejercicio físico aporta años a la vida y vida a los años. Nuestro sistema esquelético y cardiovascular se ve mermado con el paso del tiempo y ciertos ejercicios de impacto, sin una adecuada preparación, se vuelven peligrosos llegados a cierta edad. Sin embargo, si la progresión del entrenamiento es adecuada, no seré yo el profesional que limite cualquier tipo de actividad a la edad del usuario.

-¿Qué es lo que más demandan los clientes cuando requieren los servicios de un entrenador personal?

-Por lo general, la gente que acude a un entrenador personal busca ponerse en forma y que le presten atención. A muchos esa falta de atención e individualización les conduce al abandono del ejercicio físico y de los hábitos saludables..

-¿Ha tenido que decir alguna vez a un cliente: 'Mira, eso que pides es imposible'?

-Nada que de verdad te propongas es inalcanzable. El problema suele venir cuando nos planteamos objetivos muy ambiciosos a corto plazo. Esto por lo general suele acabar en frustración o abandono por lesión. No obstante, pienso que nunca hay que poner puertas al campo.

-¿Y llegan clientes buscando los abdominales de Ronaldo?

-Sí... y los glúteos de Jeniffer López. En ocasiones he tenido que explicar a más de uno que no trabajamos con un martillo y un cincel y que cada persona responde a una morfología como factor limitante a nuestras ilusiones. Aunque, con una buena programación, todo es alcanzable.

Fotos

Vídeos