Educación y valores para un futuro en libertad

La embajadora de Costa Rica en España, Doris Osterlof; el alcalde de Murcia, José Ballesta; el rector de la Universidad colombiana EAFIT y exministro de Cultura, Juan Luis Mejía, y el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, en la mesa redonda. / Vicente Vicéns/ AGM

Solo la cultura y el conocimiento arrojarán luz al «momento oscuro previo al alba» que vive la sociedad. El director de la RAE, el rector de la Universidad EAFIT de Medellín y el alcalde de Murcia reclaman la dignificación de la figura del maestro

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Educación y cultura para la difusión -y recuperación- de los valores que apuntalan el progreso en libertad y dignidad de la sociedad. Una fórmula sencilla pero olvidada en un momento en el que la palabra dicha en Twitter vale más que la del maestro, en un contexto en el que la inmediatez y la posverdad gobiernan sobre el pensamiento complejo asentado en la ética. Lo pusieron ayer sobre la mesa el exministro de Cultura y actual rector de la Universidad EAFIT de Medellín, Juan Luis Mejía; el alcalde de Murcia y exrector de la Universidad de Murcia, José Ballesta, y el director de la Real Academia Española y exrector de la Universidad de Santiago de Compostela, Darío Villanueva, quienes, moderados por Doris Osterlof, embajadora de Costa Rica en España, debatieron sobre la educación y la cultura como claves para la difusión de los valores.

Elementos fundamentales «para fortalecer el respeto y el compromiso con la familia, la sociedad y el país», introdujo la embajadora, quien ahondó en la importancia de la responsabilidad intergeneracional en la toma de decisiones. En una sociedad que atraviesa un momento «oscuro, quizá el de mayor oscuridad que precede al alba», la educación es, para José Ballesta, «más necesaria que nunca. Hoy, quien habla de los límites, la responsabilidad y el esfuerzo, tiene todas las de perder frente a quienes establecen límites entre yo y nosotros. Vivimos en una sociedad Twitter sin argumentos, y si reducimos el número de palabras reducimos la posibilidad de generar pensamientos complejos», lamentó el alcalde de Murcia, para quien «prima la fraseología fácil y falta arquitectura moral para un pensamiento profundo. Para muchos, hoy lo importante es cargarse de emociones, y no de razones. Son tiempos de difícil definición en los que es más necesaria que nunca la sensatez frente al efectismo demagógico. Tiempos de charlatanería nihilista».

El exministro de Cultura y actual rector de la Universidad EAFIT de Medellín quiso poner el foco en la gran riqueza común para España y América que es el idioma español para reivindicar el peso de la cultura en el desarrollo de un país. «Igual que cuando el primer español que llegó a América llenó de matices y amplitud palabras como montaña, mar o soledad, el término cultura se ha enriquecido de contenido. En una sociedad que trata de superar un conflicto armado, como Colombia, la cultura tiene un papel fundamental. Implica enormes retos, y tiene que estar impregnada del valor de la tolerancia», resaltó Mejía, quien explicó que la violencia de la guerrilla generó una espiral en su país, donde la mitad de los crímenes obedecen a la intolerancia. «Solo podemos transformar los comportamientos sociales a través de la cultura, ese es el reto. Desde los valores de la tolerancia, el respeto y la paz, y para esa transformación es fundamental la educación».

«Son tiempos de difícil definición en los que es más necesaria que nunca la sensatez frente al efectismo demagógico» José Ballesta

«Sucumbimos a la seducción de la tecnificación, y el eje fundamental es el maestro» Darío Villanueva

«Solo podemos transformar la sociedad a través de la cultura; educar es tocar el alma para siempre» Juan Luis Mejía

Si la educación y la cultura son básicas para la difusión de los valores, la figura del maestro, su dignificación, fue reivindicada por los tres ponentes como esencial para lograrlo. Los tres pusieron en valor la figura del maestro, más necesaria que nunca. «No hay mejor manera de transmitir los valores que a través del maestro. La sabiduría solo se puede transmitir de persona a persona. Sucumbimos en la seducción hacia la tecnificación de los procesos educativos, y el eje fundamental es el maestro. La consideración social se ha devaluado por completo. Antes los padres apoyaban al maestro y ahora hacen cuerpo con sus hijos. La educación en valores pasa por la dignificación del maestro», puso el acento Darío Villanueva, quien quiso hacer alusión también al futuro en español, el lema de las jornadas. A su juicio, «estamos en una situación muy prometedora para el español. La gran batalla se produce en Estados Unidos, con la minoría que será la mayoría hispana», resaltó.

Para Mejía, quien considera que «educar es tocar el alma para siempre», una de la condiciones que ha desvalorizado el papel del maestro es que ha perdido el monopolio del conocimiento, de la información, y ahora «debe ser otra persona». En plena polémica en las escuelas catalanas, Villanueva quiso alertar también sobre el peligro de pervertir el conocimiento y la cultura con «el adoctrinamiento. Una lengua compartida implica cosmovisión».

No solo están en juego la educación y la difusión de los valores para Ballesta, quien resaltó que «el mal es más profundo. Dejamos en manos de otro la libertad y la igualdad. Porque la educación permite escapar de estratos sociales, es un ascensor social, se aprende a ser, a hacer, es la esencia. Con la educación nos jugamos la igualdad y la libertad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos