Una edil de Fortuna denuncia un complot para llevarla a falsear la firma de otro concejal

La edil Marisol Gracia, con el letrado Raúl Pardo-Geijo./G. Carrión
La edil Marisol Gracia, con el letrado Raúl Pardo-Geijo. / G. Carrión

Marisol Gracia declaró ayer en el juzgado como imputada por falsedad en un documento para prorrogar un contrato

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

«Fui víctima de un complot por parte del primer teniente de alcalde, Miguel Romero, ante la manifiesta animadversión que viene teniendo contra mi persona y mi buena gestión municipal», declaró ayer una concejal socialista de Fortuna, Marisol Gracia, durante su comparecencia en un juzgado de Cieza para declarar como imputada por un presunto delito de falsedad documental. Esta edil, que está al frente de la cartera de Hacienda, Patrimonio, Empleo, Industria, Educación y Bienestar Social, fue denunciada por el citado teniente de alcalde -perteneciente a Ciudadanos- por haber falsificado presuntamente su firma en un documento para prorrogar el contrato a un primo del alcalde. Una supuesta imitación de la firma que habría sido realizada en presencia de la concejal de Personal, María Teresa Marco, el encargado del servicio de limpieza, la directora del centro de mayores y la responsable del centro de discapacitados.

La denunciada no desmintió ayer haber falsificado en un documento la firma de Miguel Romero, el 3 de abril de 2017, aunque sí negó haberlo hecho también en otras cuatro copias. «Se presentaron en mi despacho la concejal de Personal y Diego Bernal (el jefe de limpieza) para que firmara unos contratos que se necesitaban con mucha urgencia», explicó. Entre ellos se encontraba una prórroga del empleo de un primo del alcalde, que por esa razón no debía estar suscrito por el primer edil, sino por el primer teniente de alcalde.

Marisol Gracia admitió ayer que procedió a imitar la firma de Miguel Romero, pero rechazó que la concejal María Teresa Marco le hubiera advertido de que estaba haciendo algo ilegal y que incluso hubiera tratado de arrebatarle el papel por la fuerza. «Eso no fue así, porque la firma está perfecta y además el contrato se habría roto», argumentó la concejal denunciada, según fuentes próximas al caso.

El trabajador cuyo empleo se iba a ampliar durante unos meses es un primo del alcalde

Después de falsificar la firma del teniente de alcalde por primera vez, Marisol Gracia vino a reconocer que se arrepintió y afirmó no haber seguido haciéndolo en las cuatro copias restantes. Y además señaló que más tarde se enteró de que el contrato de ese trabajador ya estaba prorrogado dos meses antes de que se produjera esa situación.

De ahí que dejara constancia de que el documento suscrito por ella no había tenido efecto real alguno y que, por tanto, no exista en su opinión responsabilidad penal alguna derivada de sus actos.

Pese a ello, la concejal socialista sostuvo ante la juez que a partir del momento de la firma habría venido recibiendo presiones, junto con el alcalde, para conseguir que abandonara su cargo en el Ayuntamiento de Fortuna. «El señor Romero chantajeó al alcalde diciéndole que si yo dimitía no presentaría una denuncia», declaró textualmente.

Por su parte, el teniente de alcalde ratificó el contenido de su denuncia y aseguró que tardó dos meses en acudir al juzgado porque los hechos eran muy graves y quiso informar antes a su partido.

Romero reconoció que habría suscrito ese documento para la prórroga del contrato, si se lo hubieran requerido, y no supo explicar cómo el empleo del trabajador se había ampliado dos meses antes, sin contar con la pertinente propuesta. También negó haber actuado por razones distintas a la mera defensa de la legalidad, como asegura la edil Gracia que habría ocurrido.

Temas

Fortuna

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos