«El edificio histórico más bonito que tenemos en Cieza pasa desapercibido»

Antonio Ballesteros./J. A. Moreno
Antonio Ballesteros. / J. A. Moreno

Antonio Ballesteros Investigador

JESÚS YELO

Su interés por las cuestiones de su pueblo lo han convertido en un personaje público, como lo demuestra el hecho de haber sido pregonero de Navidad en 2005, de la feria y fiestas en 2007 y de la Semana Santa en 2013. Antonio Ballesteros Baldrich (Cieza, 1953) es un estudioso de los edificios y fachadas de Cieza y autor de 'Edificios de Cieza', libro al que ha dedicado varios años de trabajo e investigación. Casado con una abaranera y padre de dos niñas, ejerce de médico en Cieza desde 1983 y en la actualidad lo hace en el centro de salud Las Morericas. Es también presidente del Centro de Estudios Históricos Fray Pascual Salmerón. El pasado año fue nombrado embajador cristiano de las Fiestas de Moros y Cristianos. Y entre sus entretenimientos, la lectura, viajar e investigar sobre la historia de Cieza.

-¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?

-Siempre me han llamado la atención los edificios históricos de Cieza, algunos muy interesantes. Presumía que con una atrayente historia, había que buscar y hacerla pública para que la gente se interesara por ellos.

-¿Se ha encontrado dificultades a la hora de realizarlo?

-Las consecuentes a la hora de encontrar documentos y bibliografía sobre la mayoría de ellos, que eran prácticamente inéditos. Tras años de investigación e interés por el tema, me llevaron a recoger información sobre la historia de los edificios que aparecen en el libro y sobre otros de los que no escribo, pero cuyo estudio me ha servido para ampliar conocimientos de estos.

-Es usted un estudioso de los edificios antiguos e históricos, ¿De dónde le viene la afición o interés por ellos?

-Desde muy joven me llamaron la atención unas edificaciones que eran características de mi ciudad que, salvo algunas muy conocidas, la mayoría pasaban desapercibidas. Mi interés por la historia y estudio de todo lo relacionado con Cieza me llevó a querer plasmar mis indagaciones en un libro, de modo que todos los ciezanos pudieran conocer la historia de su localidad y de sus edificaciones emblemáticas.

-¿Cuáles son las más emblemáticos y sus características?

-Todas tienen su interés, tanto arquitectónico como histórico, y cada una destaca por algún elemento reseñable: el convento de San Joaquín por su espadaña; la iglesia de La Asunción por su torre; la Casa de las Artes por sus blasones, y aparte las historias humanas que hay detrás de cada una de estas construcciones.

-¿Qué aporta el libro a Cieza?

-Está pensado para que los ciezanos conozcan sus monumentos y edificios de interés, para que conociéndolos los quieran y queriéndolos los conserven para generaciones venideras.

-De los veinte que enumera, ¿con cuál se queda y por qué?

-Me quedo con los veinte porque para mí todos tienen su encanto. Por supuesto, tanto la iglesia de La Asunción como el convento de San Joaquín tienen reconocidos su condición de monumentos como BIC, lo que indica su categoría; pero hay algunos que pasan desapercibidos como el antiguo hospicio franciscano de la Purísima Concepción que, curiosamente, es uno de los edificios más antiguos de Cieza pues fue erigido en el siglo XVII. O la Casa Anaya, acaso una de las edificaciones más peculiares de nuestro pueblo y que se encuentra en un deplorable estado de conservación.

-¿A qué conclusiones ha llegado?

-Que hay que velar por la conservación de nuestro patrimonio, primero conociéndolo y después mentalizando a autoridades y población en general a que lo cuiden y conserven.

-¿Se atrevería usted a decir cuál ha sido la Corporación que más atención ha prestado al patrimonio ciezano?

-Desde hace algunos años parece que existe cierta sensibilidad, no toda la que sería deseable, en intentar preservar algunos edificios de interés. Aunque algunas de las edificaciones más importantes, por desgracia, se han perdido con el desarrollo y crecimiento de la localidad, sí podemos destacar la rehabilitación en los últimos años de una antigua casa solariega (Casa Marín-Barnuevo) actualmente convertida en la Casa de las Artes y la Música; o el antiguo Casino de Cieza, hoy transformado en Museo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos