La Verdad

El Ibex-35 sigue al alza, pero no puede con los 10.800 puntos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo cierra la sesión con un avance del 0,15%, para dar un último cambio en los 10.783,10 puntos

El buen tono ha dominado en los mercados. Aunque más cauto, después del acelerón de la jornada de ayer, en que los inversores empezaron a poner en precio que Emmanuel Macron será el próximo presidente de la República Francesa. Al Ibex-35 ha sido al índice que más le ha costado cerrar la sesión en positivo. Durante la mayor parte de la jornada, de hecho, ha estado ligeramente en negativo, aunque siempre por encima de los 10.700 puntos que recuperó en la sesión anterior. A partir de las dos de la tarde, el indicador ha entrado en verde, para marcar máximos de la jornada por encima de los 10.800 puntos minutos antes de la apertura de la Bolsa de Nueva York. Desde ahí se ha vuelto a venir abajo, pero logró salvar la sesión: dio un último cambio en los 10.783,10 puntos, lo que supone un avance del 0,15%.

El índice más rentable de la jornada fue el PSI-20 de Lisboa, con un avance del 0,97%. El Ftse Mib de Milán ha ganado un 0,59%. Algo más modestas y en línea con las españolas, las ganancias del Cac 40 francés, que se apuntó un 0,17%, mientras que el Ftse 100 británico se anotó un 0,15% y el Dax alemán, un 0,10%.

Acerinox fue el valor más rentable del día, con una subida del 3,56%. A continuación se colocaron Popular, Dia, CaixaBank y Grifols, que avanzaron más de un 1%. Entre los grandes valores, los mejores fueron Repsol y el Santander, con subidas de algo más de un 0,65%.

En rojo, dominaron los valores del sector de las 'utilities', así como las compañías sensibles a los tipos de interés. Los peores fueron Red Eléctrica e Iberdrola, con descensos de algo más de un 1,7%. Gas Natural y Enagás retrocedieron un 0,73% y un 0,62%, respectivamente. Endesa, por su parte, se dejó un 0,11%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Ercros y Prosegur Cash fueron los valores más rentables, con ganancias de alrededor de un 7,4%. Después, Talgo y Dogi, con subidas de más de un 6%. En rojo, Adolfo Domínguez y Abengoa 'A', que se dejaron más de un 3%.

En el Eurostoxx 50, entre los diez mejores no se colocaron casi bancos, a excepción de Intesa SanPaolo y el Santander, pero tampoco se impuso una recogida de beneficios en ellos tras los fuertes avances de ayer. Entre los más rentables, Daimler y Volkswagen. Aunque el que más ganó fue LVMH, que se anotó un 3,94% después de anunciar la compra del 26% de su filial Christian Dior por 12.100 millones de euros.

La deuda y el euro prestan atención al BCE

En el mercado de deuda, las rentabilidades de los bonos 'core' continuaban al alza como en la jornada anterior, con el interés de los títulos americanos ya en el 2,30%, mientras que el rendimiento de los bonos alemanes a diez años avanzaba desde el 0,33% hasta el 0,37%.

Los que cambiaban de trayectoria eran los bonos de la periferia, cuyo interés volvía a subir después de la caída intensa registrada en la jornada anterior. Así, la rentabilidad de los bonos franceses se volvía a acercar al 0,90% (el viernes se situaba en el 0,93%), mientras que la del título español rozaba el 1,65% (frente al 1,67% del viernes). El interés de los títulos italianos regresaba al 2,25%, los mismos niveles del pasado viernes.

El efecto positivo del resultado electoral francés ha permanecido en la Bolsa, incluso se ha reforzado en algunos casos. De hecho, según publica Bloomberg, los inversores americanos han invertido en un ETF americano que sigue las acciones de la zona euro, el SPDR EuroStoxx 50 ETF, el volumen más elevado en dos años, para marcar su nivel más alto desde agosto de 2015. Pero, mientras, en el caso de la renta fija el efecto se ha aminorado inmediatamente.

Las primas de riesgo de Italia, Francia y España, vuelven a subir, aunque de manera reducida, y aminorada por el comportamiento de los bonos 'core', los alemanes.

En el mercado de divisas, las consecuencias de las elecciones galas siguen dejándose sentir, con el euro ganando en la jornada de hoy otro 0,6%, para colocarse por encima del nivel de 1,0932 unidades. ¿Es que además del resultado electoral francés se están descontando otras cosas?, ¿por ejemplo la reunión del Banco Central Europeo del próximo jueves, en que su presidente, Mario Draghi, ante la reducción del riesgo político, pueda realizar algún anticipo respecto a la reducción de compras de activos o a la subida de los tipos de interés? Respecto a cambios de política monetaria, más allá del discurso, el mercado no anticipa ningún cambio ni en tipos ni en el QE (programa de expansión cuantitativa).

Y es quizás esta especulación la que puede estar detrás del repunte de los tipos de interés de los bonos.

Los analistas advertían de que una vez superada la cita electoral del año, el BCE podría comenzar a fijarse en los buenos fundamentales de la economía europea.

Por eso, como el mercado interpreta que en el fondo éstas son buenas noticias, los activos seguros se vinieron abajo: el precio del oro registró su segunda sesión consecutiva a la baja, con un descenso del 0,66%, hasta los 1.267 dólares la onza.

El barril de Brent, de referencia en Europa, encadenó su tercera sesión a la baja, hasta los 51,52 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, sumó una séptima sesión a la baja, hasta los 48,68 dólares. Ello, debido a que el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, ha expresado que va a esperar antes de unirse a la posible extensión del recorte de la producción que puede decidir la OPEP.