La Verdad

El Ibex-35 celebra Reyes conquistando los 9.500 puntos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo español ha ganado un 0,29% en la sesión y un 1,75% en la semana, para alcanzar los 9.515,90

Día de Reyes, pero sin fiesta en las bolsas. En esta jornada en la que los operadores estaban seguramente más pendientes de los regalos que de los mercados, el Ibex-35 se ha mostrado volátil, pero con la misma pauta que los últimos días: en los momentos en los que ha estado en rojo no ha caído de los 9.450 puntos y, en los de números verdes, no se ha atrevido a ir muy por encima de los 9.500 puntos. Pero, al final, sí los ha logrado retener al cierre. El índice daba un último cambio en los 9.515,90 puntos, lo que supone una revalorización del 0,29%. Por poner en contexto el cierre del Ibex-35, comenzó 2016 en los 9.544 puntos, por lo que estaría a punto de borrar el 2% de caída con que cerró el ejercicio pasado.

El selectivo español, con este resultado, fue el mejor del día en Europa, seguido del Ftse Mib de Milán, que se anotó un 0,23%. El Ftse 100 británico y el Cac 40 francés ganaron alrededor de un 0,20% y el Dax alemán, un 0,12%. En rojo terminó el PSI-20 de Lisboa, al retroceder un 0,39%.

En la semana, la más rentable ha sido la Bolsa italiana, con una subida del 2,36%. El Ibex-35 se anotó un 1,75%, mientras que el Dax alemán y el Cac 40 francés ganaron alrededor de un punto porcentual.

La gran referencia económica del último día de la semana venía de Estados Unidos. Como cada primer viernes de mes, se publicaba el informe oficial de empleo. Éste era especial puesto que es el último que se publica con Barack Obama y su Administración al frente del país. Durante el mes de diciembre se crearon 156.000 nuevos puestos de trabajo en EE UU, por debajo de los 175.000 que se esperaban. Ello se compensó con la revisión al alza de las cifras del mes anterior desde los 178.000 hasta los 204.000. Los salarios crecieron en diciembre un 2,9% interanual, una décima más de lo previsto, y cuatro más de lo que subían en noviembre. De hecho, se trata de la mayor subida de salarios desde el año 2009, es decir, desde que comenzó la recuperación económica. La tasa de paro subió desde el 4,6% hasta el 4,7%, pero ello debido a un incremento de la fuerza de trabajo. Cuando Obama llegó a la presidencia, en enero de 2009, el paro se situaba en el 7,8%. La tasa de paro marcó máximos en el 10% en octubre de ese año. A partir de ahí comenzó a bajar sin descanso hasta los niveles actuales. En total, en los ocho años de administración Obama se han creado 12 millones de puestos de trabajo.

Bonos y divisas

Los analistas destacaron la fortaleza del mercado de trabajo americano y que ello seguirá propiciando subidas de salarios (Barclays espera un crecimiento del 3,5% este año) y, por tanto, más inflación y la respuesta siguiente, subidas de los tipos de interés. Por eso, en el mercado de deuda vimos un repunte de los rendimientos de los bonos. El del título americano a diez años, que había caído al 2,35%, repuntó hasta situarse por encima del 2,40%. El rendimiento de su comparable alemán rozaba el 0,30% desde niveles del 0,24% en que había terminado el día el jueves. El rendimiento del bono español superaba el 1,50% cuando, mientras que el del italiano se acercaba al 2%.

En el mercado de divisas, el dólar ganaba posiciones frente a la moneda comunitaria. Al cierre de la sesión se alejaba del nivel de 1,06 que había estado rondando con anterioridad y pasaba a cambiarse por alrededor de 1,056 unidades.

El billete verde se reforzaba en general contra el conjunto de monedas más importante del mundo. El US Dollar Index ganaba un 0,5% al término de la sesión europea.

Wall Street, que comenzaba la sesión con poco ánimo, iba ganando posiciones a medida que iban pasando los minutos. Al cierre de los índices europeos el Nasdaq se apuntaba un 0,42% y el Dow Jones, alrededor de un 0,16%, para recortar distancias con la psicológica cota de los 20.000 puntos. El S&P 500, por su parte, marcaba un nuevo máximo histórico. Ello, sin duda, ayudó a Europa a terminar la sesión con mejor resultado. Quizás los inversores del Viejo Continente necesitaban ver cómo se tomaba la Bolsa de Nueva York estos buenos datos de empleo y se pesaba más lo bueno que lo malo (la posibilidad de endurecimientos monetarios más rápidos de los que ya se esperan). Pesó más lo bueno y así fue más fácil tomar decisiones a este lado del Atlántico. Aunque no hay que olvidar que hubo más datos en Estados Unidos, como los pedidos de fábrica y las órdenes de bienes duraderos, que cayeron en noviembre.

Arriba y abajo

En el selectivo español, el Popular fue el valor más rentable, con una subida del 1,61%. La entidad se ha convertido, con ello, en el mejor valor de la primera semana del año, al anotarse un 10%. A continuación, en la sesión del viernes, se colocó Merlin Properties, con un avance del 1,45%. Viscofán, Sabadell y Técnicas Reunidas también se anotaron más de un 1%.

Inmediatamente después, dos de los grandes valores, BBVA e Inditex, que ganaron algo más de un 0,7%. Telefónica también se colocó cerca, con una revalorización de medio punto porcentual, prácticamente lo mismo que el Santander. Los grandes valores fueron cómplices, pues, del selectivo. Porque también Repsol cerró al alza. Se anotó un 0,15%.

En rojo, ArcelorMittal fue el peor, con una caída del 1,29%. Fue el único que se dejó más de un 1%. Después, Red Eléctrica, que se dejó un 0,84%. Éste ha sido el peor valor del arranque de 2017, con un retroceso superior al 4%. IAG, por su parte, cayó un 0,75% el viernes, pero la sesión no ensombrece una semana fantástica para la aerolínea, en la que ha ganado un 6% situándose sólo por detrás del Popular en cuanto a rentabilidad acumulada en la semana. También han destacado en las cinco últimas sesiones otros valores como Viscofán, Ferrovial o Telefónica.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Inypsa fue el valor que más ganó el viernes (13,04%). Urbas fue el peor, con un retroceso superior al 6%.

Materias primas

En el mercado de materias primas, caídas en el barril de Brent. Al cierre de la sesión, retrocedía un 0,83%, hasta los 56,42 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, en cambio, avanzaba un 0,78%, para superar los 54 dólares.

El precio del oro caía por primera vez en esta semana: al cierre de la sesión retrocedía un 0,59%, para colocarse en los 1.173 dólares.