La Verdad

El Ibex-35 vuelve a quedarse a las puertas de los 9.500 puntos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / AFP
  • Crónica de cierre

  • Cerró la sesión con una subida del 0,27%, para dar un último cambio en los 9.488,20 puntos

  • IAG encabezó los ascensos en el selectivo español, con un avance del 3,88%

  • La subida del yuan chino provocó la caída del dólar frente al euro

El Ibex-35 comenzó la jornada con pérdidas, pero los números rojos duraron minutos y pronto comenzó su ataque a los 9.500 puntos. Éste no tuvo éxito. Solo rebasó ese nivel una vez, a eso de la una de la tarde, y se vino rápidamente abajo. Tras las cuatro de la tarde, el índice casi entra en pérdidas de nuevo, pero logró esquivar los números rojos.

Al cierre el Ibex-35 daba un último cambio en los 9.488,20 puntos, lo que supone un mínimo avance del 0,27%. De nuevo vuelve a quedarse a las puertas de los 9.500 puntos, como le ocurrió el martes, cuando dio un último cambio en los 9.494 puntos.

De todas maneras, el selectivo español fue el mejor de la sesión, seguido del Ftse Mib de Milán y el Ftse 100 británico, que se anotaron un 0,08% cada uno. El Cac 40 francés y el Dax alemán, como ayer, terminaron prácticamente en tablas. En rojo cerró el PSI-20 de Lisboa, que retrocedió un 0,42%.

IAG encabezó los ascensos del Ibex-35, con una revalorización del 3,88%, seguido muy de cerca por ArcelorMittal, que subió un 3,74%. En tercer lugar, destacó Telefónica, con una subida del 2,12%. Cellnex, Aena, Abertis, Ferrovial, CaixaBank, Indra y el Popular avanzaron más de un punto porcentual.

Entre los grandes valores, también BBVA y el Santander cerraron al alza, con ganancias discretas de un 0,35% y de un 0,29%, respectivamente. Repsol e Iberdrola también subieron discretamente un 0,15% y un 0,12%, por ese orden.

En rojo, Inditex fue el peor, con un recorte del 1,63%, seguido de Viscofán, que retrocedió un 1,14%. Después, lejos, Gamesa, cuyo retroceso no llegó al medio punto porcentual. Acciona, por su parte, perdió un 0,28%, mientras que Gas Natural cedió un 0,20%. Sabadell, Merlin, Meliá, Acerinox, ACS y Dia completaron la lista de valores en rojo.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas ha sido el valor más rentable: se ha disparado un 23%. En negativo, Parques Reunidos ha sido el que más ha caído, con un descenso del 4,10%. Además de éste, sólo Adveo, Coemac, Reno de Medici y Renta Corporación han caído más que Inditex. En el Eurostoxx 50, Telefónica fue el valor más rentable, seguido de Airbus, que ganó un 1,89%. En negativo, el peor fue Société Générale, que retrocedió un 2,35%.

En Wall Street, el Dow Jones comenzaba la jornada prácticamente en tablas, para venirse abajo a partir de las cuatro y media de la tarde. Los datos económicos publicados en la sesión de hoy fueron mixtos en Estados Unidos. Por un lado, de acuerdo con la agencia de empleo ADP, el empleo privado creció en diciembre en 153.000 nuevos puestos, frente a los 175.000 que se esperaban. Por otro, el índice de gestores de compras del sector servicios se revisó al alza por sorpresa en diciembre, para marcar los 53,9 puntos, frente a los 53,4, lo que hizo que también el índice compuesto, el que suma al sector industrial, subiera desde los 53,7 hasta los 54,1 puntos. Mañana, festivo en España, pero con la Bolsa de Madrid abierta, atención al informe oficial de empleo del mes de diciembre, el último que se conocerá bajo el mandato del presidente Barack Obama.

Síntomas «raros»

En el mercado de divisas, tras la publicación de los datos americanos vimos un fuerte repunte de la moneda comunitaria, que superaba la cota de 1,06 unidades desde niveles de 1,0480 dólares por euro en que terminaba la sesión anterior.

En el mercado de deuda, vimos comportamiento mixto. Por un lado, el rendimiento de los títulos americanos a diez años cayó con mucha fuerza desde niveles del 2,44% hasta el 2,37%, su nivel más bajo de las cinco últimas semanas. En Europa, el interés de los bonos alemanes también se movía a la baja, desde el 0,27% hasta el 0,25%. Pero las rentabilidades de los títulos de la periferia se movían al alza: la de los españoles volvían a rozar el 1,50% desde niveles del 1,43%, mientras que los de sus comparables italianos pasaban desde el 1,87% hasta el 1,93%.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, se mantenía plano en el entorno de los 56,5 dólares que recuperaba ayer. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se anotaba un 0,88%, hasta los 53,73 dólares. El oro, por su parte, encadenaba su tercera jornada consecutiva de subidas, para marcar los 1.183 dólares la onza, su nivel más alto desde finales del mes de noviembre.

El comportamiento de estos últimos activos, y también de la Bolsa, puede tener que ver con los esfuerzos de China por contener las salidas de capitales (el yuan ha registrado su mayor subida en dos días para marcar máximos desde noviembre), así como el replanteamiento de las intenciones de la Reserva Federal norteamericana respecto a los tipos de interés y su preocupación por que la fortaleza del dólar pueda frenar el crecimiento económico americano.

Aunque el repentino y recientísimo repunte del euro también insufló dudas respecto a cómo el fortalecimiento de la divisa puede encarecer las exportaciones europeas (así, el Dax alemán y el Cac 40 francés se vieron refrenados por la importante presencia de compañías multinacionales).

Además, a ello se une la cautela insuflada por las grandes cadenas de distribución de EE.UU. cuyos resultados pueden estar mostrando una cierta debilidad del gasto de las familias en la última campaña navideña. Aunque la Fed también puso de manifiesto, a través de las actas de la última reunión de política monetaria que publicó ayer, que las medidas expansivas (más gasto y menos impuestos) del nuevo presidente Donald Trump pueden favorecer el crecimiento y dar impulso a la inflación y, por tanto, provocar una subida de tipos más acelerada. Aunque ello sin mucha convicción: el mejor termómetro, el dólar, se depreció, y el segundo mejor termómetro, la deuda americana, se compró.