La Verdad

La banca mediana arrastra al Ibex, que pierde los 10.400 puntos

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid / EFE
  • Los malos datos macroeconómicos de Alemania y de la Eurozona y los 'números rojos' de la banca han sumido en el pesimismo a los inversores

Han vuelto los descensos a los mercados de renta variable europeos. El “rally” provocado por los nuevos estímulos monetarios puestos en marcha por Japón que llevaron el viernes al S&P 500 a marcar nuevos máximos no ha dado más de sí. Porque, además, había razones para los descensos. Por ejemplo, la revisión a la baja de los índices de gestores de compras del sector manufacturero europeo correspondiente al mes de octubre desde los 50,7 hasta los 50,6 puntos. En parte porque el índice alemán se revisó a la baja desde los 51,8 hasta los 51,4 puntos, también por sorpresa. En cambio, el índice de gestores de compras del sector manufacturero español se mantuvo en los 52,6 puntos, pese a que los analistas habían previsto que bajara a los 52,2 puntos. El índice italiano cayó de manera imprevista por debajo de los 50 puntos y el francés se mantuvo por debajo de ese nivel.

Aunque el índice europeo se encuentra muy cerca de los 50 puntos, nivel que marca la frontera entre la expansión y la contracción de la actividad industrial, los inversores parecen no esperar mucho del Banco Central Europeo, que esta semana celebra su reunión ordinaria de política monetaria. El presidente de la institución, Mario Draghi, podría no anunciar más medidas.

Antes de la publicación de los números en Europa, conocimos los de China. El índice de gestores de compras del sector servicios cayó desde los 54 hasta los 53,8 puntos. El del sector manufacturero se mantuvo en los 50,4 puntos.

En Estados Unidos también tuvimos datos económicos interesantes. También, encuestas de sentimiento económico en el sector industrial. Dos: el PMI y el ISM. Los dos salieron muy por encima de los 50 puntos. Pero mientras el PMI se colocó por debajo de lo previsto por los analistas, el ISM se colocó por encima. El índice más seguido en EE.UU. es el ISM. Pero cotizó a la baja. Quizás por vértigo. Quizás porque aún pesa en el ambiente un discurso de la Reserva Federal, el de la semana pasada, algo más severo de aquél al que el mercado estaba acostumbrado.

Subidas de las rentabilidades de la deuda

Y parece que pesó más en el mercado el riesgo de subida de tipos en Estados Unidos que la desaceleración económica europea. Porque las rentabilidades de los bonos subieron. La del estadounidense, desde el 2,34% hasta el 2,37%. La del alemán, desde el 0,85% hasta el 0,85%. También subieron, y en mayor medida, las rentabilidades de los bonos de la periferia. Así, la rentabilidad del bono español avanzó desde el 2,10% hasta el 2,15%. Por este movimiento, la prima de riesgo de España subió desde los 126 hasta los 130 puntos básicos. Aunque la que más se amplió fue la de Grecia: desde los 722 hasta los 735 puntos básicos.

En el mercado de divisas, más crecimiento en Estados Unidos que alimentó el temor a la subida de los tipos de interés, unido a unas peores perspectivas en el Viejo Continente, provocaron que el euro diera un paso atrás y, al cierre de la sesión, se cambiara por 1,2483 unidades.

En este contexto, el índice que más cayó fue el Ftse Mib de Milán, con un descenso del 2,10%. A continuación, el Ibex-35, que retrocedió un 0,99%, para dar un último cambio en los 10.374,40 puntos. El Cac 40 francés, por su parte, se dejó un 0,92%, mientras que el Dax alemán perdió un 0,81%, y el PSI-20 de Lisboa, un 0,24%.

Fuertes descensos para la banca española

Al selectivo español, además de afectarle las malas noticias del Viejo Continente y las buenas con lectura negativa de Estados Unidos, le condenó a los números rojos el pésimo comportamiento de la banca. Porque los tres valores que más cayeron del índice fueron entidades financieras: CaixaBank, Popular y Bankia sufrieron recortes de más de un 3%. A continuación, también Red Eléctrica, con un descenso de más de un 3%. Y, después, más entidades financieras: Sabadell, que perdió justo un 3%, mientras que Bankinter cedió un 2,61%. Algo mejor terminó el día BBVA, aunque retrocedió un 1,46%, mientras que el Santander se dejó algo más de medio punto porcentual un día antes de que presente sus cuentas del tercer trimestre.

La publicación de los test de estrés no ha servido ni siquiera para mantener las cotizaciones de la banca, que siguen cayendo sin cesar.

Además de los bancos, hubo otros grandes valores cuya evolución ayer hizo imposible que el selectivo español cerrara la sesión en verde. Así, Iberdrola e Inditex cedieron un 1,29% y un 1,24%, respectivamente, mientras que Repsol se dejó un 0,76% y Telefónica, un 0,29%.

En verde, el mejor OHL, que subió un 4,04%. A continuación, Abengoa, que se apuntó un 3,51%. Mediaset y FCC se apuntaron un 2,84% y un 2,63%, respectivamente. Sacyr, IAG y Técnicas Reunidas avanzaron más de un punto porcentual. Amadeus, Jazztel, Mapfre y ACS completaron la lista de valores en verde.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, el mejor valor de todos fue Applus+, con una revalorización del 9,03%, después de presentar sus cuentas trimestrales. El peor valor fue GAM, con un descenso del 8,33%, seguido de Realia y de Alba, que retrocedieron más de un 5%.

En el mercado de materias primas, nuevos descensos para el crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 0,58%, para colocarse en los 85,36 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se dejó un 0,53%, pero se mantuvo sobre los 80 dólares. El oro continuó cayendo: el precio de la onza retrocedió un 0,33%, hasta los 1.167,2 dólares.