La Verdad

La pérdida de Botín infringe un mínimo impacto en el Ibex

Paneles de la Bolsa de Madrid
Paneles de la Bolsa de Madrid / EFE
  • El selectivo cae un 0,14% y se aleja de la cota de los 11.000 puntos

  • El Santander lo hizo peor que el Ibex-35 y peor que el conjunto de la banca española, al retroceder un 0,65% en la sesión en que se conocía la muerte de su presidente, Emilio Botín

Muere el presidente del Banco Santander y sus acciones pierden un 0,65%. La entidad es una máquina cuyo engranaje está perfectamente engrasado y, además, quien se hace cargo de su dirección es otro Botín, Ana Patricia, que lleva muchísimos años en la entidad y la conoce completamente. Los inversores apenas han vendido sus títulos, lo que significa que dan su voto de confianza a quien ahora se pondrá al frente. Los títulos del Santander cierran por encima de los mínimos que marcaba por la mañana en los 7,58 euros. Termina el día en los 7,70 euros. Pero sí es verdad que se ha comportado peor que el resto de entidades. Así, Bankia termina el día con una revalorización del 1,14%, mientras que el Popular se apuntó un 0,97%, BBVA, un 0,72%, Sabadell, un 0,61%, y Bankinter, un 0,39%. CaixaBank, por su parte, terminó el día prácticamente en tablas.

El Santander lo hizo peor que el resto de entidades. También lo hizo peor que el propio Ibex-35, que cerró el día con un descenso de apenas un 0,13%, para dar un último cambio en los 10.937,80 puntos.

Mayores caídas que el Santander sufrieron un buen puñado de valores encabezados por Jazztel, que retrocedió un 1,72%. BME, Amadeus, ACS y ArcelorMittal también retrocedieron más de un punto porcentual. Entre los grandes, Telefónica también se dejó más que el banco que a partir de ahora presidirá Ana Patricia Botín. La operadora se dejó un 0,69%.

Iberdrola y Repsol retrocedieron un 0,45% y un 0,13%, respectivamente.

En verde, a Bankia le ganaron únicamente dos valores: Gamesa y Acciona, con revalorizaciones de un 1,45% y un 1,19%, respectivamente. Entre los "blue chips", también Inditex se salvó de los números rojos, con una revalorización del 0,90%.

Entre los índices internacionales, peor que el selectivo español lo hizo el PSI-20 de Lisboa, que cayó un 0,33%. Mejor, el Dax alemán, que se dejó un 0,11%, mientras que el Cac 40 francés cedió apenas un 0,04%. El único que se salvó de los descensos fue el Ftse 100 británico, aunque apenas ganó un 0,02%.

A los índices del Viejo Continente les vino bien que Wall Street comenzara la sesión con un tono no demasiado negativo, sobre todo el Nasdaq, que ganaba cerca de medio punto porcentual al cierre de los mercados del Viejo Continente. El S&P y el Dow Jones, por su parte, se encontraban más o menos en tablas. En Estados Unidos, buenas noticias económicas, con las ventas de comercio al por mayor subiendo un 0,7%, por encima del 0,6% estimado por los analistas, mientras que los inventarios al por mayor subieron un 0,1%, frente al aumento del 0,5% previsto por los analistas.

En el mercado de deuda, las rentabilidades subieron de manera prácticamente indiscriminada. Pero sobre todo la de España. El rendimiento de los bonos españoles a diez años subió desde el 2,20% hasta el 2,27%. El de los bonos italianos, desde el 2,37% hasta el 2,41%. El de los alemanes se mantuvo estable en el 1%. Con ello, la prima de riesgo de España subió desde los 120 hasta los 127 puntos básicos. La de Italia se amplió desde los 137 hasta los 141 puntos. También subió la rentabilidad de los bonos estadounidenses: desde el 2,50% hasta el 2,54%. Al parecer, si suben las rentabilidades de los bonos es porque se espera que en la próxima reunión de la Reserva Federal norteamericana, el próximo 17 de septiembre, se empiece a decir que la subida de tipos está cerca, cerca. Como en el Reino Unido.

Así las cosas, la rentabilidad del bono americano a dos años se encuentra en su nivel más alto desde mayo del año 2011. La subida de esta rentabilidad no está siendo aminorada por su condición de refugio a la vista de la posibilidad de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anuncie el inicio del ataque contra el Estado Islámico.

En el mercado de divisas, el euro se mantuvo en el entorno de 1,29 unidades.

En el mercado de materias primas, de nuevo, caídas. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 1%, hasta los 98,10 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedió un 1,09%, hasta los 91,74 dólares. El precio de la onza de oro se mantuvo prácticamente plano en el entorno de los 1.250 dólares. La debilidad de los precios de las materias primas tienen que ver también con el temor a la subida de los tipos de interés en Estados Unidos y, por tanto, a la progresiva apreciación del dólar.

El selectivo se alejó así de la cota de los 11.000 puntos y cerró en 10.937,8 enteros. Jazztel lideró los recortes, con una caída del 1,72%, seguido de Amadeus (-1,12%), Bolsas y Mercados (-1,19%) y ACS (-1,11%). En el lado de las ganancias despuntaron Gamesa, que subía un 1,45%, Acciona (+1,19%), Bankia (+1,14%) y Banco Popular (+0,97%).

BBVA sumó un 0,72%, mientras que Santander se dejó un 0,65% tras el fallecimiento de su presidente y poco antes de conocer que será su hija, Ana Patricia Botín, quien le sucederá en el cargo. Telefónica, por su parte, descendió un 0,69%.

El resto de plazas europeas también caían al cierre del parqué madrileño, con descensos del 0,14% para Fráncfort, del 0,05% para Londres, del 0,08% para París y del 0,08% para Milán.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se situaba en los 126,8 puntos básicos al cierre de la jornada, con la rentabilidad en el 2,272%. En el mercado de divisas, el euro seguía en zona de mínimos históricos y se colocaba en 1,2907 unidades, tras haber abierto en 1,2935.

Temas