La Verdad

El Ibex-35 se dispara ante el posible acuerdo en Ucrania

Panel y su reflejo en la bolsa de Madrid.
Panel y su reflejo en la bolsa de Madrid. / EFE
  • El selectivo sigue la tendencia alcista extendida entre las principales plazas de Europa y cierra con una subida del 1,2%

Una mañana de mucha confusión alrededor del conflicto entre Rusia y Ucrania. Primero trascendió que ambos países habían acordado el alto el fuego, después Rusia lo negó, alegando que no podía haber llegado a un acuerdo, puesto que no es parte del conflicto. Pero, a continuación, lo que parece ser verdad es que se está negociando un acuerdo de paz que podría ver la luz el viernes. El tirón inicial, pese a todo, no se vino abajo, salvo marginalmente y el Ibex-35 cerró la sesión en los 10.886,60 puntos, tras avanzar un 1,23%. El indicador no fue capaz de terminar sobre los 10.900 puntos, nivel que aguantó durante la mayor parte de la jornada. El Ftse Mib de Milán, con una revalorización del 1,89%, y el Dax alemán, con una subida del 1,26%, ganaron en rentabilidad al selectivo español. Tras él, el PSI-20 de Lisboa, que ganó un 1,04% y el Cac 40 francés, que se apuntó un 0,99%. El Ftse 100 británico, por su parte, ganó un 0,65%.

Lo mismo sucedió en el resto de los principales índices. Porque todos ellos comenzaron la sesión con bastante cautela, en la línea de lo ocurrido en las pasadas sesiones, pero en cuanto trascendió la posibilidad de acuerdo entre Rusia y Ucrania, los indicadores se dispararon. Y es que en el mercado ha cundido la idea de que Europa está así de débil por la tensión geopolítica existente en el este de Europa. De ahí la intensidad de la respuesta ante la posibilidad de que se resuelva el conflicto. Pero fue, sobre todo, en Rusia donde el impacto fue mucho mayor: el RTS de Moscú se disparó un 5,20%. Con la paz, podría esquivar las nuevas sanciones.

La macro, en un segundo plano

Por cierto que volvieron a publicarse datos del Viejo Continente. El índice de gestores de compras del sector servicios europeo decepcionó un poco: se revisó a la baja desde los 53,5 hasta los 53,1 puntos por sorpresa. Ello llevó al indicador compuesto, el que suma el sector manufacturero y el de servicios también a revisarse a la baja desde los 52,8 hasta los 52,5 puntos. Decepcionó el indicador de servicios francés y también el alemán. Pero no el español, que mejoró desde los 56,2 hasta los 58,1 puntos, cuando los analistas esperaban que se situara en los 55,5 puntos. Además, el indicador compuesto español marcó los 56,9 puntos.

Buenas referencias, pues, en España. En cambio, tanto en Francia como en Italia, los indicadores compuestos cayeron por debajo de los 50 puntos, lo que implica su entrada en terreno contractivo.

Aunque en las ventas minoristas la cosa no fue igual. En la zona euro fueron decepcionantes: crecieron un 0,8% interanual en julio, lo que supone una fuerte desaceleración respecto al aumento del 1,9% del mes anterior. Pero en España fueron peor: cayeron un 0,4%. Igual lo que ocurre en España tiene que ver con la advertencia realizada por la OCDE: la bajada de salarios es contraproducente para la economía.

De todas maneras, pesó mucho más la esperanza en una solución negociada del conflicto ucranio-ruso que los datos macroeconómicos publicados en Europa y, también, que la incertidumbre existente respecto a lo que el jueves anunciará el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, después de la reunión ordinaria de política monetaria. Se espera que mantenga el tono aperturista de la reunión de Jackson Hole, pero sin tomar más medidas. Éstas, dicen los analistas, sólo llegarán a finales de este año o a principios de 2015, una vez se haya podido medir el impacto de las que aún no se han puesto en marcha, como las inyecciones de liquidez a la banca, y que ya se decidieron en junio.

De madrugada también conocimos el índice de gestores de compras del sector servicios chino. Batió expectativas. El que elabora HSBC subió desde los 50 hasta los 54,1 puntos. El oficial, desde los 54,2 hasta los 54,4 puntos. El indicador compuesto de HSBC mejoró desde los 51,6 hasta los 52,8 puntos. Con estas referencias, el mundo se quitó un peso de encima: China no se desacelera hasta el punto de poner en peligro al mundo. Gracias a esos buenos datos, seguramente, el Hang Seng de Hong Kong había ganado un 2,30% por la mañana.

En Estados Unidos, el ISM de Nueva York bajó desde los 68,1 hasta los 57,1 puntos. Los pedidos de fábrica crecieron en julio un 10,5%, algo menos de lo esperado (11%). Esa leve decepción se vio compensada con la revisión al alza del dato del mes de junio. Aunque en Wall Street los índices no mostraban mucho vigor. El Nasdaq perdía más de medio punto porcentual, debido a la caída sufrida por Apple, mientras que el S&P 500 mantenía a duras penas el nivel de los 2.000 puntos. El Dow Jones ganaba alrededor de un 0,15% al cierre de los mercados europeos.

Jazztel, el más rentable del Ibex-35

En el selectivo español, Jazztel encabezó los ascensos, con una revalorización del 4,26%. La compañía se disparó al saberse que Orange podría estar interesado en comprar Yoigo. A continuación, FCC y ArcelorMittal, que ganaron un 2,51% y un 2,06%, respectivamente. Indra y Mediaset también ganaron más de dos puntos porcentuales. Después, Gas Natural, que subió un 1,98%. BBVA, por su parte, ganó un 1,90%.

Muchos valores más cerraron la sesión con ganancias de más de un punto porcentual. Entre ellos, varios bancos, como CaixaBank, Sabadell y el Santander. Además de otros 'blue chips', como Iberdrola. Repsol cerró la sesión con un repunte del 0,90%, mientras Telefónica ganó un 0,83%.

En negativo, únicamente dos valores: Abengoa, que cayó un 2,24%, y Grifols, que retrocedió cerca de un punto porcentual.

Baja la prima de riesgo y rebotan las materias primas

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España bajó desde los 135 hasta los 132 puntos básicos. Ello se debió a que la rentabilidad del bono español se mantuvo en el 2,27%, mientras que la del bono alemán repuntó desde el 0,93% hasta el 0,96%. También subió ligeramente el rendimiento del bono americano a diez años: desde el 2,42% hasta el 2,43%.

En el mercado de divisas, el euro recuperó posiciones con respecto al dólar, pero marginalmente. Aunque llegó a marcar el nivel de 1,3160 dólares por euro, al cierre de la sesión se replegó hasta 1,3135 unidades. Quizás pudiera haber más movimientos después de cerradas las Bolsas europeas, dado que a última hora de la tarde se publicarían las actas de la última reunión de la Reserva Federal.

En el mercado de materias primas, rebote en el petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, subió un 1,55%, hasta los 101,90 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, recuperó un 1,66%, hasta los 94,42 dólares. En el caso del oro, el repunte fue mucho más discreto: no llegó al 0,10%, hasta los 1.264,8 dólares.

Temas