La Verdad

El Ibex salva las ganancias, pero se atasca a las puertas de los 10.800 puntos

Paneles d ela bolsa de Madrid
Paneles d ela bolsa de Madrid / EFE
  • En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo se mantiene estable en los 134 puntos básicos

Cierre prácticamente plano en los mercados de renta variable europeos. El selectivo español terminó el día en los 10.755 puntos, lo que supone un mínimo avance del 0,08%. El indicador, a partir del ecuador de la sesión borró de un plumazo las fuertes subidas que cosechaba gracias al informe que publicaba Morgan Stanley sobre la banca española. El Ibex-35 llegó a marcar máximos del día en los 10.822 puntos. Pero parece que los inversores decidieron parar las compras ante la cita tan importante que tiene lugar el jueves: el Banco Central Europeo celebra su reunión ordinaria de política monetaria. Los analistas coinciden en que no anunciará nada nuevo, pero se espera que continúe con un tono de discurso muy abierto, muy heterodoxo.

De todas maneras, en el selectivo español los valores financieros siguieron comportándose bien. Así, Popular encabezó los ascensos, con una subida del 1,40%. Bankia y Bankinter también sumaron más de un punto porcentual. Y CaixaBank ganó justo un 1%. En verde también Sabadell y BBVA, que sumaron un 0,38% y un 0,34%. Pero el Santander terminó el día a la baja, con un recorte del 0,25%.

Entre los mejores valores, se coló Mediaset, que ganó un 1,30%. Y también Dia, con una revalorización del 0,99%.

Entre los grandes, subidas para Inditex, que subió algo más de medio punto porcentual. Pero el resto de “blue chips” le fallaron al selectivo. Así, Repsol, Telefónica e Iberdrola se dejaron más de un 0,3%. Aunque el peor valor del día fue Jazztel, con un recorte del 1,85%, seguido de Acciona y BME, que se dejaron algo más de un punto porcentual.

Comportamiento discreto en toda Europa

El comportamiento del selectivo español estuvo más o menos en línea con la mayoría de los indicadores europeos. Se desmarcaron un poco el Ftse Mib de Milán, que fue el mejor, con una revalorización del 0,49%, además del Dax alemán, que subió un 0,30%, y el PSI-20 de Lisboa, que fue el peor, que retrocedió un 0,37%. El Cac 40 francés y el Ftse 100 británico terminaron prácticamente planos.

En la agenda económica del día, la primera referencia con la que contamos fue el paro registrado en España en el mes de agosto. Subió en 8.100 personas, rompiendo la tendencia de seis meses consecutivos de descensos. Pero también es verdad que el consenso de analistas esperaba un mayor aumento del número de desempleados en agosto: 21.800. Pero otra mala noticia fue la caída del número de afiliados a la Seguridad Social, en prácticamente 98.000. Sin duda, el mercado de trabajo en España continúa muy débil.

Además, conocimos el índice de precios de producción en la zona euro, que bajó un 1,1% en tasa interanual en el mes de julio, alimentando la expectativa de un futuro deflacionista en el continente.

En Estados Unidos, las referencias volvieron a ser buenas. El ISM manufacturero subió en agosto desde los 57,1 hasta los 59 puntos, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 57 puntos. Se trata del nivel más elevado desde marzo de 2011. El índice de gestores de compras del sector manufacturero que elabora Markit se colocó prácticamente en los niveles esperados (57,9 puntos). Ambos indicadores muestran que la industria estadounidense sigue expandiéndose a buen ritmo.

Pero en Wall Street, los inversores apostaban por la recogida de beneficios. De esta manera, el S&P 500 perdía el nivel de los 2.000 puntos, también perdía posiciones el Dow Jones, pero el Nasdaq sí subía.

En el mercado de materias primas, vimos movimientos muy bruscos. Así, el crudo Brent retrocedió cerca de dos puntos porcentuales, para colocarse por debajo de los 101 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, cayó un 2,45%, hasta los 93,61 dólares. Y también el oro perdió posiciones: un 1,81%, hasta los 1.262 dólares la onza.

Posiblemente estos movimientos que vimos en el mercado de materias primas tuvieron que ver con los datos de Estados Unidos y el comportamiento del dólar. Porque el billete verde volvió a apreciarse en su tipo de cambio con el dólar, hasta colocarse en el nivel de 1,3125 dólares por euro. Pero la divisa norteamericana no se apreció sólo contra el euro. También lo hizo contra el yen, marcando su nivel más elevado en siete meses.

Y quizás se espera que el movimiento continúe, dado que la fortaleza de los últimos datos estadounidenses hace pensar que las subidas de tipos se pueden adelantar.

Subidas de las rentabilidades de las deudas

Así, en el mercado de deuda vimos subidas de tipos generalizadas. La del bono americano avanzó desde el 2,35% hasta el 2,41%. La del bono alemán, desde el 0,88% hasta el 0,93%. La del bono español, también, pero menos: desde el 2,26% hasta el 2,27%. Con ello, dado que el rendimiento de la deuda alemana subió más que el de la española, la prima de riesgo se estrechó desde los 137 hasta los 134 puntos básicos. Y lo mismo sucedió con la deuda irlandesa y con la de Italia.

Se recupera el dólar, baja el oro, suben las rentabilidades de los bonos, caen las Bolsas… sin duda ayer lo que cotizó en el mercado fue la posibilidad de que suban los tipos de interés en Estados Unidos antes de lo previsto. Quizás también comenzaron a descontar un buen informe de empleo, que conoceremos el próximo viernes. Y los inversores en activos europeos prefieren escuchar al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, el jueves, antes de tomar decisiones de compra más contundentes de las que ya tomaron en las sesiones pasadas.

Temas