La Verdad

La rentabilidad de las empresas crece un 7%, el mejor dato desde 2007

Operarios trabajando en una fábrica de automóviles.
Operarios trabajando en una fábrica de automóviles. / Archivo
  • Casi ocho de cada diez compañías obtuvieron beneficios en 2016 pero apenas cuatro de cada diez prevé contratar más personal, según un informe elaborado por Cepyme y la escuela de negocios Eada

La situación económica de las empresas españolas ha mejorado significativamente. De hecho, su rentabilidad creció un 7% en 2016, el mejor dato desde el año 2007, con lo que vuelve a los niveles previos a la crisis, según se desprende del VIII Diagnóstico Financiero de la Empresa Española presentado este miércoles por la patronal Cepyme y la escuela de negocios Eada.

El estudio -que se basa en las respuestas de 700 directores de empresas de todos los tamaños, sectores y comunidades autónomas- destaca que el 77% de las compañías encuestadas obtuvieron beneficios el pasado año, un 25% más que en el peor momento de la recesión, 2013, cuando cayó hasta el 52% y la cifra más alta desde 2009. Y es que las ventas aumentaron un 3,7%, el mismo avance que en 2015, siendo el sector industrial quien lideró este incremento. Así, ocho de cada diez empresas (concretamente un 81%, un punto superior a 2015) aumentaron o mantuvieron su volumen de ventas. Además, por tercer año consecutivo la cifra de negocios de las empresas creció. Aun así, cabe resaltar que no se han recuperado los niveles de actividad previos a la crisis.

El informe resalta que durante la recesión las empresas, ante la evidente disminución de su facturación, pusieron en marcha una serie de medidas de gestión para mejorar su rentabilidad. Así, durante el periodo 2012-2014 se centraron principalmente en la reducción de gastos operativos, gastos de personal y disminución del precio de venta y márgenes, para aumentar así su volumen de facturación. Pero ya en una segunda fase las compañías enfocaron sus esfuerzos en la mejora del proceso de comercialización (63% de los encuestados) y el lanzamiento de nuevos productos actividades o líneas de negocioso (medida adoptada por el 50%), medidas que -según el estudio- tendrán su efecto más en el medio plazo que en el corto.

Cabe resaltar los diferentes resultados que obtienen las empresas que exportan frente a las que no lo hacen. Así, las ventas de las primeras crecieron un 4,7% y solo un 3,1% en las que no exportaron, la rentabilidad fue de un 7,8% frente a un 6,4% y un 87% de las compañías que vendieron al exterior obtuvieron beneficios, frente a un 72% de las que no lo hicieron.

Bajos niveles de inversión

¿Y qué pasará en 2017? El optimismo parece ser la tónica habitual. A partir del análisis de los pedidos de los primeros meses del año, un 67% de las empresas encuestadas afrontan este ejercicio con mejores perspectivas respecto a 2016. Aun así, solo un 37% de ellas creen que contratarán más personal y el crecimiento medio de sus plantillas será del 10,9%. En el capítulo de inversiones, las perspectivas son menos halagüeñas, pues sólo el 13% afirma que incrementarán los actuales niveles de inversión; el resto, los mantendrá en los niveles actuales (25%), hará sólo inversiones críticas para subsistir (23%) o no realizará ningún tipo de inversión (39%).