La Verdad

La cuantificación del rescate bancario dependerá de la venta de Bankia y BMN

  • El director general del FROB afirma que es «muy difícil» estimar el importe que se recuperará de las ayudas públicas destinas a la banca rescatada por la «actual volatilidad de los mercados»

El director general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, señaló este miércoles que la cuantificación del coste final del rescate bancario no se puede anticipar pero dependerá "lógicamente" de la venta final de las participaciones públicas de BFA/Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN).

Ponce compareció este miércoles por primera vez desde que está en el cargo en la Comisión de Economía del Congreso y explicó que también es "muy difícil" estimar el importe que se recuperará de las ayudas públicas destinas a la banca rescatada por la "actual volatilidad de los mercados".

No obstante, añadió que el grupo BFA/Bankia y BMN tras las inyecciones de dinero recibidas en 2012 y en 2013, respectivamente, han "venido cumpliendo rigurosamente los requisitos de sus planes de reestructuración".

Incidió en que, de hecho, "los esfuerzos de reestructuración han superado los compromisos y ambas entidades se encuentran hoy entre las que poseen mejores ratios de eficiencia del sector financiero".

Ponce recordó que el total de recursos públicos empleados por el FROB para la reestructuración del sistema bancario asciende a 58.966 millones de euros y que a la cifra tiene que añadirse el importe del Fondo de Garantía de Depósitos que ha aportado 19.607 millones, financiados en este caso por las propias entidades de crédito.

También señaló los avales del Estado aportados y las líneas de liquidez extraordinarias por valor de 177.976 millones, de los cuales -dijo- que prácticamente todo ya se ha recuperado con sus intereses.

Destacó también que lo que queda vivo fundamentalmente es el aval concedido por el Estado a los bonos Sareb por 50.781 millones de euros, de los que ya se amortizaron 7.305 millones.

El grueso esencial lo constituyen los 54.353 millones de euros inyectados para la recapitalización de 11 entidades de crédito y destacó como los procesos que supusieron mayor coste los recursos destinados a Bankia (22.424 millones), Catalunya Banc (13.889), Banco CAM (11.102), y NCG Banco (10.251).

Sin embargo, en función de los balances de estas entidades las entidades que recibieron más ayudas fueron: Banco de Valencia (28%), Catalunya Banc (18%), Banco CAM (16%), CCM (15%) y NCG Banco (14%).

En cuanto a las garantías otorgadas por el FROB dijo que la pérdida estimada por esta partida alcanza los 2.451 millones de euros.

Asimismo, explicó que la inversión del FROB en Sareb supone 2.192 millones.

Con estos datos, Ponce afirmó que entrar en las estimaciones sobre la "recuperabilidad" de los 58.996 millones totales es "terreno complejo" y recordó que hay que tener en cuenta los importes que progresivamente se van recuperando y las operaciones futuras que pueden provocar un incremento o una disminución de la cifra global.

En todo caso, dijo que el FROB puede considerar como ingresos efectivos hasta la fecha 4.837 millones de euros, por la amortización y por los intereses.

El repago de los Cocos (bonos convertibles) procedentes de Banco Ceiss y Banco Grupo Caja3 supondría 604 y 387 millones de euros respectivamente, a los que habría que sumar 140 millones de intereses adicionales devengados hasta su vencimiento.

En cuanto a la Sareb, Ponce cree que al término de su plan de negocio en 2027 se estima que se recuperará la inversión realizada, tanto en capital como en deuda subordinada.

No obstante, el presidente del FROB incidió en que en el total de ayudas públicas no se incluyen los gastos acometidos por el FROB vinculados a la ejecución del rescate.

Ponce recalcó, que con la perspectiva del tiempo transcurrido, los objetivos por los que se produjo la movilización de recursos públicos fueron "razonablemente satisfechos" ya que se estabilizó el sistema financiero y se protegió a los depositantes.

"Se ha restaurado la confianza que era indispensable para el correcto funcionamiento del sector financiero, lo que indudablemente ha contribuido positivamente en la evolución económica general", afirmó.