La Verdad

Furgoneta de reparto de Redyser, compañía murciana especializada en la entrega de pedidos de 'e-commerce'.
Furgoneta de reparto de Redyser, compañía murciana especializada en la entrega de pedidos de 'e-commerce'. / LV

El comercio electrónico dispara un 25% las matriculaciones de vehículos de reparto en Murcia

  • Los concesionarios de la Región vendieron 1.140 furgonetas, furgones y camiones ligeros entre enero y marzo

El 'boom' del comercio electrónico está poniendo patas arriba al sector logístico regional. Hay más demanda de transporte de paquetería que oferta. No solo en volumen, sino también en plazos de entrega lo más cortos posible. Ello ha disparado las ventas de vehículos de reparto en Murcia un 25,8% en lo que va de año, hasta sumar 1.140 unidades nuevas entre enero y marzo, según datos de la patronal de concesionarios Faconauto.

El pasado mes marcó un hito en cuanto a la demanda regional de nuevos modelos de furgonetas, furgones y camiones ligeros. Se matricularon 478 unidades, un 50,8% más que en marzo de 2016. Es la cifra mensual más alta desde el inicio de la crisis.

Fuentes del sector logístico reconocen que las compañías tienen ya déficit de capacidad para repartir todo lo que se compra en internet cada día (uno de cada tres consumidores murcianos emplea esa vía) y ello está impulsando el crecimiento de las flotas. A su vez está animando a muchos autónomos y pymes a sumarse al sector vía franquicia. Hasta hace pocos años, los transportistas interurbanos conducían un 75% del tiempo y empleaban el 30% en los repartos. Ahora esa relación se ha invertido. De hecho, los repartidores pueden llegar a realizar hasta 125 entregas en un día.

Las patronales de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y vendedores (Ganvam) resaltan que este año puede ser decisivo para rejuvenecer el parque de vehículos comerciales, puesto que la demanda se aproxima al nivel que había en 2008. Durante el largo periodo de crisis, empresas y autónomos alargaron al máximo la vida de sus furgonetas, furgones y camiones ligeros. Actualmente la antigüedad media es de 12,5 años, más elevada de lo deseable, ya que supone mayor contaminación para las ciudades, mayor exposición a averías y mayor inseguridad para los conductores. Según Anfac, la vida media de tales vehículos no debería pasar de los 7 años.

¿Quienes compran los nuevos modelos? Entre enero y marzo, las ventas por parte de las compañías se incrementaron un 31,3%. En el caso de autónomos y pymes, el alza fue del 39,1%, mientras que en el de las empresas de alquiler y 'renting' la subida fue mucho más modesta, del 4,8%, ya que éstas se adelantaron en su momento en la renovación de vehículos.

Las marcas más demandadas actualmente son Peugeot, Citroën, Ford, Reanult y Fiat en el caso de las furgonetas, según Faconauto. En furgones destacan Fiat, Renault, Ford, Mercedes y Opel; en camiones ligeros son Nissan e Iveco. El 96% de los vehículos nuevos adquiridos son de motorización diesel. El sector considera que hará falta una década para que se impongan los híbridos o 100% eléctricos.

Murcia no es un caso aislado en la expansión de las ventas de vehículos comerciales nuevos. En el conjunto de España crecieron un 23,6% durante el primer trimestre del año, acumulando un volumen total de 47.990 unidades. En marzo, el incremento fue del 25,4%, la mitad del registrado en Murcia.

No todo es de color de rosa en el sector a raíz del 'e-commerce'. Tableta, móvil y portátil dentro de la furgoneta ya es la imagen actual de cualquier repartidor. Las distracciones derivadas de llevar la 'oficina' dentro del vehículo; el estrés que se traduce en exceso de velocidad (ahora los repartos son más urgentes que nunca) y la antigüedad de las flotas son los principales motivos de la creciente siniestralidad de este colectivo.

A raíz de ello, la Dirección General de Tráfico emprendió el pasado otoño una campaña para controlar los vehículos de reparto. Después de realizar más de 4.100 inspecciones en todo el país, detectó que un 27% de los conductores no cumplían las condiciones exigidas por la normativa de circulación o que sus vehículos no habían pasado la ITV.