La Verdad

Bloques de mármol recién extraídos de una cantera de Pliego.
Bloques de mármol recién extraídos de una cantera de Pliego. / Guillermo Carrión / AGM

La exportación de mármol murciano cae un 21% ante el desplome de la demanda china

  • El incremento de las ventas a Francia y Marruecos no logra llenar el agujero dejado por el gigante asiático

Las canteras de roca ornamental de la Región no pasan por su mejor momento. El mercado exterior había sido su sostén durante el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, gracias a las compras de China y de los países del Golfo Pérsico. Pero el año pasado, los pedidos del gigante asiático cayeron a la mitad de lo que había sido la media en la presente década. Un descenso que no pudo compensarse con el incremento de las ventas a Francia y Marruecos. El ejercicio se cerró con una facturación de solo 33,9 millones de euros, un 21% menos que en 2015; el resultado más bajo desde 2009.

De las canteras murcianas salieron 137.483 toneladas de mármol y piedra natural con destino al extranjero durante el año pasado, un 20,6% menos, según el Instituto de Comercio Exterior (Icex). Fue un volumen muy lejano respecto de las 234.826 toneladas que llegaron a exportarse en 2012, cuando el sector batió su récord, con 46 millones de euros de facturación. Desde el inicio de la crisis, China ha sido el sostén de este subsector minero, hasta el punto de representar hasta el 80% de los pedidos internacionales hace cinco años, con un ritmo de compra que oscilaba entre 9.000 y 17.000 toneladas mensuales, con picos de hasta 27.000 toneladas. Ahora apenas pasa de las 6.000 toneladas al mes (dato del pasado enero).

El declive de la demanda china se inició en 2013 y se aceleró el año pasado. Las empresas trataron de buscar nuevos mercados en América (Estados Unidos, Panamá, Venezuela y Colombia), pero no prosperaron. Solo los emiratos del Golfo se mantienen como clientes fieles, al tiempo que Francia y Marruecos han incrementado sus pedidos, pero lejos de compensar el vacío dejado por China. Pese al retroceso, Murcia se mantiene como tercera región exportadora de roca ornamental, solo superada por la Comunidad Valenciana y Galicia.

Canteras activas

En la Región existen 55 canteras de roca ornamental activas (de un total de 125 concesiones), en las que trabajan 370 personas, según la Consejería de Desarrollo Económico. El subsector está formado por 238 empresas, incluyendo talleres marmolistas y fabricantes de material para construcción, con unos 1.700 puestos de trabajo directos, a los que se unen más de 5.000 indirectos. La producción ronda las 720.000 toneladas anuales y los 70 millones de euros en ingresos. Esta actividad minera tiene especial peso en las comarcas del Altiplano y del Noroeste.

Las principales empresas son Grupo San Marino, Difel, Raimar, Mármoles Antonio Marín, Grupo Torremar, Luján, Mármoles Marín, Santa Catalina, Mármoles Sierra La Puerta y Juni. La Asociación de Empresarios del Mármol y la Piedra de la Región (Marsa) es la entidad asociativa que vertebra el tejido empresarial en Murcia. Forma parte de la Federación Española de la Piedra Natural, así como de la patronal europea Euroroc.

Productos demandados

La industria regional de la piedra ornamental está especializada en el recubrimiento de suelos y paredes. Hay ejemplos fáciles de identificar. Así, la Asamblea Regional, el Museo Guggenheim de Bilbao, el hotel Nelva de Murcia o el innovador -y retorcido- edificio de apartamentos Opus Hong Kong (diseñado por Frank Gehry) están cubiertos de mármol caravaqueño.

En menor medida las empresas murcianas producen piedra ornamental para complementos de vivienda (cocinas, baños, mobiliario para jardines y sepulcros) y arte (esculturas y mosaicos).

El producto más demandado es el mármol crema marfil, que supone buena parte de las exportaciones a China y Golfo Pérsico. Solo existen tres yacimientos en todo el mundo, de los cuales dos se encuentran en la Región, en la Sierra de la Puerta (Cehegín y Calasparra) y en la Peña Zafra (Fortuna y Abanilla). El otro está en la montaña de El Coto, en Pinoso, Alicante. El Instituto de Fomento no duda en calificar esta variedad de mármol como el ‘buque insignia’ de la piedra natural de Murcia. Otros productos apreciados son el mármol emperador (Yecla y Jumilla), el mármol rojo (Caravaca, Cehegín, Mula y Abanilla), el mármol rosa (Lorca), el mármol piel serpentina (Bullas) y el mármol caliza alba (Moratalla).

Competencia

Como respuesta a la competencia exterior (Turquía, Irán y Egipto ofrecen productos similares a los murcianos), muchas de las estrategias empresariales se han centrado en la diferenciación del material ofertado. En este sentido, iniciativas como la creación de la marca 'Piedra Natural' están enfocadas a la difusión de la imagen de calidad de los productos españoles. No queda más remedio. A los bajos costes y a la ausencia de protección social de las canteras competidoras fuera de España se une una exigente legislación ambiental en Murcia que merma su competitividad en cuanto a precios.

Algunas empresas murcianas llevan a cabo una verdadera expansión hacia sus mercados objetivos con la posesión de canteras y fábricas de materiales en países competidores. El Info considera que, mientras la demanda doméstica se recupera, este subsector puede expandirse mucho más en el mercado exterior a través de un mayor uso del marketing (misiones comerciales, traer a distribuidores extranjeros para que visiten las canteras, participación en ferias, 'showrooms', uso de una 'marca región', etc.) y labores de persuasión sobre arquitectos, diseñadores y artistas acerca de las virtudes del mármol murciano (con Gehry funcionó). Italia es el referente en ese sentido. Todo el mundo piensa lo mismo cuando oye la palabra Carrara. En Macael (Almería) ya lo han conseguido.