La Verdad

Ordeño de vacas en el interior de una granja.
Ordeño de vacas en el interior de una granja. / La Verdad

Murcia genera ya 60 millones de litros anuales de leche de vaca

  • Sus granjas casi han duplicado la producción tras la liberalización del sector

El sector lácteo de la Región sigue creciendo de forma acelerada tras el fin del régimen de cuotas. Sus 26 granjas bovinas generaron el pasado año 59.920.686 litros de leche de vaca, un 8,15% más que en el ejercicio anterior, según datos del Ministerio de Agricultura. Tal volumen supone casi el doble que al inicio de la presente década. De ello se encarga una cabaña de 8.000 vacas frisonas. Hace cinco años apenas pasaban de 5.000 reses. Junto a Murcia, solo Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana, Cataluña, La Rioja y Navarra incrementaron la producción de leche de vaca durante el pasado ejercicio. Y todo ello en un entorno muy hostil, con bajos precios, dura competencia por parte del resto de países comunitarios e invasión de quesos, yogures y mantequilla 'low cost'.

Las explotaciones murcianas venden a solo siete compradores que, a su vez, abastecen a industrias queseras locales, así como a empresas envasadoras y distribuidoras de las provincias vecinas. Del volumen generado, 45.976.487 litros se comercializaron dentro de la Región y otros 13.944.199 litros fueron a otras comunidades.

De ser una actividad ganadera casi marginal, que apenas llegaba a 30 millones de litros antes de 2010, el aforo de leche murciana supera actualmente el de comunidades como Madrid, La Rioja y Extremadura y se acerca aceleradamente al de la Comunidad Valenciana (70 millones de litros en 2016). Fue el anuncio del progresivo desmantelamiento de las cuotas, en 2008, lo que impulsó la actividad de las granjas que subsistían en la Región, incrementando su capacidad. Su ritmo de producción (entre cuatro y cinco millones de litros al mes, con picos de seis millones) puede llenar al año más de 2.000 camiones cisterna de cinco ejes.

Pese al incremento de producción, el mercado no fue generoso en 2016 para las granjas murcianas. La facturación total rondó los 17,5 millones de euros, puesto que el precio medio se mantuvo en torno a 29 céntimos el litro durante casi todo el año; solo en diciembre llegó a los 30,3 céntimos y, además, por debajo de la media nacional (31,3 céntimos). La interprofesional Inlac recuerda que los costes de producción se sitúan entre 33,8 y 39,5 céntimos por litro.

Hay un aspecto de la liberalización del sector que beneficia a Murcia: la deslocalización. Las industrias lácteas ya no prefieren adquirir leche donde hay grandes volúmenes disponibles (Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria), sino donde les resulta más barata su recogida y transporte hacia núcleos de mayor consumo. La cercanía de las granjas murcianas respecto a las ciudades alicantinas y las populosas zonas turísticas de Costa Blanca, Costa Cálida y Almería juega en su favor.

Y la Región tiene bastante margen de crecimiento, si se tiene en cuenta que su producción actual solo abastecería a 822.000 personas al cabo del año (el consumo per cápita está en 73 litros anuales), el equivalente al 56% de la población murciana. Otra ventaja son las redes de distribución de piensos e infraestructuras veterinarias de la Comunidad, que destacan por ser de las más avanzadas de España.

Precios y competencia externa

Durante tres décadas, la cuota láctea impuesta por Bruselas limitó la producción española a volúmenes muy por debajo del consumo nacional de leche y derivados. Tras el fin definitivo de dicha imposición, hace justo dos años, España puede aspirar a cubrir toda su demanda (9 millones de toneladas anuales) con producción propia, pero se enfrenta al riesgo de una mayor competencia exterior. Así, salvo Eslovaquia, Portugal, Hungría, Reino Unido y Suecia, la producción de leche aumentó el año pasado en todos los países comunitarios respecto a 2015, hundiendo los precios.

El pasado verano, los ganaderos españoles convivieron con la peor crisis de precios –ajustados a inflación– desde 1990, según datos del Observatorio Europeo del Mercado Lácteo. En los meses siguientes apenas han aumentado y España se encuentra por debajo de la media europea.

En ese sentido, el secretario general de Agricultura, Carlos Cabanas, anunció a 'Efeagro' que, dentro de unos «cuatro o cinco meses», espera que esté publicado el decreto que obliga al etiquetado del origen de la leche en España con el fin de incentivar las ventas nacionales.

Añadió que, una vez sometida a consulta pública, la normativa seguirá su tramitación, pasando por instituciones como el Consejo de Estado y la Comisión Europea para que le den el visto bueno antes de su publicación final.

A la competencia exterior se suma el descenso del consumo de leche. En España cayó casi un 20% entre 2000 y 2015, según el último informe monográfico de Alimarket. Un descenso que coincide, además, con una mayor difusión de bebidas vegetales (leche de soja, almendra, arroz...), cuya demanda creció un 16% en el mismo periodo.

Otra amenaza para el mercado español lo representa la importación de quesos 'commodities' procedentes de Holanda, Dinamarca y Alemania. Tradicionalmente los excedentes se transformaban en leche en polvo en los países centroeuropeos, pero las fábricas ya están saturadas. De ahí que actualmente se estén dando salida a los 'stocks' mediante quesos baratos.