La Verdad

Urgente

El PSOE presenta una moción de censura contra Sánchez en la Asamblea

Interior de un concesionario de motos Suzuki en la capital murciana.
Interior de un concesionario de motos Suzuki en la capital murciana. / Vicente Vicens / AGM

Las ventas de motos en Murcia multiplican por diez a las de ciclomotores

  • El mercado obtuvo en 2016 sus mejores resultados desde el inicio de la crisis

El mercado de motocicletas está en auge en la Región. El pasado diciembre se matricularon 411 unidades, un 42,4% más que en el mismo mes del año anterior, de acuerdo con los últimos datos de la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor). Por contra, la venta de ciclomotores nuevos se quedó en solo 39 unidades, un 23,5% menos. Esto es, por cada ‘scooter’ de 50 centímetros cúbicos se comercializan diez motos en la Región.

Los concesionarios cogieron impulso el pasado ejercicio tras tocar fondo en 2013. Así, vendieron un total de 4.534 motocicletas, lo que supone un crecimiento del 10%, si bien por debajo de la media nacional (17,1%). El mercado de ciclomotores se sigue resintiendo de la crisis y de la abundante oferta de segunda mano. Tan solo se comercializaron 632 unidades nuevas. Supone un aumento del 4,5% después de siete años de retroceso (la media en el conjunto del país es del 7,7%), pero representa la décima parte de lo que se vendía en 2006. Los nuevos modelos de triciclos y 'quads', por su parte, generan creciente interés, con 166 unidades matriculadas, un 36% más. En este caso, el crecimiento supera con creces la media nacional (21%)

La gran mayoría de las motos que se venden en la Región son para uso urbano, para desplazarse al lugar de trabajo o para reparto. Así, el 63,7% del total son de tipo 'scooter' de 125 centímetros cúbicos, según la patronal Anesdor. El 28,7% son motocicletas de carretera para ruteros y el 7,2%, de motocross. En el caso de ciclomotores, el 86% son 'scooters'. En cuanto al resto de vehículos ligeros, el 64,6% son ‘quads’; el 31,7%, triciclos, y el resto, coches de 50 centímetros cúbicos.

De acuerdo con Anesdor, las marcas preferidas por los moteros son, por este orden, Kymco, Piaggio, Yamaha, Honda, Sym, Kawasaki, Suzuki y BMW. En ciclomotores destacan Piaggio, Yamaha, Peugeot y Kymco.

Por modelos específicos, las motocicletas más demandadas durante las últimas semanas son, según Anesdor, la Sym Symphony, la Kymco K-XCT, la Piaggio Liberty, la Kawasaki J, la Kymco Agility City y la Kymco Super Dink. Todas ellas de 125 centímetros cúbicos. Para encontrar un modelo con cilindrada superior hay que bajar al puesto decimoséptimo: la Suzuki DL 650.

En el conjunto de España, las ventas de motocicletas se situaron en 154.074 unidades durante el pasado ejercicio, lo que supone un incremento del 17,1% y el mejor registro desde 2008, destaca Anesdor. Dentro del parque de motocicletas, las ligeras (hasta 125 centímetros cúbicos), representaron un total del 59% de la cuota de mercado y protagonizaron un incremento del 14,2%.

Con todo, el segmento que más aumentó fue el de alta cilindrada, hasta representar un 41% del parque automovilístico. José María Riaño, secretario general de Anesdor, señala que tal crecimiento se dio «por ser el segmento que más estancamiento protagonizó en años anteriores».

El ciclomotor registró volúmenes mínimos, con solo 17.230 unidades, pese a ser el que más tradición tiene en España. No obstante, el número de matriculaciones creció un 7,7%. Riaño lo atribuye al alquiler para el turismo y a su uso como herramienta de distribución para muchas empresas.

Para el presente ejercicio, Riaño calcula que las entregas de motocicletas y ciclomotores experimentarán una progresión de solo 3% en comparación con el volumen total de 2016. Lo atribuye al efecto de la etapa Euro 4 (nueva normativa sobre emisiones), «que mermará el crecimiento natural del mercado».

José María Riaño recalca la necesidad de tomar medidas para renovar el parque motociclista, que está «excesivamente envejecido». Su edad media es de 14,7 años, ligeramente superior a otros países europeos, como Reino Unido (13,7 años), Francia (10,5) e Italia (8,6). En este sentido, reclama la necesidad de un nuevo marco fiscal. La carga de impuestos sobre el precio neto de una moto nueva en España llega a ser de hasta el 40,7%, mientras que en Italia oscila entre el 26,6% y el 27,2%; en Reino Unido es del 23,39%; en Francia oscila entre el 22,16% y el 24,49%; y en Alemania es del 20,93%.

Si a esta desigualdad se suma el hecho de que el impuesto en la compra de una motocicleta de segunda mano es en torno al 5%, eso hace que prime el mercado de ocasión. Antes de la crisis, la ratio entre moto usada y moto nueva era de 0,8:1. Ahora es de 2,4:1. En los momentos más álgidos de la crisis se llegaron a vender tres unidades de segunda mano por cada una nueva. Esta es una de las causas que, según Anesdor, ayudan a entender el envejecimiento del parque motociclista.

La patronal plantea varios cambios en materia de impuestos: reducir en un 50% la tasa de matriculación para motos; supresión del llamado Impuesto para Determinados Medios de Transporte (Iedmt), considerado obsoleto –«dado que ya existe un impuesto del IVA del 21%»– y modificar los criterios de aplicación del impuesto de circulación, aplicando los mismos parámetros a los que se somete el automóvil. Por ejemplo están exentas de tributar las motos que emiten hasta 100 gramos/km de dióxido de carbono, mientras que para los automóviles esta exención se eleva hasta los 120 gramos/km.

Riaño resalta la contribución positiva de la motocicleta a la movilidad urbana: «La evolución del mercado apunta a que es el medio elegido por millones de personas para sus desplazamientos diarios. Y también cada vez más por las empresas, en el ámbito de la distribución y la logística. Esta elección viene impartida por la conciencia cada vez más generalizada de que la moto reduce los desplazamientos, plantea mayores facilidades a la hora de aparcar y tiene un menor impacto medioambiental».