La Verdad

La ayuda del bono social de la luz irá en función de la renta del consumidor

vídeo

El ministro de Energía, Álvaro Nadal. / Efe I EP

  • El Gobierno aprueba el nuevo sistema con el que se definen cuatro grupos de usuarios, y en los casos de extrema pobreza no se podrá cortar el suministro

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El nuevo bono social ha dado su primer paso después de que el consejo de ministros de ayer aprobara el decreto ley que servirá para desarrollar las normas que rijan las ayudas a los consumidores vulnerables en materia energética. A falta del desarrollo normativo, que estará listo dentro de tres meses, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, anticipó ayer que los usuarios tendrán “intensidades de ayudas diferentes” en función de su renta y que, en cualquier caso, no se podrá cortar la luz en los casos más graves.

El ministro también aclaró que en el nuevo modelo se definirá de forma más clara al consumidor vulnerable y mejorará su protección. Hasta ahora, los usuarios que se beneficiaban del bono social disponían de un descuento del 25% en la parte del consumo del recibo, siempre que pertenecieran a determinados colectivos sociales: familias numerosas, pensionistas con prestaciones mínimas, parados de larga duración y titulares de viviendas con escasa potencia contratada.

A partir de ahora se establecen cuatro tipos de consumidores: el ordinario; dos categorías de titulares de contratos vulnerables con distintos niveles de descuentos en la tarifa; y el perfil más extremo, atendido por los servicios sociales de las comunidades autónomas y ayuntamientos, a quienes no se les podrá interrumpir el suministro a pesar del impago de las facturas. En este último caso, el coste de la medida será confinanciada por las eléctricas a través de su aportación al bono social.

Además, se amplía de dos a cuatro meses el periodo de preaviso con el que cuentan los ciudadanos más vulnerables antes de que les corten la luz y las compañías del sector tendrán que contactar con las administraciones para comprobar si se encuentran en situación de pobreza extrema.

El ministro ha señalado que ahora hay una mayor conciencia de las empresas en este tema. De hecho, espera “generosidad” de todas las parte para que se haga de la forma más rápida posible. El pasado mes de octubre, el Tribunal Supremo anuló el modelo de financiación del bono social -que supone unos 200 millones al año- porque consideraba discriminatorio el hecho de que sólo tuvieran que respaldarlo las grandes corporaciones -Endesa, Iberdrola y Gas Natural, entre otras-. A partir de ahora, serán todas las compañías comercializadoras -incluidas las pequeñas, en proporción a la cuota de mercado que tengan-.

De hecho, parte de estas compañías se habían mostrado reiteradamente en contra del sistema del descuento del 25% en las facturas al considerar que entre los 2,4 millones de beneficiarios del bono social se incluían familias numerosas con altos ingresos, así como propietarios de segundas residencias aunque tuvieran escasa potencia contratada. Las peticiones del sector pasaban por esta relación aprobada en el consejo de ministros que vincula los ingresos de cada familia.