La Verdad

Deutsche Bank también ve posible que España crezca por encima del 2% este año

Fábrica de Renault en Palencia.
Fábrica de Renault en Palencia. / Afp
  • La entidad alemana limita el incremento del PIB a esa cifra y el paro, sobre el 20%, al menos hasta 2018

Las previsiones sobre la economía española ya ven posible que el Producto Interior Bruto (PIB) registre un incremento del 2% “e incluso superior” a lo largo de este ejercicio, según ha indicado Rosa Duce, economista jefe del Centro de Inversiones de Deustche Bank. La entidad ha modificado sus perspectivas y apunta a que el PIB mejore un 1,9% en los próximos 12 meses. Pero “deberíamos llegar al 2% y hasta superarlo” siempre que España note los efectos del programa de estímulo que el Banco Central Europeo (BCE) debería aprobar la próxima semana y siempre que los precios del petróleo mantengan la tendencia actual.

Para Rosa Duce, “la demanda doméstica será el factor que lidere este crecimiento, tanto por consumo interno como por inversiones en equipo”. Sin embargo, “lo negativo de 2015 vendrá del lado de las exportaciones, aunque será un problema temporal”. Sin embargo, desde Deutsche Bank indican que el crecimiento del PIB español no irá mucho más allá del 2% en los próximos ejercicios (prevén un incremento del 1,8% para 2016). E incluso, anticipan que “será muy difícil que la tasa de desempleo caiga por debajo del 20%, al menos hasta dentro de dos o tres años”, indica Duce, quien afirma que “se acabó el tabú de que España no podía crear empleo si no crecía más de un 2%”. Además, ha advertido de que “habría que superar mucho el crecimiento del 2% para poder bajar, de nuevo, los impuestos”.

La esperada intervención del BCE será clave para comprobar hasta qué punto puede crecer España, “aunque no se puede desligar nuestra evolución de la del resto de Europa”, según esta experta de DB. Sostiene Duce que aún hay margen para que el precio del petróleo siga cayendo, hasta primavera. “Cuando finalice el invierno, es posible que se recorte la producción”, según esta analista. A partir de ese momento, el precio del Brent podría situarse a lo largo del año en el entorno de los 60 o 75 dólares por barril.