La Verdad

El Banco de España avisa de que la emigración incidirá en el crecimiento del PIB

  • El organismo ha hecho hincapié en la necesidad de "maximizar los esfuerzos" encaminados a reducir el elevado paro

El Banco de España ha alertado de que la persistencia de flujos importantes de emigración podría llegar a tener un "efecto significativo" sobre el crecimiento potencial de la economía española, por lo que ha hecho hincapié en la necesidad de "maximizar los esfuerzos" encaminados a reducir el elevado paro.

También considera que se debe propiciar un marco laboral que facilite el regreso futuro de las personas que han emigrado durante la crisis, según consta en un artículo elaborado por la Dirección General del Servicio de Estudios de la entidad e incluido en su último boletín económico mensual.

El Banco de España destaca que está cambiando la composición por niveles de educación de los flujos de emigración, inicialmente dominada por personas de niveles educativos altos, mientras que ahora tienen más peso los grupos de niveles educativos más bajos, lo que cree que refleja el mayor impacto de la crisis sobre estos colectivos de trabajadores.

Al respecto explica que con la llegada de la crisis el saldo migratorio de la economía española ha cambiado radicalmente, ya que con anterioridad el país recibía unos flujos de inmigración muy elevados que llegaron a alcanzar alrededor del 2 % de la población total en un solo año.

No obstante, desde 2010 el saldo migratorio se ha vuelto negativo y en 2013 el número de emigrantes ha superado el medio millón de personas.

La entidad subraya que hasta la fecha en torno al 85 % de las salidas de población están protagonizadas por extranjeros residentes en España (la mayoría europeos y sudamericanos), si bien los españoles muestran una propensión creciente a emigrar a Europa (principalmente, Alemania y Reino Unido) y Estados Unidos.

En este sentido, dice que los reducidos niveles de los flujos de salida de españoles que se observan al inicio de la crisis vendrían explicados por los mayores costes de movilidad y la ausencia del llamado "efecto de red de acogida".

Tanto para los emigrantes de nacionalidad extranjera como española la razón para marcharse del país es la misma: el nivel de desempleo.

La diferencia está en que los emigrantes españoles son mucho más jóvenes que los extranjeros, lo que se debe a que los primeros se marchan por primera vez a otro país, mientras que los segundos suelen retornar a su país de origen.

Temas