La duplicidad de títulos plantea el primer escollo a la ley universitaria

La rectora de la UCAM, el rector de la UMU, el director del diario 'La Verdad', el rector de la UPCT y el consejero de Universidades, en las jornadas./Nacho García / AGM
La rectora de la UCAM, el rector de la UMU, el director del diario 'La Verdad', el rector de la UPCT y el consejero de Universidades, en las jornadas. / Nacho García / AGM

La rectora de la UCAM dice que no afecta a su institución, y los de la UMU y la UPCT exigen que la privada no imparta grados que ya se ofertan

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

La negociación de la nueva Ley Regional de Universidades se enfrentará, de partida, a un escollo que ya asoma en el horizonte del debate: la duplicidad de títulos por parte de las universidades públicas y privadas, una cuestión llamada al enfrentamiento. Se pudo vislumbrar ayer en el primer debate sobre la reforma del sistema universitario regional, que sentó en la misma mesa a los rectores de las dos instituciones públicas, la de Murcia (UMU), José Orihuela, y la Politécnica de Cartagena (UPCT), Alejandro Díaz; y a la de la privada, UCAM, Josefina García Lozano, quien marcó con trazo grueso y contundente las lineas rojas que su universidad no está dispuesta a traspasar, y que pasan por no someterse a la norma que evitaría duplicar títulos, es decir, autorizar a la universidad privada a impartir grados que ya se enseñen en las públicas. Esa práctica, que ha permitido al campus privado implantar Medicina, Odontología y Derecho, por ejemplo, ha sido fuente de conflictos en los últimos años.

Josefina García abrió el debate, organizado por la Fundación Séneca y moderado por el director de 'La Verdad', Alberto Aguirre, sentando las premisas de la UCAM, que dejan poco margen al acuerdo: «El mapa de titulaciones no podría afectar a la Universidad Católica en ningún caso. Los límites a la duplicidad de títulos solo deben afectar a las instituciones que reciben y gestionan fondos públicos, y no a una universidad privada que trabaja con sus propios fondos», reclamó la rectora.

Una premisa que no compartió el rector de la UPCT, quien insistió en que la nueva ley, que sustituirá a la de 2005, desfasada tras la reforma de la LOU en 2007 y sus normas de desarrollo, debe poner contrapesos a la universidad privada para evitar que la inversión pública en las universidades «se eche a perder. Es dinero público que no se rentabiliza si no se captan alumnos. Yo sí creo en que la complementariedad de títulos que tienen que observar las dos instituciones públicas debe extenderse a la UCAM. Es suficiente con que un grado se imparta en una universidad en la Región, máxime cuando debemos tender a la especialización y no intentar copar todo el espectro». El rector de la UMU, José Orihuela, se limitó a decir que no está «de acuerdo con el planteamiento de la rectora de la UCAM, pero hoy no es día de enfrentamientos». Orihuela sí insistió en reclamar «la asignación prioritaria de los hospitales públicos a los alumnos de Medicina de la UMU por norma», en respuesta a las exigencias planteadas por García Lozano, quien previamente había denunciado el trato discriminatorio a sus estudiantes que, señaló, «no son contagiosos».

Josefina García: «La norma es discriminatoria; nuestros alumnos no son contagiosos»

Díaz: «El principio de complementariedad debe extenderse a la Universidad Católica»

Financiación estable

Los rectores de las dos universidades públicas centraron sus aspiraciones con respecto a la nueva Ley Regional de Universidades, que estará aprobada antes de final de 2018, en la demanda de un marco de financiación estable que dé continuidad al plan plurianual. «En un contexto estructural de bajo presupuesto es complicado atender a dos aspectos básicos: la atracción de talento y la internacionalización», demandó Alejandro Díaz, quien también remarcó como básicos los incentivos a la calidad docente, la conexión con el tejido empresarial, las mejoras en la gobernanza y el incremento de las cotas de autonomía de las dos universidades, que deben responder «con rendición de cuentas. Confíen en la universidad», reclamó el rector de la UPCT. José Orihuela insistió en recordar que la institución que dirige «es la segunda o tercera de España en demanda por parte de los estudiantes españoles», y remarcó las situación laboral mejorable del personal de administración y de los asociados.

Las jornadas, que se prolongarán otras dos sesiones en el salón de actos de la Fundación Cajamar, fueron inauguradas por el consejero de Universidades, y en ellas tomaron parte también el catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Valencia Joaquín Aldás-Manzano; y el ex director general de Enseñanza Superior de Aragón Jesús Jiménez Sánchez.

Más

Fotos

Vídeos