Las donaciones entre padres, hijos y cónyuges se disparan un 72% en la Región

Entrada principal de la Consejería de Hacienda./J. Leal
Entrada principal de la Consejería de Hacienda. / J. Leal

La bonificación del 99% del impuesto hace que se tramiten 1.026 operaciones en los dos primeros meses de este año

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Los efectos económicos y sociales derivados de la bonificación del 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones no se han hecho esperar. Durante los dos primeros meses del año las donaciones en la Región de Murcia se incrementaron un 33 por ciento respecto del ejercicio anterior, según datos del Gobierno regional. Si se circunscribe a los padres, hijos y cónyuges, estas operaciones han aumentado un 72%. En el caso de las sucesiones, los efectos se conocerán en el plazo de seis meses, el tiempo establecido para formalizar este trámite tras el fallecimiento.

Se cumplen los pronósticos del consejero de Hacienda, Andrés Carrillo, quien avanzó a principios de año que habrá una oleada de donaciones de padres a hijos debido a las bonificaciones del impuesto que aprobó el Gobierno regional y que entró en vigor el 1 de enero. Las donaciones es el sistema más rápido para que los herederos disfruten de los bienes a los que tienen derecho de sus ancestros y familiares. Se trata en la práctica de un anticipo de la herencia sin que se produzca el fallecimiento.

En enero y febrero se realizaron 1.231 donaciones, frente a las 920 de los dos primeros meses de 2017. Si se contabilizan exclusivamente las donaciones realizadas entre padres, hijos y/o cónyuges, los datos resultan aún más significativos, con un incremento del 72%. En este periodo se han formalizado 1.026 donaciones con dicha relación de parentesco, frente a las 596 del año pasado.

Los beneficiarios ya se han ahorrado 9,3 millones de euros en impuestos entre enero y febrero

En este periodo se han traspasado 30 empresas familiares, acogidas a la nueva ley regional

El Ejecutivo autonómico apunta que los 1.026 ciudadanos de la Región de Murcia que realizaron estas operaciones ahorraron 9,3 millones de euros, cuando la eliminación del impuesto apenas acaba de entrar en vigor. Las arcas autonómicas dejarán de ingresar 53 millones de euros con la bonificación del 99% en Sucesiones y Donaciones, frente a los 70 millones que se recaudaron en el ejercicio 2016.

En el caso de la empresa familiar, en enero y febrero se realizaron 30 donaciones que facilitaron la transmisión de los respectivos negocios, al estar referidas a bienes o derechos adscritos a una actividad empresarial. Los beneficios incluyen también a los primos hermanos. «La planificación de la sucesión empresarial tanto en vida como por herencia es fundamental para la conservación del tejido empresarial familiar que tan importante es en la Región», explican fuentes del Ejecutivo de Fernando López Miras. «En estos caso, las donaciones también suponen una movilización de activos que se adscriben a una nueva actividad empresarial para crear empleo y riqueza».

El criterio de residencia

Este balance representa, a juicio de la Consejería de Hacienda, el primer dato significativo de la eliminación del impuesto, ya que las donaciones tienen un plazo de un mes para presentarse y por tanto recoge ya las realizadas en enero y febrero. Para las sucesiones, el plazo de presentación es de 6 meses ,por lo que el efecto de la eliminación del impuesto en este caso comenzará a visualizarse en la segunda mitad del año, recuerda el departamento de Andrés Carrillo.

La bonificación de las donaciones facilita el anticipo de las herencias, mientras que la ley incentiva al mismo tiempo las ayudas de padres a hijos para adquirir viviendas e inmuebles, así como vehículos y otro tipo de bienes.

En las sucesiones es determinante el domicilio o residencia de la persona fallecida, para que los herederos se beneficien de las bonificaciones, que a todos los efectos debe ser la Región de Murcia. Para las donaciones se opera a la inversa, ya que el criterio que se aplica es el lugar de residencia de los beneficiarios. Por ejemplo, un hijo residente en la Región de Murcia durante al menos cinco años (empadronado y con domicilio fiscal), puede recibir donaciones en metálico, de bienes o inmuebles con la bonificación del 99% a la hacienda autonómica, sea cual sea el lugar de residencia de su padre en cualquier otra región española. El pago de las plusvalías municipales por las viviendas heredadas no está bonificado ni afecta a este impuesto autonómico.

Acabar con la injusticia de tributar dos veces por el mismo bien

El impuesto de Sucesiones y Donaciones provocaba «una situación injusta al tener que pagar en la transmisión a los hijos o cónyuges por algo por lo que ya se había tributado con anterioridad», recalca el Gobierno regional. «Dentro de nuestra política de rebaja fiscal hemos priorizado este impuesto en el calendario de acción de gobierno», añade. El año pasado hubo 1.080 renuncias de herencias debido a la carga fiscal que tenían que soportar los beneficiarios. En muchos casos, la deuda que pesaba sobre el bien heredado era superior al valor de aquél. La reducción del impuesto favorecerá al 84% de las herencias que se tramitan cada año en la Región. Beneficia a cónyuges, ascendientes y descendientes; pero a no a hermanos, primos y sobrinos, o a personas extrañas al núcleo familiar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos