Los docentes jubilados podrán volver a las aulas para aportar su experiencia

Carmen Funes, en un aula de Primaria del colegio de La Arboleja, donde se jubiló y retornará en unos meses./Edu Botella / AGM
Carmen Funes, en un aula de Primaria del colegio de La Arboleja, donde se jubiló y retornará en unos meses. / Edu Botella / AGM

Los profesores y maestros retirados que se integren en la 'red de experiencia' organizarán prácticas en talleres, foros de lectura y refuerzo escolar

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Cuatro décadas de ejercicio de la profesión y oficio a pie de aula colman una bolsa de conocimiento y saber hacer de valor incalculable. Un bagaje que regresará a las aulas de colegios e institutos con la participación de los profesores y maestros jubilados que así lo deseen en la llamada 'red de experiencia docente', un programa que busca retornar el valor reposado del saber de miles de docentes a los centros educativos.

Los profesores jubilados, más de 1.200 acumulados solo en los tres últimos años, podrán regresar a sus centros de referencia para poner en marcha las actividades y tareas extraescolares que consideren, desde la preparación de prácticas de laboratorio, foros literarios y científicos, actividades en las bibliotecas y museos y escuelas de padres para echar una mano a las familias que se sientan desorientadas. La dedicación de los docentes retirados a los centros no estará remunerada, ni podrá sustituir en ningún caso la de los profesores en activo. Los jubilados sí estarán cubiertos por un seguro de responsabilidad al que hará frente a la Administración regional.

La red de experiencia docente comenzará a funcionar este mismo trimestre en los colegios e institutos que cuenten con voluntarios. La Consejería de Educación quiere así regularizar la situación de centenares de profesores y maestros que mantienen vínculos con sus centros de referencia sin un marco claro y cerrado de competencias y limitaciones.

No podrán dar clase, cobrar ni implicar una reducción del personal en activo

El apoyo de los profesores jubilados se centrará en los estudiantes, pero también podrán ejercer labores de asesoramiento y colaboración con los docentes en activo, a quienes ayudarán -siempre que así lo reclamen- en la elaboración de materiales didácticos de apoyo en el aula y en la preparación de prácticas en los laboratorios.

El objetivo del programa, que quedará regulado en una orden, pasa por «aprovechar la experiencia, el conocimiento y el saber que aportan los años de ejercicio de la profesión para enriquecer la vida educativa en los centros. Aún tienen mucho que aportar, y quienes tengan el interés por compartirlo, podrán hacerlo de una forma regulada y ordenada», defendió la consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, quien insistió en que solo las comunidades de Aragón y Asturias han legislado un programa similar.

La orden de creación de la red de experiencia docente acotará además las funciones de los maestros y profesores jubilados, para que su actividad en los colegios e institutos esté delimitada. Su actividad será siempre voluntaria, y nunca podrá interpretarse como un trabajo remunerado que «interceda, sustituya ni reduzca al personal en activo». Así, las actividades se realizarán siempre en horario extraescolar, y en el caso en que se introduzcan en la jornada lectiva, será bajo la supervisión y con el acuerdo del docente responsable del aula.

Más

Fotos

Vídeos