El papel social de la UMU, la financiación y la captación de talento, ejes del debate de los 'rectorables'

El papel social de la UMU, la financiación y la captación de talento, ejes del debate de los 'rectorables'

Los catedráticos Pedro Lozano, José Luján, Pablo Artal, Emilio Martínez y José Antonio Gomez participan en un coloquio en el Paraninfo del Campus de la Merced

Pedro Navarro
PEDRO NAVARRO

Los cinco candidatos al rectorado de la Universidad de Murcia confrontaron esta tarde su propuestas en un debate celebrado en el Paraninfo de la Universidad de Murcia y que tuvo entre sus ejes el papel social de la UMU, la financiación y la captación de talento. La cita, con un formato que favorecía el monólogo, se vio animada por las continuas interpelaciones que el catedrático de Óptica Pablo Artal dirigió a sus rivales y que protagonizó incluso un 'enganchón' con varias personas del público que le interrumpieron.

Artal, que realizó todas sus intervenciones sin guión y fuera de su atril, centró su discurso en la necesidad de buscar la excelencia para mejorar la posición de la UMU en los 'rankings' internacionales, especialmente a través de la búsqueda de recursos destinados a los grupos de la investigación y a captar talento joven. «Vamos a impregnarlo todo de cultura científica». Consideró básico para ello la internacionalización de la institución. «Es necesario coger la maleta y salir a pedir dinero más allá de Albacete; yo lo voy a hacer y para ello hay que saber inglés», proclamó, al tiempo que censuró lo que el llamó «compadreo» y «prácticas de microcorrupción».

Uno de los dados de Artal fue para su compañero de facultad. Pedro Lozano, al que acusó de no haber abandonado el cargo de decano de Químicas para concurrir al proceso electoral, en nombre del 'fair play'. Lozano aseguró no marcharse porque «se siente muy querido y no le dejan». «Tenemos toda batería de medidas para salir de la etapa gris», insistió, y apostó por un centro de inteligencia y por el uso de herramientas informáticas para captar datos que permitan tomar decisiones adecuadas. Asimismo, defendió la implantación de tasas de examen, para aquellos que no precisan docencia.

Un perfil más social tuvo el discurso delos catedráticos de Biblioteconomía José Antonio Gómez y el de Filosofía Moral Emilio Martínez. Gómez se definió como un «candidato diferente», que apuesta por «el diálogo y la participación» en la gobernanza y que tiene «un plan» generado a través de un trabajo de fondo. «La Universidad siempre se ve superada por las circunstancias, no hay un proyecto global, sino reacciones aisladas y parches. El reto es construir un proyecto común» indicó, defendiendo las ayudas a los estudiantes más desfavorecidos económicamente. «Debemos ser motor de la transformación de las desigualdades», apostilló.

Por su parte, Emilio Martínez insistió en que su programa apusta por una gestión «ética», enraizada en «la igualdad, solidaridad, justicia y la transparencia». «Hay que tender a cumplir los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU», apostilló. También apostó insiste en el rejuvenecimiento de las plantillas y equipamiento y pidió bonificaciones para los estudiantes a través de los créditos aprobados en primera matrícula.

El catedrático de la Facultad de Ciencias del Trabajo y presidente del Consejo Económico y Social (CES), José Luján, destacó el papel que ya tiene actualmente la Universidad de Murcia en la sociedad murciana y tejer redes de colaboración con el sector público y privado. «El empresariado tiene que saber que la UMU es su mejor aliado», añadió, asegurando que «hacemos ya muchas cosas pero se comunican mal». La gestión debe permitir «conjugar los intereses de los centros, que marcan las acciones, con los intereses generales», concluyó, apostando por una mejora del modelo actual.

No obstante, los cinco aspirantes compartieron algunas de las recetas y fijaron como prioritario comenzar a negociar desde ya con la Comunidad el Plan de financiación plurianual con la Comunidad y una mejora de la situación de los profesores asociados, figuran de la que se ha producido un abuso sobre la etapa de crisis, según coincidieron todos. Al acto no asistió el actual rector José Orihuela, que protagonizó horas antes una polémica con el ya dimitido presidente del Club de Debate de la UMU, Francisco Torres, que calificó de «errática» su gestión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos