Un directivo de Adif acusa de «ligereza» a quienes analizaron su patrimonio

Santiago Cobo, directivo de Adif, llegando al juzgado./Javier Carrión / AGM
Santiago Cobo, directivo de Adif, llegando al juzgado. / Javier Carrión / AGM

Cobo sostiene que los investigadores contaron dos veces sus ingresos y los de su esposa, al figurar ambos como cotitulares de las cuentas

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

«Sorprendente», «inexplicable», «preocupante», «infundado». Tales son los adjetivos que uno de los principales directivos de Adif imputados en un presunto fraude multimillonario en las obras del AVE a Murcia, Santiago Cobo, atribuye a un informe elaborado sobre su patrimonio por los investigadores del 'caso César', a quienes acusa de haber obrado con «ligereza».

En un escrito que ayer presentó en el Juzgado de Instrucción número 9 de Murcia, el alto responsable de Adif, quien años atrás actuó como director de la línea de alta velocidad a la Región, descalifica las conclusiones a las que llegaron los agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera que analizaron sus ingresos, y los de su esposa, en los últimos años. Según el atestado policial, que 'La Verdad' publicó en exclusiva el mes pasado, Santiago Cobo y su esposa habrían tenido «ingresos de origen desconocido» superiores a los 800.000 euros a lo largo del año 2013.

Según las alegaciones presentadas por el investigado, las conclusiones de guardias civiles y aduaneros «no se ajustan a la realidad», y ello debido en apariencia a un doble error. Por un lado, se señala en el informe patrimonial que el saldo bancario del matrimonio a 30 de diciembre de 2012 era de 319.677 euros, cuando asegura que en realidad ambos tenían en sus cuentas 498.033 euros. De esta forma, al comparar el saldo de 2012 con el de 2013, el incremento parecía más relevante -e injustificado en función de los ingresos- del que en verdad se produjo.

Guardia Civil y Aduanas le atribuían haber ingresado más de 800.000 euros de origen desconocido

De otro lado, y es lo que la defensa de Santiago Cobo califica como «sorprendente e inexplicable», los agentes habrían contabilizado dos veces los mismos saldos, ya que tanto el imputado como su mujer figuran como cotitulares de todas sus cuentas. Una circunstancia que, de demostrarse, explicaría que se hubiera llegado a «conclusiones totalmente erróneas».

La información bancaria aportada ayer en el juzgado por el directivo de Adif señala que el saldo de las cuentas de la pareja en 2012 era de 498.033 euros, que en 2013 había ascendido en solo 64.000 euros (562.614 euros) y que en 2014 se había quedado en 300.908 euros, después de haberle comprado un piso a su hijo y haberlo puesto a su nombre.

Cobo pone de relieve que su salario en el organismo gestor de infraestructuras ferroviarias ascendía a 117.903 euros en 2012, y que se vio incrementado en un 30% en 2013 y en un 40% en 2014, cuando se hizo cargo de las obras del AVE a La Meca. Unos emolumentos a los que se suman los que percibía su mujer, como funcionaria, y que explicarían «que con unos rendimientos netos de más de 200.000 euros anuales se pueda presumir una notable capacidad de ahorro».

En base a todos estos hechos, la defensa de Cobo reclama a la juez instructora del 'caso César' que inste a los investigadores a cotejar todos los datos bancarios aportados y a pronunciarse «sobre su autenticidad y exhaustividad», a facilitar la información que ellos usaron para su análisis, a detallar el método de cálculo que emplearon y, finalmente, a redactar unas diligencias ampliatorias «que rectifiquen o precisen los datos y conclusiones».

Fotos

Vídeos