UPA dice que la mayor actuación del Gobierno en 2017 fue destruir un salmueroducto

EFEMURCIA

La organización agraria UPA destacó ayer en su balance del año que la acción más destacada en materia hídrica del Gobierno de España ha sido impedir la extracción de aguas subterráneas en el Campo de Cartagena y destruir un salmueroducto.

Además, lamentó que las cesiones de derechos de 12 hm3 acordadas con regantes del Tajo y aprobadas por el Ministerio, tras una lenta y tortuosa tramitación, se interrumpieron cuando apenas dos hectómetros habían iniciado su camino hacia la Cuenca del Segura, o que, en el último año hidrológico, apenas se recibieron 70 hm3 a través del Trasvase Tajo-Segura.

«El colofón a tanto despropósito es el empecinamiento del Gobierno en querer cobrar las tarifas a los regantes del Trasvase, aún cuando no se reciba una gota de agua», añade UPA.

Las declaraciones del presidente Mariano Rajoy, el pasado miércoles en Murcia, en materia hídrica son, según esta organización agraria, un acto de la «famosa retranca gallega con la que quiso dejar su particular sello», ya que su política será «esperar a que llueva». Además, dice UPA, el Pacto Nacional del Agua que dicen llevar a cabo con urgencia, de forma paradójica, de salir adelante, implementará medidas a partir del próximo periodo de planificación, esto es, a partir de 2021.

UPA sostiene que 2017 ha sido un año en el que se mantiene un comportamiento de los mercados agrarios pernicioso para los productores y cuyo mejor exponente se encuentra en el caso de las frutas; producciones que, según el IPC, han subido su precio un 10,4% para los consumidores, «pero que, al mismo tiempo, si confiamos en los datos del Ministerio, tan solo han mejorado un 0,7% para los agricultores», informa EP. Para UPA, resulta evidente que en 2018 es «necesaria una modificación de la Ley para la mejora de la Cadena Alimentaria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos