Despellejados, pero aún vivos

Bitácora

El portavoz popular le salva los muebles a López Miras. Podemos flirtea con el PSOE y Ciudadanos se reivindica para gobernar

Buen rollo. Los portavoces del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, al terminar el debate. /J.M. RODRIGUEZ
Buen rollo. Los portavoces del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, al terminar el debate. / J.M. RODRIGUEZ
Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El PP salió despellejado, tocado, pero aún con signos vitales. Sucedió el año pasado en el debate de investidura y se repitió ayer: el portavoz del PP Víctor Manuel Martínez levantó la moral de la tropa popular para compensar el anodino discurso del presidente. Con más tablas y oratoria, el portavoz rescató a su grupo y al Gobierno de las dentelladas de la oposición. (Unos y otros se dieron leña, aunque puertas adentro llevan su rollete, como se vio al terminar el debate. El teatro de la política). El socialista Joaquín López subió el tono de un debate marcadamente preelectoral, pronosticando el fin de ciclo del PP. Miguel Sánchez, de Ciudadanos, estuvo desdibujado, buscando el arca perdida de las encuestas, y deseoso de limpiar el rastro de su entente con los populares. Óscar Urralburu, portavoz de Podemos, fue un libro abierto y solo le faltó culpar a López Miras de la muerte de Manolete. El presidente, el último en ocupar el trono, tiene que apechugar con la 'herencia' de los 23 años de gobiernos del PP en la Región, donde la oposición ha encontrado un filón de problemas, pifias y corrupción. El último, que apague la luz. Miras intenta despegarse de la etapa anterior y pasar página, aunque lo tiene muy difícil.

Ansiedad del PP con Conesa

El PSOE ataca al presidente que «toca la flauta»

La política nacional se coló de nuevo en el Debate. Inevitable. Primero con el ya exministro de Cultura Máxim Huerta y su fraude a Hacienda, pasando por el chalé de Pablo Iglesias, y terminando con una entrevista de la ministra Teresa Ribera que no deja muy bien al PSOE murciano en relación con los trasvases. Tres elementos que aprovechó el PP para defenderse. Tanto 'ruido' de fuera hizo que Joaquín López protestara: ¿Se debatía la acción de Gobierno de Pedro Sánchez o la de López Miras? Observado por su jefe Diego Conesa, el portavoz socialista estuvo a la altura del desempeño. Como un año de gobierno da para poco, tuvo que ampliar el foco a los 23 anteriores para responsabilizar a los populares del desastre del Mar Menor, por ejemplo. Un tiempo en el que López Miras estaría «tocando la flauta». Al presidente le toca pagar por los pecados pretéritos de su partido.

PSOE y Podemos se cruzaron guiños y le pasaron factura a López Miras por los 23 años de gobiernos del PP

Joaquín López tuvo un amplio acompañamiento de aplausos fuera y dentro del hemiciclo, aunque se le fue la mano apelando a las familias que lo pasan mal, los necesitados y los parados. Un recurso del que también echó mano Podemos. ¿Cómo evitar el uso partidista de los datos de pobreza y de desempleo? El PSOE también quiso poner a raya al PP, dispuesto al encontronazo con el Gobierno central. Los populares están ansiosos -no lo pueden disimular- por conocer las primeras decisiones sobre trasvases e infraestructuras (soterramiento, AVE y autovías), para tener munición contra Diego Conesa.

Podemos hace sus cálculos

Óscar Urralburu le pone deberes a Diego Conesa

El flirteo de Óscar Urralburu con el PSOE fue de lo más llamativo; como el principio de una gran amistad con Diego Conesa: siempre que frene el AVE, tire la pasarela, revise el contrato con Aena y le pierda el miedo «a la tropa de Bernabé». Después de dejar al PP como chupa de dómine con el discurso de siempre, pero con más tralla, Urralburu fue despedido con muestras de aprobación por los diputados socialistas que golpearon los tableros de sus escaños. La coalición postelectoral está clara. Podemos tiene que aclararse cuando exige cumplir la ley de sostenibilidad para contener la deuda, y al mismo tiempo acabar con la política de austeridad. Todos los partidos se retaron entre sí por ver quién está pisando la realidad de la calle. Mucha retórica.

Sánchez empezó desubicado

Ciudadanos pasa página de su colaboración con el PP

Miguel Sánchez tuvo dos frases geniales, y el resto del tiempo transmitió la sensación de flotabilidad en la que se encuentra Ciudadanos. El 'sorpasso' de Pedro Sánchez dejó a todos descolocados. Muy en clave electoral, el portavoz de Ciudadanos dijo que aquí están ellos, preparados para gobernar la Región, que se encuentra en un «estado crítico». Los naranjas quieren pasar página de su colaboración con el PP y dejar de volar con 'código compartido'. Al mismo tiempo, reivindican los frutos de su gestión: apartar a imputados del PP, desalojar a Pedro Antonio Sánchez de la presidencia, reformar la ley electoral y reducir impuestos. «No nos deje en ridículo a Ciudadanos, que somos quienes le sostenemos», le espetó a López Miras, «un buen tipo» al que acusó de sobreactuar.

Contraataque a la oposición

Resiliencia del PP, que usa toda la artillería nacional

El portavoz del PP repartió entre Rafael González Tovar y su sucesor Diego Conesa. Al primero por el 'castigo' a la Región de Rodríguez Zapatero, y al segundo por lo que está por venir. Víctor Manuel Martínez sacó toda la artillería: el juicio de los ERE, el fraude de Màxim Huerta, el chalé de Pablo Iglesias, y hasta el intento en Cs de captar afiliados pagándoles la cuota... Lo que hiciera falta para responder al tridente de la oposición. Los diputados populares -que el día anterior se quedaron para el arrastre- despidieron a su portavoz como si saliera por la puerta grande de Las Ventas. Miras se fundió en un abrazo. Pura resiliencia 'popular'. Ya se verá en las urnas. Será un año de vértigo.

El barómetro político. Encuesta del Cemop a once meses para las elecciones

Un diagnóstico de la situación se conocerá hoy con la encuesta que hará pública el Cemop sobre la intención y estimación de voto en la Región de Murcia. El trabajo del Centro de Estudios Murcianos de Opinión Pública fue encargado por los grupos parlamentarios de la Asamblea Regional, a un año vista de las elecciones autonómicas. Los resultados hay que ponerlos en contexto, ya que la encuesta se realizó antes del cambio de Gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos