La Verdad

Baloncesto | UCAM MURCIA

Campazzo: «A los rivales tenemos que ir a comérnoslos vivos»

Campazzo, en rueda de prensa.
Campazzo, en rueda de prensa. / LV
  • El argentino apela al cambio de mentalidad para reconducir la situación porque «cuando conseguimos diferencia a favor y nos meten una canasta es como si valiese 20 puntos»

El base argentino Facundo Campazzo, jugador del Universidad Católica de Murcia Club Baloncesto, apeló a ser "más duros" para revertir la situación de un equipo que pelea por la permanencia en la Liga Endesa y dio la clave para ello: "A los rivales tenemos que ir a comérnoslos vivos y que no tengan ganas de jugar contra nosotros".

Campazzo compareció este martes en rueda de prensa dos días después de perder por 86-84 en la pista del Divina Seguros Joventut de Badalona, resultado que sitúa al UCAM CB en el decimocuarto puesto de la clasificación con un bagaje de seis victorias y 14 derrotas, a una sola de los puestos de descenso a la Liga LEB.

En el Palacio de los Deportes y antes de ejercitarse junto a sus compañeros y a las órdenes del entrenador grana, Fotis Katsikaris, el de Córdoba comenzó refiriéndose al encuentro del domingo.

"Acabamos el partido bastante enfadados con nosotros mismos. Llevábamos siete puntos de desventaja a falta de menos de un minuto y al final perdimos por una canasta el último segundo, pero el partido no lo perdimos ahí sino cuando dejamos escapar diez tantos de ventaja por falta de concentración", apuntó para añadir que lo anímico juega en contra.

"Cuando conseguimos diferencia a favor y nos meten una canasta es como si valiese 20 puntos. Tenemos que cambiar la mentalidad y ser más positivos. Si nos encestan debemos sacar de fondo y seguir jugando y si fallamos hay que animar al compañero", reconoció al tiempo que apoyó públicamente a Nemanja Radovic, quien no defendió bien a Luka Bogdanovic, ala pívot serbio que hizo la canasta del triunfo del Joventut a falta de seis décimas de segundo para el final: "Nemanja se sintió un poco más culpable por esa defensa, pero ya digo que no perdimos por esa jugada".

Campazzo sabe que deben dar "un paso adelante" y que eso "pasa por ser un equipo más regular y luchar".

"Hay que incrementar la intensidad defensiva para sacar al contrario de la cancha. Tenemos que ir a comernos vivos a los rivales y que no tengan ganas de jugar contra nosotros", declaró.

Con respecto a la situación clasificatoria, que contrasta con lo hecho la pasada campaña, la mejor en la historia del club con el séptimo puesto y la clasificación por primera vez para los cuartos de final y para una competición internacional, Campazzo dejó claro que "la realidad dice que el objetivo actual es no descender".

"Comenzamos el curso con el de acceder a la Copa del Rey y hacer un buen papel en la Eurocopa, algo esto último que sí logramos más o menos, pero ahora estamos en las últimas posiciones de la clasificación y tenemos que centrarnos en ello pasando por mejorar a nivel individual y como grupo", añadió.

"No nos tenemos que fijar en lo pasado y nos nos ayuda la comparación con respecto a la campaña anterior", señaló también.

La Liga Endesa se paraliza por la disputa esta semana de la Copa del Rey y el argentino también habló de ello.

"Hay que dar vuelta a la página y el parón nos viene bien para entrenar y desconectar un poco, lo cual es necesario para mejor en lo colectivo. Volveremos con las pilas recargadas y con la idea de ser duros. Yo prefiero que piensen de nosotros que somos un equipo duro que digan que somos blandos", afirmó.

Campazzo, quien admitió que no ha estado fino en la dirección durante el mes de enero pero que ya ha mejorado sus prestaciones en febrero, destacó en Badalona con 22 puntos y siete asistencias. El internacional albiceleste se convirtió en el máximo asistente en la historia del club, con 313 pases de canasta en 55 partidos ligueros, y además una canasta suya fue elegida la segunda mejor de la vigésimo primera jornada.

"No me llenó mucho, la verdad y no estoy satisfecho por el partido. Sí me pone contento haber entrado en la historia del club y espero que pasen 30 años para que alguien bata mi récord, mientras que lo de haber hecho la segunda mejor jugada de la semana no es importante y por supuesto que lo hubiese cambiado por ganar", aseguró.