La Verdad

Baron entra a canasta en el choque ante el Bayern.
Baron entra a canasta en el choque ante el Bayern. / Nacho García / AGM

Sensaciones extrañas

  • El duelo ante el Zenit, que podría ser una fiesta, llega con luces y sombras por el horario y la marcha del UCAM en la ACB

Esta tarde regresa, en un horario nada habitual, la competición en la que el UCAM se siente más cómodo, la EuroCup. Y lejos de lo que puedan pensar algunos, se trata de un encuentro importante por tres factores al menos. Lo primero es que el equipo murciano necesita recuperar la autoestima perdida tras lo sucedido el pasado domingo ante el Río Natura Monbus ante su público. Al final del encuentro se escucharon algunos pitos, seguramente producto de la impotencia por cómo se produjo la dolorosa derrota. El UCAM necesita a su público más que nunca y para reconquistarlo debe realizar un buen partido con final feliz. Lo básico ahora es recobrar sensaciones y, aunque el Zenit es un equipo muy poderoso, también puede ser balsámico en esta ocasión, en caso de victoria.

Lo segundo es que el triunfo casi aseguraría evitar el cuarto puesto del grupo C y, en el peor de los casos, el UCAM solo podría caer al tercero. Ahora suma cuatro victorias por dos derrotas y el conjunto ruso lleva tres partidos ganados y dos perdidos. Como el UCAM ya ganó en San Petersburgo, en la prórroga, si vuelve a imponerse, el Zenit solo podría alcanzar las cinco victorias y empatar con los murcianos, con un problema y es que tendría perdido el tanteo particular y solo un triple empate le podría ayudar a quedar por encima del equipo de Óscar Quintana. Y en tercer lugar, el técnico cántabro necesita recuperar efectivos, a unos físicamente y a otros psicológicamente.

La temporada que está realizando Martynas Pocius no es normal, ya que se trata de un jugador de nivel que debería estar aportando al UCAM mucho más. Su estado en estos momentos -nada que ver con las lesiones- es un gran problema para su equipo, ya que lo necesita recuperar y eso requiere minutos. Hasta la fecha no los ha aprovechado, salvo en muy contadas ocasiones. Uno al que le sobra equipaje es Facundo Campazzo. Sigue siendo el motor del equipo y el responsable principal de la buena marcha del UCAM en Europa, pero la máscara le sobra porque le limita la visión (no la lleva por capricho). A Baron le hace falta continuidad y dejar de alternar buenos y malos partidos. El que se tiene que recuperar físicamente y se ha convertido en un jugador importante para su equipo por la versatilidad, confianza y fuerza, tanto para jugar de ala como de ala- pívot, es Ovie Soko. El problema es que hoy vuelve a ser baja y el UCAM no podrá contar con él.

Muchos escolares

El horario que se ha puesto para este partido ha sorprendido y no ha gustado a muchos aficionados. Así, las peñas Zona Pimentonera y Sufridores mandaron ayer un comunicado en el que anunciaron que no acudirán al partido en señal de protesta. Ante la dificultad el club trata de crecerse. Por tal motivo ha decidido que los menores de 14 años puedan acceder a la grada por 1 euro, aunque se han habilitado más estrategias. En muchos colegios están regalando entradas para los jóvenes y es que, aprovechando que el encuentro se disputa a la hora de la merienda, el UCAM, que se podría encontrar un aspecto desolador en la grada, ha optado por intentar llenarla de los jóvenes que normalmente, porque los jueves hay colegio, no pueden acudir a ver los partidos de EuroCup.

El UCAM ya sabe lo que es derrotar al equipo ruso. Es más, en San Petersburgo tuvo que ‘ganar el partido dos veces’. Con el encuentro en el bolsillo se dejó sorprender en la recta final, lo mismo que le ocurrió el domingo ante el Obradoiro, con la salvedad de que el potencial del Zenit es superior y que no terminó de remontar, sino que se quedó en la prórroga. Luego, en el tiempo complementario, se tuvo que imponer nuevamente para llevarse un triunfo por 83 a 85.

En aquel choque la defensa fue la clave, además del gran juego de Campazzo y las ayuda de Radovic, Baron y Faverani. En el Zenit los peligrosos son los mismos que antaño. Ryan Toolson, que fue sujetado perfectamente y solo anotó 11 puntos -ha sido su anotación más pobre con diferencia en la EuroCup-, lleva un promedio de 25 en esta competición. El ex del Herbalife está desatado en ataque, mientras que Aaron White, Janis Timma y Stefan Markovic (ex del Unicaja y Valencia Basket) son los otros jugadores a tener muy en cuenta.

A domicilio los rusos ya han ganado en las pistas del Bayern y Buducnost y solo perdieron en Málaga, por siete puntos. Su mayor virtud es el lanzamiento de tres puntos y el déficit que arrastra, pese a su gran altura, es el rebote. En su competición doméstica, la VTB United League, marcha en la cuarta posición y se presenta en Murcia tras ganar en la pista del Bayern 88-99 en la EuroCup (hace dos semanas) y 75-100 al Enisey, con 24 puntos de Ryan Toolson. Y en los últimos partidos el que ha sido baja es el hijo del entrenador, Sergey Karasev. Esta baja fue lo que permitió al club firmar un nuevo jugador, un pívot norteamericano muy atlético, Mbakwe.