La Verdad

Tenis | Montecarlo

Nadal reduce el muro de Schwartzman

Rafa Nadal, en la tierra batida de Mónaco.
Rafa Nadal, en la tierra batida de Mónaco. / Efe
  • El balear alcanzó las doce semifinales en Montecarlo al derrotar al combativo rival argentino en dos sets

Rafa Nadal ha pisado las semifinales de Montecarlo en doce de catorce participaciones. Un dato que se amplifica si se tiene en cuenta que ya está a dos partidos de conquistar el décimo entorchado en la tierra monegasca. El balear redujo al argentino Diego Schwartzman en dos sets 6-4 y 6-4, en lo que supuso una pelea contra su propia medicina, y es que Diego luchó de tú a tú desde el fondo y a punto estuvo de forzar un tercer set gracias a convertirse en el reflejo de la pared que es el juego de Nadal. Pero Rafa sabía que hoy no era día para fallar y pese a que la noche caía sobre Montecarlo, su juego encendió la luz que le dio la victoria.

Todo ello pese a un inicio malo con el saque perdido que rápidamente devolvió con una contra rotura, pero que pudo ser peor cuando Nadal salvó una bola de break en el noveno juego con una jugada de saque y red que demostró que no estaba en el partido a por tonterías. Quería ganar, y lo haría a toda costa, a jugar a ser más pared que el argentino y acertar en los momentos clave, por eso rompió en el siempre temible décimo juego (6-4). Y lo refrendó al comenzar el segundo set al recuperar una bola de la nada, de esas que pasarán años y años y solo será capaz de desenterrar él.

Esa bola perdida para cualquier tenista menos para él fue la puntilla al segundo juego del set, el cual comenzó Schwartzman al saque 40-0 y acabó por ceder gracias a cinco puntos consecutivos para el balear. Ahí Rafa sufrió el mismo cortocircuito que con Edmund en su debut y cedió cuatro juegos consecutivos, hasta que dijo basta. Nadal, con la garra que le caracteriza, un passing espectacular y un “¡Vamos!” que despertó a los que se fueron pronto a dormir en Montecarlo. Otra rotura en el décimo juego y a descansar para semifinales. La rutina de un campeón.

Goffin evitó que el duelo Djokovic-Nadal volviese a escena al derrotar al serbio en una batalla de más de dos horas y media (6-2, 3-6 y 7-5) y acrecentar la crisis de identidad de “Nole”, que desde que tocó el cielo en la tierra batida de París 2016, parece haberse contagiado de una maldición que le impide estar arriba en los torneos. Goffin y Nadal nunca se han enfrentado, además estas serán las segundas semifinales de Masters 1000 para el joven belga.

Rafa no será el único español en semifinales. Entre los cuatro mejores de Montecarlo se coló también Albert Ramos, que en el primer partido de la jornada liquidó al croata Marin Cilic en tres sets por 6-2, 6-7 (5) y 6-2. El catalán, que enfrentará en la siguiente ronda a Lucas Pouille, rompió dos records de su carrera al vencer a dos “top ten” de manera consecutiva y llegar a semifinales en un Masters 1000 por primera vez. “Estoy muy contento con la victoria, sobre todo después de no poder cerrar cuando sacaba para partido en el segundo set”, aseguró Ramos en declaraciones emitidas por su equipo de comunicación. Y es que Ramos supo rehacerse de haber sacado sin éxito para partido en el segundo set, caer en el ‘tie break’ y comenzar la manga definitiva ‘break’ abajo, pero con la confianza de haber derrotado el día anterior al número uno mundial, Albert le endosó seis juegos consecutivos a Cilic para cerrar el partido y demostrar que eso de que el tenis español está en horas bajas es solo un espejismo. En Montecarlo habrá dos, más que de cualquier otro país.