La Verdad

comentario

'La diferencia está en el carácter'

'La diferencia está en el carácter'
/ Rafa Marrodán
  • ¿Por qué gana Viñales y por qué pierden Márquez y Lorenzo?

Antes de que siga leyendo he de advertir que la lectura del titular y del subtítulo de este artículo puede llevar a engaño. Sí vamos a explicar las razones por las que Maverick Viñales está dominando con mano de hierro el inicio del Mundial 2017 y por qué les está costando tanto a Marc Márquez y Jorge Lorenzo, pero la diferencia de carácter que anunciamos en el titular no se refiere a ellos sino a sus motos, que son las que están detrás de lo que está sucediendo. Probablemente se esperaba otra cosa, pero si le gustan las carreras, si quiere entender lo que está pasando en lugar sólo mirar, siga leyendo; vale la pena.

En primer lugar partamos de la premisa que estamos hablando de dos supercampeones, Lorenzo y Márquez, y uno que está llamado a ingresar en ese club de los superdotados. Es decir, si hay diferencia entre ellos, no es de talento, sino fruto de un factor externo. Bien, puestos de acuerdo en esto, aclaremos dónde están las diferencias… Es bastante fácil de entender cuando se mira en la dirección correcta.

Después de conquistar en Argentina su segunda victoria de la temporada, Maverick Viñales declaraba tras la carrera que su equipo le había dado una moto “perfecta”, una moto con la que se había sentido cómodo. «Cuando es así hago lo que quiero en la pista. Soy capaz de pilotar a mi modo, dar el 100 % de mí», dijo. Es decir, Viñales básicamente está explicando la simbiosis perfecta entre piloto y moto. Maverick no tiene más preocuparse de tener claro qué quiere hacer y ejecutarlo.

Ese mismo discurso, el de la relación piloto-moto, sonó muy diferente a sólo unos metros de dónde lo había dado Viñales: en los 'boxes' del equipo Repsol Honda de Márquez y en el del Team Ducati de Jorge Lorenzo.

En el caso de Marc, éste explicaba que no sabía por qué se había caído, que no estaba haciendo nada diferente a lo que había hecho en las vueltas precedentes y que, así con todo, se fue al suelo inesperadamente. «Sabemos desde la pretemporada que nuestra moto es complicada. Los problemas de aceleración que tenemos en salida de curva nos obligan a tener que recuperar el tiempo y los metros perdidos en las frenadas. Esta necesidad a su vez nos obliga a tener que montar neumáticos capaces de soportar las cargas que se generan en las frenadas, que por estructura penalizan la capacidad de adherencia», explicó. Así las cosas, caerse perdiendo inesperadamente la rueda delantera es bastante fácil… como le pasó a en termas de Rio Hondo a Márquez y Dani Pedrosa, no por casualidad pilotos del la misma moto en el mismo equipo. En las carreras las casualidades no existen.

Las razones de la caída de Jorge Lorenzo fueron otras, pero sus problemas no son diferentes a los de Márquez: Jorge se ha encontrado en Ducati, marca a la que ha llegado este año desde Yamaha a cambio de una cifra bestial, con una moto muy, muy 'especial'. Una moto difícil, muy difícil, con la que el propio Valentino Rossi se estrelló cuando en 2011 llegó ese mismo 'box' en el que está ahora Lorenzo. Jorge tiene por delante un enorme desafío, que es la de entender y sacarle el máximo partido a su nueva moto.

Como se puede ver, el discurso es muy diferente en los casos de Márquez y Lorenzo comparado con el de Viñales. Del «hago lo que quiero con la moto y puedo pilotar al 100 % de mis posibilidades» del primero a tener que adaptarse al carácter de su moto en el de Marc o tener que entender la suya en el de Lorenzo. No hace falta entender de motos para responder a la pregunta de quién será más eficiente en una carrera, ¿a que no?

Pues hasta que esta relación entre piloto y moto no cambie, los resultados que se dieron en Catar y el fin de semana en Argentina, es decir, un Viñales dominador y Márquez y Lorenzo sufriendo, no cambiarán. Es pura cuestión de carácter… de sus motos.

*Manu Pecino es un periodista especializado en motor que lleva décadas cubriendo los Grandes Premios.