La Verdad

COMENTARIO

Cuanto más complicado, más Márquez

video

Marc Márquez. / Rafa Marrodan.

  • El piloto de Cervera acabó marcando la 66ª pole de su carrera con una ventaja de casi 8 décimas sobre un sorprendente Karel Abraham y Cal Crutchlow, tercero

Cómo habían anunciado las previsiones, la lluvia hizo aparición en la jornada de hoy en Termas de Rio Hondo, donde se han venido celebrando a lo largo del fin de semana los entrenamientos del GP de Argentina que se correrá hoy domingo. Llovió en la sesión de la mañana, mientras que por la tarde la pista se quedó en esa desagradable situación -para los pilotos- de semiseca o semimojada, cada uno que lo llame como prefiera.

Y es cuando las cosas “no están claras”, cuando la determinación de Marc Márquez –por llamarlo de una forma elegante- sale a relucir… la suya y la de un “abuelo” llamado Valentino Rossi. El piloto catalán ya había terminado segundo ayer en condiciones normales a tres segundos del dominador de lo que va de año, Maverick Viñales. Como aquí ya nos conocemos todos, estaba en el guión que el agua y/o la humedad le iban a restar la confianza que había demostrado en seco.

El resultado es que Márquez acabó marcando la 66ª pole de su carrera con una ventaja de casi 8 décimas sobre un sorprendente Karel Abraham y Cal Crutchlow, tercero. Viñales no pasó de la sexta posición, pero como quiera que las previsiones meteorológicas anuncian “no lluvia” para mañana, el piloto de Rosas (Gerona), se mostraba tranquilo y con confianza de cara a la carrera.

Y es que así las cosas, la pelota ha vuelto al tejado de Márquez, que deberá encontrar junto a su equipo esas 2/3 décimas por vueltas que perdía con respecto a Viñales con el asfalto seco. Dentro de lo malo, lo positivo es que Marc sabe exactamente en qué punto del circuito está esa diferencia –entre la curva 3 y 4-. Si sus técnicos y los ingenieros de Honda serán capaces de neutralizar esa diferencia, lo veremos mañana, ya sea en el entrenamiento libre de la mañana o en la propia carrera.

Mención especial merece, una vez más, Valentino Rossi, auténtico especialista en pescar en aguas revueltas. Cuando las cosas no están claras, cuando la disyuntiva es arriesgar o conservar, el supercampeón italiano tira de experiencia. Y nueve de cada diez veces le saca máximo rédito. Si en la jornada de ayer Rossi acababa en una retrasadísima y preocupante 16ª posición, mañana saldrá desde la séptima.

Muy al contrario le fueron las cosas a los dos pilotos del equipo Ducati de fábrica, Jorge Lorenzo y Andrea Dovizioso. El 18º y 14º puesto de ayer, respectivamente, muy poco ha sido enmendado sobre el asfalto semihúmedo. El mallorquín saldrá desde la sexta línea de la parrilla de salida tras clasificarse 16º; su compañero de equipo lo hará tres puestos por delante.

Tanto Lorenzo como Dovizioso necesitarán mañana mucha concentración, determinación y también suerte para abrirse camino a través del pelotón.

A pesar de esta decepcionante situación de partida, Jorge se mostraba relativamente contento con el paso adelante dado en la puesta a punto de la moto. Tras sentirse en un callejón sin salida, él y sus técnicos decidieron volver a la posición de conducción que descartaron a su llegada a Ducati… y las sensaciones han empezado a aparecer.

*Manu Pecino es un periodista especializado en motor que lleva décadas cubriendo los Grandes Premios.