La Verdad

gp argentina

Argentina, primera prueba para el líder Viñales

fotogalería

Maverick Viñales celebra su victoria en Catar. / AFP

  • La lluvia amenaza de nuevo con alterar los planes de pilotos y equipos

Los pilotos del Mundial de Motociclismo han llegado a Argentina como a Qatar, con la mirada puesta en el cielo y en las posibilidades de lluvia; y con la mirada puesta en Maverick Viñales, líder del Mundial, y el hombre que amenaza con pelear por todo en este 2017. «En casa he entrenado más que nunca», explicó el de Yamaha ya en Termas de Río Hondo, en una zona que ha sufrido fuertes lluvias en los últimos días. «He intentado llegar lo mejor posible física y mentalmente para estar lo mejor aquí. Es otro Gran Premio importante, un circuito donde Marc y Valentino van muy rápido y habrá que plantarles cara». Tras los problemas con la suciedad de la pista en los últimos tres años, los pilotos de la clase reina pidieron a la organización que buscase una solución para esta temporada. De común acuerdo se organizó una 'rodada' de aficionados, casi 200 motos rodando durante dos días para intentar que la goma de los neumáticos se acumulase en la pista, algo que aumenta el agarre, un punto crítico en Termas. Aunque la lluvia tiró por la borda la solución.

«Desde 2014 me he sentido muy bien aquí», reconoció Marc Márquez, ganador en 2016 en Argentina. «Esta pista cambia mucho de viernes a domingo, por el cambio en el agarre, pero veremos las previsiones del tiempo cómo evolucionan», añadió el de Cervera acerca de un parte meteorológico que da agua en estos días, sobre todo el sábado. «Aquí sabemos que tiene que ir un poco mejor que en Qatar pero no quiere decir que vayamos a ganar. Hay que trabajar mucho y entender tras el warm up hasta dónde podemos llegar». Y es que, como señaló Viñales, la de Termas es una pista en la que tanto Márquez como Valentino Rossi han tenido buenos resultados en los últimos años, en un trazado que encaja bien con la Yamaha. «Ahora tenemos diez motos que pueden pelear por el podio o estar delante en cada entrenamiento. Y se sufre más», aceptó Rossi, que cumple en Argentina su gran premio número 350. «Es una buena cifra, aunque es mejor la calidad que la cantidad, que los resultados sean los mejores posibles. Este fin de semana espero empezar desde donde lo dejé en Qatar». Y es que, pese a que Viñales ganase, el tercero de Rossi, muy cerca de los dos primeros durante toda la prueba, fue uno de los puntos más comentados tras la prueba inaugural del campeonato. Allí Rossi hizo su milagro de los domingos, consiguiendo solucionar los problemas en el tren delantero que le habían amargado a lo largo de todo el invierno. «Lo de invierno ha sido mi culpa, he tardado más en entender la moto que Maverick. Pero hicimos un buen trabajo durante los entrenamientos de Qatar», explicó. Curiosamente, para Argentina Michelin ha traído un nuevo compuesto delantero, también otro trasero, este tras los problemas de 2016 que obligaron a los pilotos a pasar por el box a cambiar de motos a mitad de carrera. Unos neumáticos que obligatoriamente van a tener que probar los pilotos durante los entrenamientos libres.

«Cuando hablé con Michelin del problema con el neumático delantero me dijeron que era el único que lo sufría. Y han traído un material nuevo para mejorar esto, así que igual no era el único.». Rossi, Márquez. y Ducati, que en 2016 pasó de poder haber firmado un gran domingo, con sus dos motos en el podio, a tener que sufrir la humillación de ver cómo Andrea Iannone tiraba a Andrea Dovizioso dejando a las dos motos rojas por el suelo. Un trazado que encaja bien con la moto italiana -pese a los problemas de agarre-, buena señal para el segundo de la general, que ya terminó segundo tras Márquez en la carrera de 2015. Aunque no es Dovizioso el que acapara la atención en ese box. De nuevo la pista pondrá a prueba el proyecto Lorenzo-Ducati, en un gran premio que llega tras un día privado de entrenamientos en Jerez. «Jorge en cada salida aprenderá algo. Aunque en esta pista el grip no es el mejor, no creo que le ayude. Pero hay curvas que le encaja bien», analizó Dovizioso, que junto a Dani Pedrosa será uno de los que pongan a prueba sus opciones de estar peleando con los teóricos favoritos en el presente curso. "El test de Jerez fue bastante positivo», explicó Lorenzo, que encara esta situación nueva para él -«estaba malacostumbrado, debuté a MotoGP y todo me fue muy bien desde el principio, con tres poles seguidas, seguramente con una moto más fácil»- con mucha calma y consciente de que los primeros pasos serán complicados. «Probamos cosas positivas, di muchas vueltas consecutivas y me cansé menos, el ritmo fue bueno. Veremos aquí, porque las condiciones de la pista suelen ser raras y hasta el tercer o cuarto entrenamiento no se entiende la potencialidad de cada piloto. Necesitamos kilómetros, eso seguro. Tengo que entender, sobre todo, cómo hacer girar la moto. Creo que lo sé, pero hay que ponerlo en práctica».