La Verdad

moto2

Poderoso estreno de Morbidelli

Alex Márquez, tras la victoria.
Alex Márquez, tras la victoria. / Efe
  • Alex Márquez tiene que conformarse con el quinto puesto

«Yo creo que sí, que es el hombre a batir. Hizo un final de temporada muy fuerte el año pasado, ya está acostumbrado a estar en el podio, tiene mucha experiencia de luchar contra pilotos muy fuertes como Rins o Zarco. Creo que los candidatos van a ser los cinco primeros de hoy. Alex Márquez también ha dado un paso muy grande y seguro que estará peleando por posiciones de arriba». Este fue el análisis que hizo después de la primera carrera de Moto2 el portugués Oliveira, cuarto en pelea por el tercero hasta el final contra Nakagami. Y ese ‘hombre a batir’ es Morbidelli, otro de los pupilos de Rossi, y que en Losail confirmó que es uno de los favoritos al título al firmar su primera victoria mundialista en una prueba que dominó de principio a fin, sin dar opciones a sus contrincantes.

Como ya ocurrió el año pasado en Moto2, los domingos suelen ser cuestión de ritmo y de gestión, de cómo jugar con los neumáticos hasta el final. Algo en lo que Morbidelli fue superior al resto. Enseguida estiró el grupo y dejó de rueda a Luthi, el que más hizo por pelearle la victoria. Por detrás, Márquez y Nakagami se fajaron por no dejar escapar la cabeza, y después se metieron en la pelea por el tercer peldaño del cajón, algo a lo que tuvo que terminar renunciando por problemas de estabilidad en su Kalex.

De hecho, incluso Oliveira acabó adelantándole, aunque de su decisión de aceptar el quinto como bueno hay que extraer el lado positivo de poner por delante la madurez para no arriesgar cuando antes si lo hacía, consciente de que los once puntos cazados podrían terminar siendo buenos en el objetivo de la pelea por el título en la que, como reconoció Oliveira, va a ser uno de los nombres a tener en cuenta en este 2017.

Temas