La Verdad

El año crucial de Álex Márquez

Álex Márquez y Franco Morbidelli, de la categoría de Moto2.
Álex Márquez y Franco Morbidelli, de la categoría de Moto2. / Estrella Galicia
  • El equipo Estrella Galicia encara 2017 con dos títulos en la mirilla

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Este jueves se han presentado en Madrid los tres equipos del proyecto deportivo patrocinado, entre otros, por la cervecera gallega Estrella Galicia, para el Mundial de Motociclismo 2017. Tres escuadras en las tres cilindradas bajo la dirección de los experimentados Michael Bartholemy -rigió los destinos de Kawasaki en MotoGP antes de que la marca nipona dijese adiós al campeonato- y Emilio Alzamora. Y con Marc Van der Straten, uno de los más poderosos empresarios cerveceros del planeta (su familia fundó hace tres siglos Stella Artois y ahora es dueño de la multinacional Anheuser-Busch), como mecenas. Tres equipos con misiones y visiones diferentes. En la clase reina, con dos de las Honda satélites, Jack Miller -sorprendente ganador en Assen el año pasado- y Tito Rabat buscarán hacerse un hueco en una categoría que presenta uno de los niveles más altos que se recuerdan. Rabat, campeón del mundo de Moto2 2014, viene de completar una dura temporada de debut y ha llegado a este momento de la pretemporada arrastrando las secuelas físicas de la dura caída que sufrió en las primeras pruebas en Sepang (Malasia). El barcelonés, que se muestra optimista con el chasis nuevo de su Honda mientras espera ver cómo será el motor de que dispondrá en la primera carrera de Qatar, es seria duda para el último test de invierno, el de la semana que viene en el circuito de Losail que inaugurará a finales de este mes de marzo el Mundial 2017.

Las realidades en Moto3 y Moto2, sin embargo, son otras. En la clase pequeña, de nuevo con Honda, la escudería dirigida por Jordi Arquer, mano derecha de Alzamora, buscará otra vez hacerse con el título. Una presión que recaerá en los hombros del italiano Enea Bastianini, primero del escalafón de favoritos merced a su segundo puesto en la general de 2016, una vez que el campeón, Brad Binder, ha dado el salto a Moto2. Y, junto a Bastianini, Arón Canet. En su segundo año en el campeonato, el valenciano jugará a hacer buenas las sensaciones que dejó en su debut para tratar de ser una de las sorpresas del año. En ese sentido, el panorama en Moto2 tiene ciertas similitudes con lo que se vive en la clase pequeña. También con un italiano, Franco Morbidelli –de madre brasileña y uno de los pupilos de Valentino Rossi-, como uno de los claros favoritos en la pelea por el Mundial, y con un piloto español al lado que tendrá que dar un salto. En su caso, a diferencia de Canet en Moto3, un salto exigido. Y es que Álex Márquez, campeón de Moto3 en 2014, arrancará su tercer año en la clase intermedia con la necesidad de borrar todas las malas sensaciones de sus dos primeros cursos, en los que terminó demasiadas veces por los suelos. "2015 y 2016 están ahí, porque siempre se aprende algo”, comentaba con tranquilidad tras el acto de presentación. "Las ganas me han jugado muchas malas pasadas, así que habrá que estar mucho más tranquilo y ser regular, algo que será la clave. Es un año donde ha habido cambios, se han ido pilotos, han subido otros, han entrado marcas como Suter y KTM, así que será un año muy interesante. Me parece que el nivel ha subido, por lo que he visto en los test".

El menor de los Márquez pasó un complicado momento en 2016, cuando desde su actual escudería le confesaron que estaban mirando otros pilotos. Una llamada de atención que no se concretó pero que mostró lo difícil de la situación del piloto de Cervera. "Es el tercer año, hay presión, y hay que asumirlo. Es lo que toca", confiesa. "Si va mal aceptaré todas las críticas, porque es un año en el que toca hacerlo bien y estar delante. Por ahora estamos haciendo el trabajo bien, pero hay que mejorar: para el muy bien aún falta un poquito". Y es que, y pese a haber terminado decimotercero en la última general, Márquez es quizás la mejor baza de nuestro motociclismo para lograr un buen resultado en una cilindrada en la que los españoles se llevaron cuatro de los cinco primeros títulos puestos en juego.