La Verdad

Motociclismo | MotoGP

Pistoletazo de salida al gran reto de Jorge Lorenzo

Jorge Lorenzo, durante la presentación de Ducati.
Jorge Lorenzo, durante la presentación de Ducati. / Efe
  • Ducati presenta un proyecto con el español como punta de lanza

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Hay un tema tabú en Borgo Panigale (Bolonia), la mítica central de Ducati. Un tema del que no se habla: el fracaso del bienio Valentino Rossi, el proyecto llamado a cerrar un círculo mágico, la moto italiana ganando en manos de uno de los grandes mitos del deporte mundial y el deportista más famoso del país transalpino. La aventura terminó con el regreso en 2013 -casi con el rabo entre las piernas- de Rossi a Yamaha, después de dejar tras de sí una moto completamente cambiada -Ducati dejó su tradicional seña de identidad del chasis tubular por el extendido de doble viga- y provocando un cambio en la estructura técnica de la marca. Al ingeniero Filippo Preziosi le sustituyó, con todo el poder sobre el proyecto MotoGP y coincidiendo con la compra de Ducati por Audi, Gigi Dall'Igna, con un gran prestigio en la competición de las dos ruedas tras su paso por el Grupo Piaggio, tanto en Derbi como en Aprilia. Dall'Igna reordenó el departamento de carreras y con el impulsivo y explosivo Andrea Iannone más el experimentado y con fama de gran desarrollador Andrea Dovizioso comenzó una carrera para conseguir una moto competitiva y más 'democrática' que aquella que exprimió Casey Stoner para lograr el título de pilotos en 2007. Y es que el australiano, ahora probador en Ducati, se mostró como el único capacitado para pelear con Honda y Yamaha con la moto italiana. En ese sentido, 2016 supuso un espaldarazo para Dall'Igna. Ducati brilló y logró dos victorias, la prueba esperada para corroborar que es una moto competitiva y que está en condiciones para pelear por el Mundial.

Este viernes, en Borgo Panigale, Ducati ha dado el pistoletazo de salida oficial a ese nuevo proyecto con el nuevo objetivo. Y con el arma que en la marca boloñesa esperan que ponga el resto: Jorge Lorenzo. Con Dovizioso al otro lado del box, el mallorquín afronta el gran reto de su carrera deportiva, tras sus tres entorchados con Yamaha. Una nueva motivación que encara con la máxima de las ilusiones.

"Tengo que admitir que estoy más nervioso ahora que en las carreras", ha explicado Lorenzo, ya vestido de rojo en una moto que este año incluye a la española SEAT como patrocinador. "Ayer fue un día muy especial porque todo el mundo me transmitió su entusiasmo, y eso es algo que solo puedes vivir en Ducati y con su gente". La presentación de Bolonia ha sido también el primer acto en el que el piloto español ha podido hablar sobre sus sensaciones con su nueva moto, para la que Dall'Igna ha prometido muchos cambios desde el primer test en Sepang (Malasia) a finales de este enero hasta la primera carrera, muchos forzados por la prohibición de llevar alerones, un factor al que Ducati supo sacarle mucho provecho en 2016. "Las impresiones sobre la moto son muy positivas. Hasta ahora, en MotoGP siempre había trabajado con la misma marca. Al subirme a la Desmosedici me sorprendió su estabilidad. Todo el mundo hablaba de una moto muy nerviosa, pero no es así. Y su potencia es increíble". Una buena señal para tratar de lograr un objetivo que nadie esconde. "No nos gustan las excusas, por eso fichamos a Lorenzo", ha afirmado con rotundidad Dall'Igna. "Cuando has podido ser campeón, lo único que quieres es volver a serlo", ha afirmado Lorenzo, uno de los grandes atractivos de uno de los mundiales de MotoGP más interesantes que se recuerdan y al que Ducati llega, esta vez sí, con la intención de ganar.