La Verdad

pretemporada

Honda: tres motores en cinco días

Un coche de Honda.
Un coche de Honda. / Afp
  • Nueva avería en el regreso de los test de McLaren: Vandoorne pierde cuatro horas

  • El más rápido y más trabajador del día, Massa, empatado con Vettel, a 168 vueltas

El fin de semana no ha servido para que Honda se ponga las pilas, y cada vez hay más enfado en McLaren. La primera jornada de la segunda y última semana de test de pretemporada de Fórmula 1 empezó como acabó la anterior: con los miembros de la escuadra de Woking pidiendo disculpas a los fans, echándose la culpa mutuamente y los pilotos cada vez más enfadados por ver que, por tercer año consecutivo, siguen las mismas fallas estallando en su casa.

Stoffel Vandoorne había comenzado la mañana con muy buenas sensaciones, e incluso había completado tandas largas por primera vez en esta pretemporada. Sin embargo, llegaron los problemas antes de comer: desde Honda detectaron un fallo eléctrico que les obligó a volver a quitar el motor, montar una especificación de las que habían arreglado la semana pasada y permitir que nuevamente corrieran ríos de tinta en su contra. Tres motores cambiados en cinco días, todo un récord para un equipo que hace no muchas semanas se permitía el lujo de soñar con los podios de manera esporádica.

Este contratiempo obligó a una rueda de prensa conjunta (otra) de las dos partes contratantes: Eric Boullier por el lado de McLaren y Yusuke Hasegawa por el de Honda. El francés tiró de ironía: "preguntadle a Honda" y admitió que la relación entre ambos es de "máxima tensión", aunque están comprometidos a seguir mucho tiempo juntos. Al menos hasta que cumplan el contrato que les une. Pese a este serio contratiempo, este martes Vandoorne completó 80 vueltas, casi todas por la tarde, aunque sus tiempos no pudieron ser competitivos.

Massa hace resurgir a Williams

El que más vueltas dio y logró la vuelta más rápida del día fue el retirado arrepentido Felipe Massa. El brasileño, como Sebastian Vettel con su Ferrari, dio 168 vueltas y demostró que el Williams también es un monoplaza que puede estar ahí: el 1:19.726 es la segunda vuelta más rápida de estos test de pretemporada, sólo 25 milésimas más lenta que el crono que marcó Valtteri Bottas con Mercedes y neumáticos ultrablandos (Massa lo hizo con superblandos) la semana anterior.

Lewis Hamilton y su compañero se turnaron el día, y el tricampeón no salió nada satisfecho. "Las sensaciones no fueron demasiado buenas hoy. Hacía demasiado calor que afectó a la degradación de los neumáticos y sufrimos daños en el suelo del monoplaza, pero afortunadamente nada importante y eso es positivo. No estoy demasiado entusiasmado porque esto sólo es el inicio de la segunda semana y habrá que esperar a los próximos días para hacer valoraciones", dijo, algo serio, en un corralito con la prensa, en el que le acompañó uno de sus mejores amigos: su bulldog Roscoe. Antes, sólo había rodado 49 vueltas y su mejor crono acabó siendo el cuarto del día.

En términos generales, la jornada la dedicaron los equipos a hacer los últimos ajustes aerodinámicos. Excepto McLaren, que dedicó el día a estirar el motor a ver hasta dónde podía durar, el resto de escuadras montaron diferentes piezas para adaptar sus respectivos monoplazas de cara a la carrera de Australia de dentro de 20 días. Quienes empiezan a despertar son los Red Bull, equipo que en palabras de Daniel Ricciardo, "está empezando a estar vivo". Este es el gran rival que espera Fernando Alonso, que se montará este miércoles en el MCL32 para probar de nuevo si la mecánica le respeta.

Temas