La Verdad

motor

La F1 afronta su 'americanización' tras el fin de la 'era Ecclestone'

Lewis Hamilton, durante el último Gran Premio de EE UU.
Lewis Hamilton, durante el último Gran Premio de EE UU. / Mark Thompson (Afp)
  • El objetivo de los responsables de Liberty Media de llevar a cabo una revolución cultural en este deporte cuenta con partidarios y detractores

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Los responsables de Liberty Media, nuevo propietario de la Fórmula 1, aceleraron la salida del emblemático jefe Bernie Ecclestone con el objetivo de comenzar a desarrollar lo antes posible un espectáculo diferente e incrementar el potencial de marketing de la más prestigiosa de las modalidades del automóvil.

"Es un gran deporte, pero puede ser mejorado, necesitamos un nuevo punto de partida", señaló el martes en la BBC Chase Carey, antiguo directivo de Century Fox y que se ha convertido en el nuevo jefe de la Fórmula 1, nombrado por el grupo de comunicación estadounidense Liberty Media. "No tenemos otra ambición que hacer un deporte fantástico para los aficionados", añadió.

El nuevo propietario pretende introducir una revolución cultural en un deporte históricamente dominado por los europeos. "Hace mucho tiempo que un cambio era necesario. M. Carey, le deseo mucho éxito para hacer grande nuestro deporte", escribió en la red social Twitter el vigente campeón mundial Nico Rosberg, tras el despido de Ecclestone, de 85 años, que en principio iba a acompañar la transición durante tres temporadas pero que finalmente tendrá el puesto de presidente de honor. "Creo que Liberty Media puede aportar un poco de pimienta. Quizás podrían 'americanizar' todo esto. Son expertos en el 'show business' y es lo que necesitamos ahora", añadió a la agencia alemana SID Rosberg, que se retiró tras lograr su corona mundial.

Caída de las audiencias

El camino hacia el entretenimiento de la Fórmula 1, cuyas audicencias han caído en los últimos años, es compartido por los diferentes actores del medio. "Otra época comienza. Todo va a cambiar. Es una oportunidad para todos nosotros. Los estadounidenses saben lo que hacer para crear el 'entertainment' sin perder de vista el aspecto deportivo", ha señalado Toto Wolff, jefe de la escudería Mercedes, a la agencia SID.

"Bernie desarrolló el deporte en los mercados emergentes y Liberty probablemente intentará enganchar a la audiencia de los Estados Unidos, gracias a los medios tradicionales y en línea, lo que debería aumentar el atractivo de este deporte para las marcas y las nuevas generaciones", ha explicado Alex Kelham, encargado de negocios en el deporte en el gabinete de abogados británico Lewis Silkin.

En las carreras, que deberían ser más numerosas (está previsto aumentar a 25 las 20 que hay en la actualidad), las cosas van a cambiar para evitar el fenómeno que explicó a la BBC Ross Brawn: "Miras un Gran Premio sin saber con seguridad lo que ocurre". Este último, antiguo director de Ferrari, ha sido contratado por Carey para estudiar las mejoras que se pueden aportar en el reglamento de las carreras para eliminar los elementos que condicionan el espectáculo. "Queremos que la carrera sea muy divertida de principio a fin", añadió Brawn.

Esta evolución debería satisfacer a las cadenas de televisión, decepcionadas con lo ofrecido en los últimos años y con el descenso en las audiencias. "Hemos insistido constantemente sobre el reglamento, que es demasiado complicado. Provoca demasiadas preguntas sin respuestas sencillas. Y esto no es bueno, porque deja al telespectador con la duda", ha señalado un responsable de RTL Alemania.

El antiguo campeón Damon Hill es uno de los pocos cuya opinión va a contracorriente: "Una de mis dudas es la introducción de demasiados nuevos artificios para mejorar el atractivo del deporte. Lo que hace atractiva a la Fórmula 1 es que es la mejor competición del automóvil, con los mejores pilotos en las carreras más difíciles por todo el mundo".

Además en las carreras la estructura de gobierno de la Fórmula 1 también debería transitar hacia una transparencia y una pluralidad inéditas tras más de 40 años de "dictadura" de Ecclestone, según las propias palabras de Carey el lunes. Las escuderías, que Liberty Media propone asociar al capital de la Fórmula 1, "van a tener la oportunidad de renegociar ciertos puntos que Bernie Ecclestone nunca quiso mover", finalizó Kelham.