La Verdad

Raúl Martínez entrenando en el cartagenero circuito de Los Popos, este viernes.
Raúl Martínez entrenando en el cartagenero circuito de Los Popos, este viernes. / Pedro Martínez / AGM

Martínez no se cansa de ganar

  • El piloto cartagenero logra su décimo título nacional de trial bici y, a sus 34 años, quiere ser campeón mundial

Raúl Martínez (Cartagena, 1982) acaba de conquistar su décimo título de campeón de España. Además, en este 2016 redondo para él, ha sido subcampén del mundo tras varios años fuera del podio en competiciones internacionales. Su currículo es tan brillante como kilométrico. Es una estrella mundial en su deporte, el trial bici, también llamado bike trial. Y sin embargo es un auténtico desconocido en su ciudad. «Ya sabemos cómo funciona esto. No hablo solo de Cartagena o de la Región de Murcia, sino del resto del país. Cuando se habla de deporte solemos pensar que solo existe el fútbol. Empecé con 14 años y ya tengo 34. Después de 20 años en el trial bici, ya tengo asumido que lo que se consiga en un deporte minoritario va a tener menos relevancia. Pero seguimos luchando», cuenta el piloto cartagenero, de la Urbanización Mediterráneo, con un puntito de resignación.

No vive de su deporte. Trabaja en Relesa, una empresa de Fuente Álamo que fabrica rejillas electrosoldadas. No tiene preparador físico ni mecánico, lujos que sí pueden costearse los pilotos franceses, italianos y belgas a los que ha vencido en el último Mundial, en el que solo le ha superado el vitoriano Sergio Fernández, de 20 años. «Cuando gané cinco años seguidos el Campeonato de España [entre 2000 y 2005] sí que pensé que podía ser un profesional del trial bici, como los hay en otros países. Pero pronto vi que no iba a poder vivir de este deporte, porque no había ayudas públicas ni tampoco llegaban los patrocinadores», confiesa Martínez.

A la larga, no salir del amateurismo le ha venido bien. «Tuve años malos, pero últimamente he cambiado el chip, me he quitado toda la presión de encima y voy a las competiciones a pasarlo bien. Antes me encerraba en el hotel y solo competía. Ahora, disfruto de todo el viaje con mi mujer. Eso ha hecho que este 2016 haya sido tan bueno. Tengo 34 años y lo dejaría ya, pero ahora es cuando mejor me lo estoy pasando y quiero ver si soy capaz de ganar el Mundial del año que viene. Un par de años sí que voy a seguir», anuncia. Entrena dos horas a diario en un deporte cuyas reglas son «casi las mismas» que en el trial de moto. Admite que ha tenido «suerte», porque «me he caído poco y nunca me he hecho mucho daño». Martínez lo ha ganado todo. Pero quiere más. «Esto es un hobbie caro, pero gano medallas y soy feliz», resume.