La Verdad

El golf las trajo hasta aquí

Las protagonistas del artículo posan en las inmediaciones del campo de golf de Hacienda del Álamo.
Las protagonistas del artículo posan en las inmediaciones del campo de golf de Hacienda del Álamo. / María Jesús Peñas
  • Cinco mujeres de diferentes nacionalidades explican por qué viven en la Región

«Inquietud. Sí, esa es la palabra», afirma definitivamente Anna Frigieri al buscar el adjetivo más apropiado para la sensación que tuvo esta viajadísima británica -nacida en Egipto y que domina cinco idiomas-, cuando tomó junto a su marido la decisión de venir a vivir, no a Murcia, sino más concretamente a la localidad de Fuente Álamo. Recuerda haber visitado el complejo de golf de Hacienda del Álamo -ubicado en el municipio fuentealamero- aún por construir y, por «el que se había interesado Norberto», para continuar explicando: «¡No había nada! Solo árboles». El resto corría a cargo de la imaginación del comprador. Un cambio radical con respecto a Londres.

La noruega Eva Marie Gruer buscaba un lugar sobre todo «tranquilo». Un espacio de vida donde tener «tiempo para mí y para mis aficiones». El matrimonio nórdico se traslada a la Región en 2007 tras varios años en la bulliciosa Costa del Sol. Su vínculo con España se ha hecho cada vez más estrecho desde que pisaron por primera vez el país en el 87. Y lo que comenzó como una opción de veraneo, es ahora una forma de vida; hasta tiene «un yerno español y una hija que da clases de castellano en Noruega», declara orgullosa esta amante de la cocina mediterránea a la que le suma su toque escandinavo.

Estas cinco 'vecinas' son amigas y todas ellas se manejan en español. Saben lo importante que es poder comunicarse. Aunque las lenguas se mezclan en su presencia. Se habla en español, se salta al inglés, se trae a colación el francés. Aunque si hay algo que realmente pronuncian todas al unísono al preguntarles por el motivo principal de hacer vida en la Región, es la palabra: golf. La clave de su presencia en este trozo de tierra.

«Yo me enamoré de un inglés, enamorado del golf -cuenta la hispano brasileña Ana Wright- y cuando yo comencé a jugar, ambos nos enganchamos a este campo (refiriéndose al de Hacienda del Álamo) y nos enamoramos de Murcia». Así que lo que a priori fue una inversión inmobiliaria en 2006, se ha convertido durante buena parte del año, en su segunda residencia. España le supuso a Ana «seguridad» con respecto a cualquier otro destino y, Murcia, la ubicación perfecta para disfrutar «de un espectacular clima para poder jugar al golf todos los días del año, de la gastronomía -aquí he probado el mejor arroz a banda, puntualiza- y de la gente».

«Esta gente es mi familia»

«La gente ¡sí!». Para la canadiense Janet Hymers es uno de los pluses de España. «La simpatía de la gente», aunque en realidad le gusta todo del país; sobre todo «la cultura -es una asidua del Teatro Romea y del Auditorio Víctor Villegas- y la gastronomía (la encanta comer en las ventas y probar todo tipo de tapas)». Lo dice convencida y entusiasmada a sus activos 78 años y con 39 de matrimonio a sus espaldas. Precisamente esa parte posterior del cuerpo es la que ya no le permite jugar al golf como antes, pero fue este deporte quien tras la jubilación de su marido y de ella, motivó su presencia en la comunidad. Primero en Camposol (Mazarrón) y desde 2012 en Hacienda del Álamo, lugar sobre el que declara: «Esta gente es mi familia». Una apetecible gastronomía y unos buenos caldos, la proximidad de la playa y sobre todo la climatología, han hecho de la Región de Murcia, para todas, un lugar de referencia. Y Hacienda del Álamo, su campo. «Es todo un desafío este recorrido y te prepara para jugar en cualquier otro», destaca Wright.

Laurence Perrier es la más joven de todas, pero la que tiene sentimientos más arraigados con esta tierra. Su primera visita al Levante fue en 1978 con su familia. Tenía 7 años. Y fue entonces cuando se enamoró de esta parte de España. Un sentimiento que le ha acompañado desde aquel momento. Con su marido Joël se instala en Murcia en 2006. «Cambiar el sur de Francia por España fue una cuestión de calidad de vida, donde el golf fue muy importante porque aquí se puede jugar todos los días», declara Perrier en un perfecto castellano, puntualizando, que también son socios de La Manga Club. El golf, si, pero también el mar. Porque aquí está «la playa más bonita del mundo, San Ginés - La Azohía. Mi playa», dice risueña Perrier.

Estas cinco mujeres pagan impuestos aquí; disfrutan pero también trabajan. Reciben pero también dan. Todas forman parte de la Asociación de Mujeres de Hacienda del Álamo, encargada tanto de las campañas de esterilización de la colonia de gatos del complejo, como de descubrir a sus compañeras tradiciones, pueblos y paisajes de la Comunidad. Visitan establecimientos hosteleros y organizan excursiones. En la asociación hay 270 mujeres dispuestas a sumergirse en el entorno en el que viven. Aunque llegar a él o explicar cómo hacerlo no es tarea fácil.

¿Dónde está Murcia?

Si hay un apartado de 'pegas' en el que todas coinciden, ese es el de las comunicaciones de la Región. «Llegar aquí desde otro destino no es fácil. En realidad es complicado», declara abiertamente Frigieri, que lo ha sufrido en sus propias carnes, y en clara referencia a las combinaciones del transporte aéreo. Incluso para sus amigos, «y eso viniendo desde ¡Zaragoza!». Wright lo sabe bien cuando se tiene que desplazar a Málaga porque «no hay tren directo». El comentario general es que el ferrocarril «es lento», y también se resiente la valoración sobre el transporte urbano. Gruer añade que siempre tiene que tirar de papel y lápiz para explicar a sus compatriotas dónde está Murcia. «Se lo dibujo. Así. ¿Lo ves? Entre Alicante y Andalucía -les digo- y siempre me preguntan al señalarles la ubicación: 'pero.. ¿pertenece a Alicante o a Andalucía?». Y eso a pesar de que Gruer recuerda algunas campañas de promoción de la Región en Noruega, que le han ayudado a 'pintarse' en el mapa. Hymers aprovecha para hablar de su buena experiencia con las oficinas de Turismo de la Comunidad, y más concretamente con la de Cardenal Belluga, para localizar información, aunque casi todas encuentran todo lo que necesitan saber en un portal de internet que nada tiene que ver con la Administración. «Se trata de MurciaToday», destaca Perrier que, como vocal de la asociación quiere estar siempre muy al tanto de lo que acontece en la Región.

Inquietud. Si. Esa era la palabra en español que buscaba Frigieri al principio de la entrevista. Ahora ya no la necesita. Y delante de sus amigas nos revela que «hace (solo) nueve meses que lo decidí. Estoy completamente convencida... ¡Ya no quiero vivir en Londres! ». Y es que, como para el resto, el corazón de Anna ya pertenece a Hacienda del Álamo.

Temas