La Verdad

DEPORTES | fútbol

El Murcia jugará en Segunda B

Aficionados murcianos se lamentan tras conocer el auto del juez.
Aficionados murcianos se lamentan tras conocer el auto del juez. / EFE
  • El juez ordena a la LFP que inscriba al Murcia en la Liga Adelante pero permite que tenga eficacia la sanción de descenso por impago a Hacienda y afirma que no tiene competencia para dilucidar si puede o no participar en la competición

El Real Murcia deberá comenzar la temporada este fin de semana en el Grupo I de Segunda B enfrentándose a la Unión Deportiva Logroñés y no en Segunda División como era su deseo y su esperanza, según se desprende del auto del Juzgado de lo Mercantil nº 7 de Madrid como resultado del escrito de oposición de la Liga de Fútbol Profesiona (LFP) a las medidas cautelares a favor del club pimentonero.

El texto dado a conocer en la tarde del jueves explica que el juez Francisco Javier Martín ordena a la LFP que inscriba al Murcia en la Liga Adelante. No obstante, permite que tenga eficacia la sanción de descenso por impago a Hacienda y afirma que no tiene competencia para dilucidar si el Murcia puede o no participar en la Liga Adelante 2014-2015.

Así las cosas, la Liga de Segunda División comenzará este fin de semana con los 22 equipos previstos (y no los 23 que pretendía el Murcia) pero con la inclusión del Mirandés en lugar del descendido conjunto grana por no cumplir con los ratios económicos exigidos. Se cumple de esta manera lo anunciado por la patronal de clubes el pasado lunes, cuando su presidente, Javier Tebas, avisó de que el auto del juez que obligaba a la LFP a contar con el club presidido por Jesús Samper entre los participantes de la competición era “de imposible cumplimiento”.

La noticia ha llenado de indignación y decepción a los aficionados y a los dirigentes de la entidad que, apenas unos meses después de rozar y soñar con el ascenso a Primera División, ven ahora cómo su plantilla se puede descomponer en cuestión de días y ven peligrar la viabilidad del Real Murcia, que cuenta con una deuda de 45 millones de euros, fuera del fútbol profesional y en una categoría en la que los ingresos son nulos. Además, las dificultades aumentan con la inclusión del equipo en el grupo Norte de la Segunda División B, que le obligará a realizar grandes desplazamientos con los consiguientes gastos que estos supondrán para el club.

El auto puede recurrirse en un plazo máximo de 20 días, por lo que es de suponer que el club grana alegará en este tiempo que la LFP no le permite disputar la competición de plata del fútbol español y exigirá su inclusión aunque la competición ya haya dado comienzo.