La Verdad

Fútbol | Primera división

«Que Sánchez Arminio me abra un expediente, pero el nivel no ha sido de Primera»

Pedro León pugna por la pelota con Balenziaga durante el partido.
Pedro León pugna por la pelota con Balenziaga durante el partido. / Efe
  • El futbolista murciano del Eibar Pedro León se reafirma en sus declaraciones tras la 'rajada' contra la actuación del colegiado Del Cerro Grande en el derbi vasco entre el conjunto armero y el Athletic Club

Pedro León, jugador del Eibar, afirmó este lunes que no se arrepiente de sus palabras tras la derrota ante el Athletic Club, en las que criticó el nivel del árbitro, y agregó que si un futbolista no puede dar su versión, le "parece estar en una dictadura".

En su espacio en Twitter, Pedro León escribe: "Lo primero, que no me arrepiento de lo que he dicho después del partido. Yo no he faltado el respeto a nadie. He dado mi opinión de lo que ha sucedido en el terreno de juego y cómo nos hemos sentido los jugadores ante la soberbia y las palabras del árbitro: 'A Kike, después de lo que pasó en Villarreal en el penalti, no le pito ni una'".

"Después del partido voy sin gestos y sin ningún tipo de menosprecio a hablar con él y me saca la quinta amarilla. Eso no es estar a la altura de un partido de la mejor liga del mundo, en mi opinión", agrega.

"Ahora, si no se puede dar la versión de un jugador sobre este colectivo, pues sí, me parece estar en una dictadura", concluye.

Nada más acabar el partido, resuelto en favor del Athletic con un gol de Raúl García en el minuto 94, Pedro Leon declaró a beIN Sports: "El nivel que ha mostrado hoy el árbitro no está al nivel de esta liga. Está claro que era expulsión (a Gonzalo Escalante), pero fui a pedirle explicaciones y me dijo que no nos iba a pitar una falta porque en Villarreal nos pitó un penalti. Que el señor Sánchez Arminio me abra un expediente, pero el nivel no ha sido de Primera División".

"Me parece increíble. Que no venga con esta soberbia. He ido a hablar con él y a pedirle explicaciones y me saca tarjeta amarilla. Es increíble", añadió.

"Lo que pasa es que aquí no se puede hacer nada. Parece que estamos en una dictadura y con los árbitros no se puede meter nadie", agregó.

"Voy con el calentón, pero no me arrepiento de lo que estoy diciendo porque me parece que todos tenemos que estar al nivel y que, si nos equivocamos, que haya consecuencias para todos, no sólo para los clubes", señaló.