La Verdad

clásico

El Real Madrid retira 357 abonos por la reventa en el clásico

Leo Messi muestra su camiseta tras marcar el gol de la victoria en el Bernabéu.
Leo Messi muestra su camiseta tras marcar el gol de la victoria en el Bernabéu. / AFP
  • El club blanco recuerda que «está prohibida, sin su autorización, la venta, cesión no gratuita, subasta o uso para fines comerciales» de los pases

Dos días después del revuelo generado por la nutrida presencia de seguidores azulgranas en diferentes zonas del Santiago Bernabéu, no sólo en la zona asignada para la hinchada visitante en el cuarto anfiteatro del fondo norte, el Real Madrid anunció la retirada del abono a 357 socios por hacer un uso indebido del pase en el clásico ante el Barça. El domingo sorprendió la cantidad de aficionados culés que celebraron la exhibición de Messi en localidades que corresponden a abonados del equipo blanco, un hecho que despertó sospechas de reventa y que generó inquietud tanto en los clubes como en LaLiga y el Ministerio del Interior.

«Ante el uso indebido que vienen haciendo algunos socios de sus abonos, detectado por el club en coordinación con las Fuerzas de Seguridad del Estado», el Real Madrid recordó a través de su web que «está expresamente prohibido, sin autorización del club, la venta del abono, su cesión no gratuita, su subasta o su uso para fines comerciales». Y añadió que «el titular del abono es el responsable del buen uso del mismo, tal como está recogido en las normas de acceso al estadio Santiago Bernabéu y en el propio abono».

El club blanco recuerda que su Comisión de Disciplina ya había abierto antes del clásico 1.450 expedientes de expulsión a socios motivados por reventa de abonos. Y asegura que los 357 abonos retirados se remitirán a la Comisión de Disciplina Social «como órgano competente para abrir los correspondientes expedientes que pueden desembocar en la expulsión de los titulares de estos abonos».

La entidad presidida por Florentino Pérez manifiesta que seguirá trabajando «firmemente» para combatir esta practica ilegal, en el marco de sus estatutos y normativas. Insiste en que sólo puede perseguir estas irregularidades «en colaboración y coordinación» con las fuerzas policiales y concluye que «la practica irregular en el uso de los abonos por parte de una minoría no empaña el intachable comportamiento de la inmensa mayoría de los socios y abonados del Real Madrid».