La Verdad

clásico

La rivalidad entre Real Madrid y Barça es el reflejo de un antagonismo histórico

Sergio Busquets y Cristiano Ronaldo discuten en un partido.
Sergio Busquets y Cristiano Ronaldo discuten en un partido. / Efe
  • Un estudio de la Universidad Carlos III sitúa las primeras tensiones entre ambos conjuntos en el Campeonato de España de 1915-16

La rivalidad deportiva entre los clubes de fútbol Real Madrid y Barcelona, los dos con mayor número de socios en España, es el reflejo de un antagonismo histórico con matices políticos y sociales, según concluye un estudio realizado por la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y publicado en la revista Política y Sociedad.

"Es el reflejo de la rivalidad en otros ámbitos: la ciudad industrial por excelencia, como es Barcelona, y la ciudad financiera, administrativa y de poder, como es Madrid", ha indicado el académico del departamento de Humanidades: Historia, Geografía y Arte de la UC3M a cargo del estudio, Eduardo González.

El informe argumenta que, a diferencia del Barcelona, "que se ha enfrentado en ocasiones al régimen político establecido en el estado español, sobre todo en los años de la dictadura de Primo de Rivera e incluso en la época del régimen de Franco", el Real Madrid ha tenido "una gran habilidad para adaptarse a todas las circunstancias políticas".

Así, el conjunto blanco fue el equipo de la monarquía de Alfonso XIII; fue un club bastante bien aceptado en época de Primo de Rivera e incluso en la República, ya que el presidente del club era a la vez el secretario general de la Presidencia de la República, Rafael Sánchez Guerra. Durante el régimen de Franco, el equipo fue poco a poco convirtiéndose, en cierto modo, en un fiel aliado del gobierno porque mejoraba la mala imagen que este tenía en el extranjero.

Todo cambia en los 50

El investigador explica que el Real Madrid, sobre todo a partir de los años 50, cuando comienza a tener éxitos deportivos en el exterior, se convierte en el equipo de España, ya que la selección aún no destacaba en las competiciones internacionales. "El Madrid siempre será el paradigma del centralismo y el Barça del nacionalismo", ha manifestado González, quien considera que este apoyo a los madridistas por parte de los órganos de poder suscitó la animadversión de los barcelonistas hacia el equipo de la capital. A partir de ese momento, el Real Madrid se convirtió en el símbolo deportivo del centralismo, y los puntos de vista políticos que representan ambos clubes hacen prácticamente imposible la reconciliación. "Todo club deportivo que genera tales expectativas tiene, a su vez, una influencia política evidente", ha afirmado el académico.

En el ámbito deportivo, las primeras tensiones entre ambos equipos comienzan, incluso, antes del nacimiento del fútbol profesional en España (1925). En el Campeonato de España de 1915-16, señala el historiador, "el Madrid ganó el cuarto y decisivo partido de desempate por 4-2 el 15 de abril de 1916, presuntamente gracias al apoyo del árbitro José Ángel Berraondo, y el club catalán abandonó el campo antes del final del partido en señal de protesta por el último gol blanco, que consideraron fuera de juego de Aranguren".

En la temporada de 1942-43 se produjo el 'escándalo de Cha martín', cuando en la semifinal de Copa de 6 de junio de 1943 el Madrid fue derrotado en Les Corts por 3-0. Tras el triunfo de los catalanes, cuenta González, en la capital se promovió una campaña que derivó en una cuestión de Estado, y el partido terminó 11-1 a favor de los merengues. "En el partido de vuelta al Barcelona se le preparó una absoluta encerrona con intervención de los poderes gubernamentales, tras la cual, pierde por la mayor goleada que recibe en su historia", ha comentado el profesor, que ha añadido que a raíz de la polémica, la Real Federación Española de Fútbol ordenó la destitución de los presidentes de ambos clubes.