La Verdad

copa del rey

Fernández Borbalán eclipsa a Ter Stegen

Fernández Borbalán eclipsa a Ter Stegen
  • El colegiado se comió una agresión de Aduriz, un penalti claro a Neymar y expulsó por doble amarilla a Raúl García e Iturraspe.

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Fue un buen partido clásico de Copa, caliente e ideal para aceptar el uso de la tecnología. Hubo polémica, mucha, entre los dos clubes con más títulos de Copa y en algunos momentos el colegiado acaparó más focos que los jugadores. Como Ter Stegen, que era titular en la meta azulgrana -y no Masip- en uno de los estadios en los que cometió uno de sus errores más groseros. A los diez segundos ya dejó claro el meta catalán que nada le hace perder la confianza en su juego de pies. El Barcelona, que también saltó con una camiseta de apoyo a Yeray, comenzó el duelo sufriendo el gran arranque del Athletic, que presionaba la salida del balón.

Con un Busquets bajísimo de forma, fue Iniesta, absurdamente pitado por exagerar una entrada de Amorebieta hace seis años, el encargado de mover la pelota. Y de un error suyo llegó el 1-0. Iturraspe robó la bola; combinó con Aduriz que abrió a la banda donde Raúl García que la colgó perfecta al área pequeña para que el propio delantero remachase de cabeza a la red. Sorprendió que Ter Stegen intentase detener la bola del noveno máximo goleador histórico del Athletic lanzándose a por la bola con los pies.

Un ciclón rojiblanco

El 1-0 fue el premio al descomunal esfuerzo del Athletic que tuvo al Barça contra las cuerdas. Lo presionó, lo acorraló y logró un segundo gol. Llegó en el minuto 27, justo cuando San Mamés homenajeaba a Yeray Álvarez aplaudiendo. Williams soltó un derechazo a la red tras un toque sutil de Aduriz. En ese momento estaba ‘groggy’ el conjunto de Luis Enrique e incluso, en el intercambio de golpes, rozó el 3-0 en una contra que llegó Balenziaga pero no pudo acertar con el centro hacia Williams.

Entonces, fue cobrando importancia en el partido la figura del árbitro. Si el miércoles fue Mateu Lahoz en Chamartín, Fernández Borbalán pasó a ser el nombre de la noche. Un codazo de Aduriz a Umtiti, merecedor de la roja, lo resolvió con amarilla a cada uno cuando el francés se levantó y fue a buscar la justicia por su mano. Después se tragó un penalti de Etxeita a Neymar, que asumió el liderazgo de los suyos. En el descanso Luis Enrique replanteó la segunda parte tras una primera en la que ni inquietó la meta ajena. Sabía que necesitaba controlar la bola para sentirse cómodo. El Athletic quería presionar y buscar otro gol pero le faltaba el aire. Concedió una falta en la frontal y Messi, que ha marcado 23 de sus 476 goles de golpe franco, la convirtió en gol. Lo logró sin tocar la red; aprovechando que Gorka se colocó mal y concedió mucha portería al argentino. La bola pegó en el larguero y botó dentro. Pese a las protestas del portero, que ya había arrollado a Piqué de modo extraño en la primera mitad, acertó el asistente. Eso sí, muchos pensaron en la necesidad de que haya un ojo de halcón como en la Premier League. Medida rápida y eficaz.

Resistencia numantina local

El gol descompuso al Athletic, que empezó a temer por su renta y se encomendó Iraizoz. Neymar lideraba mientras San Mamés se dejaba la garganta. Valverde recurrió a Muniain para tener algo más el balón, porfiar con su pillería y buscar alguna falta con la que coger aire y buscar opciones a balón parado. Esos balones que puede cabecear Aduriz, San José, Etxeita, Laporte o Raúl García.

Fernández Borbalán eclipsa a Ter Stegen

Pero el navarro se pasó de frenada en una acción con Neymar, en todas, cuando tenía amarilla y se fue a la caseta. Se hizo muy cuesta arriba para el Athletic defender la renta con uno menos en el cuarto de hora final de duelo. ‘Txingurri’ optó por meter a Eraso para fortalecer el centro del campo. Se convirtió por momentos en un ‘pin-ball’, con rojiblancos arrinconados en torno a su portero.

Más aún cuando Iturraspe se llevó por delante a Neymar y dejó a su equipo con nueve los últimos diez minutos. Umtiti pudo haberse ido a la ducha también pero no vio el colegiado su golpe a Etxeita. Valverde colocó a Elustondo por Williams, situando a los suyos en el campo con un 1-4-4 sin referencia ofensiva. Parecía quimérico que pudiera mantener el triunfo pero aguantó estoicamente el 2-1. La eliminatoria queda abierta y se presenta un partido de vuelta apasionante.

Por si alguien le interesa, pita Gil Manzano... que no tendrá ninguna ayuda tecnológica. Es un buen árbitro e internacional y recordado también porque en un duelo copero no vio a Arda lanzar una bota a su asistente. ¡Suerte!