La Verdad

polémica

La FIFA insiste en que golpear el balón de cabeza no causa lesiones cerebrales

La FIFA insiste en que golpear el balón de cabeza no causa lesiones cerebrales
  • La organización sale en respuesta a la investigación llevada a cabo por el Instituto Neurológico de Londres, que mantiene lo contrario.

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La FIFA insistió este jueves en que no existe ningún prueba que demuestre que golpear el balón con la cabeza aumente el riesgo de sufrir lesiones cerebrales. El anuncio del organismo deportivo tuvo lugar después de que se hiciese público el resultado de un estudio sobre futbolistas que murieron por demencia avanzada. «No hay ninguna prueba o evidencia sobre el efecto negativo de golpear un balón de fútbol con la cabeza», explicó la FIFA en respuesta a la investigación llevada a cabo por el Instituto Neurológico de Londres, que mantiene lo contrario. «Los resultados de las pruebas a las que han sido sometidos jugadores de fútbol profesionales no son concluyentes», insistió el organismo en un comunicado.

Asimismo, la FIFA aseguró que el fútbol no forma parte de los deportes cuya práctica sí puede suponer desarrollar con el tiempo lesiones en el cráneo o el cerebro. El estudio británico reveló, sin embargo, que los futbolistas profesionales son proclives a padecer enfermedades cerebrales como la demencia, que normalmente se detecta en jugadores de fútbol americano o en boxeadores.

La investigación, publicada en la revista científica ‘Acta Neuropathologica’, se centró en 14 futbolistas retirados que practicaron dicho deporte desde que eran niños. La autopsia que se les realizó demostró que seis de los 14 exfutbolistas sufrían encefalopatía traumática crónica (CTE en sus sigla en inglés), un porcentaje mucho mayor al de la población general (12%).

Se trata además de la primera vez que esta enfermedad -encefalopatía traumática crónica- se confirma en exfutbolistas profesionales. «Los resultados de nuestra investigación muestran que hay una relación entre practicar fútbol de forma profesional y sufrir CTE», explicó a la AFP la responsable del ensayo, Helen Ling, del Instituto neurológico londinense. Ling explica que los 14 exfutbolistas que formaron parte del estudio acudieron al psiquiatra alguna vez a lo largo de su vida entre 1980 y 2010. Doce de ellos murieron en un estado de demencia avanzada.

La FIFA, por su parte alega, que ha dedicado los últimos 15 años a estudiar este fenómeno a través de investigaciones científicas y grupos de trabajo especiales. El organismo también se sirve del resultado de otra investigación llevada a cabo entre niños de 7 y 12 años que demostró que los casos de conmoción cerebral durante la práctica de este deporte se daban, de media, una vez por cada 200.000 horas de juego.