La Verdad

Derbi cargado de morbo para echar una mano a Los Alcázares

Armando y Aguilar, en el derbi de 2015.
Armando y Aguilar, en el derbi de 2015. / Nacho García / AGM
  • El UCAM y el Murcia se enfrentan por tercera vez en su historia con un fin solidario: ayudar a la localidad tras las inundaciones de 2016

Hay muchos motivos para acudir esta noche a La Condomina a presenciar el duelo entre el UCAM y el Real Murcia. Para empezar, este derbi, que tan solo se ha disputado dos veces con anterioridad y que este año no se jugará en competición oficial, servirá para aliviar a la población de Los Alcázares, municipio murciano que el pasado mes de diciembre sufrió unas inundaciones devastadoras. Toda la taquilla de este derbi servirá para tapar algunas de las heridas.

Más allá del aspecto humanitario, los aficionados del Real Murcia podrán visitar La Condomina, el estadio que ocuparon desde 1924 a 2006, tras ser remozado el pasado verano. En el derbi disputado en este recinto la pasada campaña y que acabó 1-2 para los granas, los murcianistas tuvieron un número de entradas limitado. Nada que ver con el choque de hoy, en el que se podrán sentar en cualquiera de las gradas. El choque se desarrollará bajo unos parámetros deportivos y no habrá separación de aficiones ya que no se esperan incidentes. Las entradas costarán desde 5 euros en los fondos y la grada lateral, a 10 en la tribuna; ambos técnicos probarán a jugadores que llegaron en el mercado invernal y que no tienen minutos en partidos de competición oficial.