La Verdad

El rival del Murcia, una pandilla de amigos

Los jugadores del Jumilla, el miércoles, entrenando en Ceutí.
Los jugadores del Jumilla, el miércoles, entrenando en Ceutí. / Javier Carrión / AGM
  • El Jumilla entrena dos veces a la semana en Ceutí, el grueso de la plantilla vive en Murcia y los jugadores comparten coche para ahorrar gasolina

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Cualquiera que vea a los jugadores del Jumilla durante la semana puede pensar que son más un grupo de amigos que un equipo de fútbol profesional. No por falta de entrega y profesionalidad en las sesiones de entrenamiento, si no por el buen ambiente que se vive en el día a día. En el vestuario del conjunto vinícola no hay rencillas ni fruta podrida, según cuentan los propios jugadores. Más bien lo contrario, las buenas personas son mayoría absoluta. De hecho, mientras todos los equipos del grupo IV están como locos por fichar jugadores y tirarían la casa por la ventana en caso de contar con presupuesto, Pichi Lucas, el entrenador de este equipo, no se decide a mover casi ninguna pieza.

Al equipo de Lucas, que según los jugadores es uno más, Solo han llegado dos futbolistas en el mercado invernal: Quaye y Pablo Pérez. No es descartable que la revelación del grupo IV acometa el tramo final de Liga sin muchos más movimientos. De hecho, así se lo hizo saber el entrenador a su plantilla en un charla antes del parón navideño: «Estoy muy contento de vuestro rendimiento y para mí somos los que estamos aquí. Solo ficharemos si sale algo muy interesante en el mercado», dijo.

Rubén Iglesias y Paco Serrano, los gestores del equipo murciano, han puesto un cheque en blanco encima de la mesa al técnico leonés para ir al mercado invernal, pero Lucas tiene miedo de romper la magia de un vestuario que es una familia. Los inversores chinos propietarios del club tienen capital para invertir y están dispuestos a abrir la cartera. Pero en el rival del Real Murcia el próximo domingo la normalidad es la nota predominante. De hecho, y como la mayoría de los jugadores del equipo vinícola viven en Murcia, han decidido entrenar dos días a la semana en Ceutí y desplazarse al Altiplano para ejercitarse solo los jueves, viernes y los sábados. Parece hasta una medida lógica puesto que solo Pichi Lucas y Carlos Terol viven en Jumilla. De los jugadores, solo Luis Verdú, que vive en Hellín, votaría a favor de entrenar siempre en el Municipal de La Hoya. Menos Neftalí, que vive en Alicante y recoge a Quaye en Elche, el resto del plantel vive en la capital de la Región o sus alrededores.

Es costumbre ver tres o cuatro coches cargados de jugadores del Jumilla camino del Altiplano cada jueves, viernes y sábado, cuando toca entrenar allí. Lo hacen así para ahorrar en gasolina. Cada vez pone el coche uno. La estabilidad económica también ayuda a que el ambiente sea el mejor e influye en que el equipo esté a un solo paso del 'playoff'. Cobran puntualmente cada mes, algo nada usual en el grupo IV de Segunda B, incluso las primas que obtienen por cada partido ganado en función de la posición en la tabla que ocupan. No quieren revelar la cantidad, pero cada vez que suman tres puntos y están entre los cuatro primeros han recibido un buen pellizco, igual que si ganan y van quinto o sextos, y hasta del sexto al décimo.