La Verdad

Fútbol | 4 días para el derbi

«Si por estar aquí he perdido algún amigo, es que no lo era»

Manuel Sánchez Breis, ayer, posando en una esquina del estadio Cartagonova.
Manuel Sánchez Breis, ayer, posando en una esquina del estadio Cartagonova. / Antonio Gil / AGM
  • «Aquí me tratan bien, pero siempre hay cuatro tontos sueltos y eso pasa aquí, en Murcia, en Logroño...», señala el director general del FC Cartagena, Manuel Sánchez Breis, en relación a su pasado grana

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

A Manuel Sánchez Breis (Murcia, 1976) lo buscan estos días radios, teles y periódicos de ambos lados del Puerto de la Cadena. En esta semana sale a tres entrevistas por día. Su historia es especial, de las que no se ven a menudo en el mundo del fútbol. Mano derecha de Paco Belmonte en el FC Cartagena, por segunda vez visita como rival el estadio donde juega su equipo de toda la vida, un Real Murcia del que se enamoró siendo un niño. Su padre se encargaba del marcador gigante de la vieja Condomina. Cuando se hizo mayor, Breis, de profesión periodista, cubrió durante 15 años para 'La Verdad', Punto Radio y Canal 6 la actualidad del conjunto grana.

-Le veo sonreír constantamente. ¿Está usted especialmente feliz?

-No sé muy bien lo que es la felicidad. Pero sí sé que las cosas se están dando como imaginábamos hace tres meses y medio, cuando planificamos la temporada. 7 victorias en 10 jornadas es una marca para sonreír.

-En los dos primeros grandes momentos de la temporada, ante el Hércules y el Lorca, su equipo falló. ¿Le preocupa volver a defraudar a la gente este domingo?

-Cuando afrontas un derbi lo haces con ganas de no defraudar a nadie, desde luego. La gente está respondiendo muy bien y no hay queja. Hay 6.200 abonados y hemos vuelto a batir el récord histórico del club en Segunda B. Contra Hércules y Lorca vinieron al Cartagonova más de 7.500 personas, que es una afluencia mayor que la de muchos estadios de Segunda e incluso que alguno de Primera. Este domingo vamos a tener un desplazamiento de 3.000-4.000 personas, cuando el pasado domingo, en el derbi gallego, hubo 700 desplazados de La Coruña en Vigo. Al final, eso es una responsabilidad y sabemos que para el aficionado del Cartagena es un subidón ganar en Murcia. Y en este caso no hablamos de ganar al Murcia para salvar la temporada, sino para consolidarnos arriba y llegar muy enchufados al partido del miércoles con el Marbella. No queremos fallar a nadie nunca, pero en esta ocasión, con tanta gente acompañándonos a Murcia, aún menos.

-¿Cómo se motiva a un futbolista que no es cartagenero o murciano de cara a este derbi?

-Lo mejor es no decirles nada esta semana. No sé qué harán en el Murcia, pero nosotros lo que hacemos es dejarlos trabajar y dedicarnos al plano institucional. En este encuentro da lo mismo que seas de Santander, Zamora, Sevilla o Ponferrada. No es un partido más y el jugador lo sabe, ya que salir victorioso del derbi es un subidón de adrenalina para todos. Es algo más que tres puntos.

-¿Su primer recuerdo de un derbi?

-El de 1999 en la vieja Condomina. Fui con mi novia y fue por la mañana. Ganó el Cartagonova con gol de Carpintero. Siendo muy niño recuerdo algún amistoso en verano.

-La vida tiene algunos giros dramáticos y otros casi surrealistas. Si hace siete años, cuando narraba para Punto Radio aquel 1-4 en la Nueva Condomina, le dicen que hoy iba a encarar un derbi en clave blanquinegra, no se lo hubiera creído.

-Ese derbi lo tengo bien presente. Y te recuerdo por ejemplo a ti [al entrevistador] pegando saltos de alegría con los goles del Cartagena en la zona de prensa. No fue un partido bonito para mí, ni mucho menos. Yo, por aquel entonces, lógicamente quería que ganara el Murcia. Y aquel fue un palo muy fuerte. La vida me ha cambiado por completo, desde luego.

-Intento ponerme en su lugar y sospecho que el choque emocional de estos días debe ser tremendo.

-Tengo la suerte de que me considero una persona normal. Y no me considero un radical de nada, ni del fútbol, ni de la política, ni de la religión. Diga lo que diga, el que quiera malinterpretar mis palabras, lo va a hacer. Pero el que me conoce bien sabe que hablo siempre con el corazón en la mano. El partido del domingo es que como si se enfrentaran mis mejores amigos de toda la vida contra mi familia. No puedo decir que quiero que gane el Murcia. Quiero que gane el Cartagena, que es mi familia. Y a partir del domingo a las siete quiero que al Murcia le vaya de maravilla. Pero, por encima de todo, quiero lo mejor para el FC Cartagena, que es lo que me mueve durante las 24 horas del día junto a mi familia. El que lo quiera entender, pues perfecto. El que no, pues no puedo hacer nada. Eso sí, renegar de mis 38 años anteriores no lo voy a hacer en la vida. A la gente le chocará, pero quiero al Cartagena y quiero al Murcia. Es complicado explicarte cómo, siendo del Murcia, el cuerpo se me remueve ahora cuando veo a los jugadores del Cartagena saltar al terreno de juego. Es como si la sangre blanquinegra se hubiera metido dentro de mis venas.

-¿Ha perdido mucho por el camino en esta transformación personal?

-Tengo una cosa muy clara. Si por estar en el Cartagena he perdido a algún amigo, es que no era mi amigo. Mis amigos siguen siendo los de siempre, pero sí que es verdad que algún conocido que antes me escribía ahora no lo hace y hay algunos que ahora me hablan de otro modo.

-¿Ha cambiado en este año y medio que lleva en Cartagena la percepción que tenía usted de esta ciudad y de sus habitantes?

-Llevo más de 30 años veraneando en La Manga, rodeado de cartageneros, pero sí que conozco mucho más la ciudad ahora que hace 18 meses. Yo no sé si ha cambiado mi percepción o la que ha cambiado es la ciudad, que ha mejorado mucho en los últimos años y ahora me parece sencillamente espectacular. Lo tiene todo. Sobre los cartageneros, la gente aquí me ha tratado con mucho respeto y amabilidad. Siempre hay cuatro tontos sueltos, pero eso pasa en Cartagena, en Murcia, en Oviedo y en Logroño. Pero por la calle solo recojo cariño y cuando distinguen si eres murciano siempre lo hacen a modo de broma. Y eso es fantástico. Solo creo que el cartagenero tendría que querer más lo suyo, desde un tono más positivo y no destructivo. Y eso también es aplicable para Murcia. Son dos grandes ciudades que no se venden del todo bien.

-¿Merece Cartagena tener su propia provincia?

-No me apetece hablar de política y no tengo suficientes conocimientos para dar una opinión válida sobre este asunto. Creo que mezclar política y deporte no es buena idea. Para hablar de política están los políticos. Yo estoy muy orgulloso de haber nacido en la Región.

-¿Cree usted que el ciudadano cartagenero tiene motivos para sentirse agraviado con respecto a la ciudad de Murcia?

-Pues seguramente sí. Pero no tengo ni idea de cómo se destinan los presupuestos regionales ni qué baremos se usan. No creo que la gente de Cartagena se queje por amor al arte. Seguro que tiene sus motivos. Habría que preguntar, no obstante, a la otra parte. Sí que me duele cuando veo que un cartagenero tiene más probabilidades de morir por un infarto que un murciano por no tener el servicio en la ciudad en el hospital de Santa Lucía. Pero me fastidia que le pase al cartagenero, al lorquino, al yeclano, al aguileño y al archenero, que es de donde son mis padres.

-¿Cómo eran sus domingos cuando era niño?

-Mi padre era empleado de la Caja de Ahorrros del Mediterráneo, que se hizo con el marcador antiguo del Bernabéu de forma gratuita y lo instaló en La Condomina. Se ofreció voluntario porque el fútbol le encantaba y todos los domingos era el encargado del funcionamiento del marcador. Y mi hermano y yo íbamos siempre con él. Echo de menos aquellos tiempos en los que si un futbolista te daba la mano o te firmaba un autógrafo, esa noche no dormías. Ahora es otra cosa. Sigo admirando al futbolista, pero ya no es igual. Antes tenía 20 años menos que los futbolistas y ahora tengo 20 más. Los recuerdos de mi vida están ligados a los ascensos y descensos del Murcia y a los partidos del CB Murcia. Todos mis recuerdos están vinculados y relacionados con el deporte, por supuesto.

-¿Por qué defendió el comportamiento de Paco Sutil tras el derbi del Cartagonova de 2011?

-Nunca lo defendí. Mi empresa, 'La Verdad', me encomendó un reportaje en el que yo iba con una cámara siguiendo a los peñistas del Murcia que ese día fueron al Cartagonova. Al regresar a Murcia, los futbolistas aparecieron por la sede de las peñas y yo grabé todo lo que allí pasó. Las horas siguientes fueron difíciles. Sufrí muchas presiones para que aquel vídeo no viera la luz, pero el director del periódico decidió publicarlo y me pareció lo más lógico. Él se equivocó al desearle el mal al rival. Expresó su sentir de esa manera y no debió hacerlo. Si un jugador del Cartagena hace lo mismo tras ganar en Murcia, a mí no me gustaría. Si ganamos el domingo, tenemos que celebrarlo, pero respetando siempre al rival.

-También se quejó usted públicamente del 0-4 del Albacete en el Cartagonova, en 2010, la tarde en la que el Murcia bajó en Gerona.

-El Murcia bajó por deméritos propios. Yo estuve en Montilivi aquella tarde. Mi madre había muerto unos meses antes y cuando Kiko Ratón marcó, yo lloré en directo en la radio. Aquello fue muy cruel, pero la culpa no la tuvo el Efesé. Que igual participó en un 0,000001 %, pues a lo mejor sí. Nadie va a reconocer si el Cartagena se dejó ganar. Nunca lo sabremos. Pero insito en que la culpa la tuvo el Murcia, por lo mal que hizo las cosas durante esa temporada.

-¿Ha cambiado desde entonces, sobre todo para la gente de Murcia, la forma de afrontar estos derbis?

- Yo diría que desde el 1-4, la relación entre Efesé y Murcia ha cambiado. Pero tiene mucho que ver con que el Murcia desde el año 2008, el de su Centenario, entró en barrena y está sufriendo en lo deportivo y en lo económico. Está pasando los peores momentos de su historia, sin duda.

-¿Le ve solución?

-No es fácil. No le veo una salida sencilla, pero deseo que encuentre ya una solución y evite la desaparición. Espero que llegue ese inversor salvador, por la ciudad y su gran afición.

-¿Cuál es el objetivo de Belmonte y usted en este FC Cartagena?

-No sé si somos unos soñadores, pero nuestro objetivo es llevar a este club a Primera. Admiro a la gente que en la vida hace cosas que nunca antes se hicieron. Y el Cartagena nunca ha estado en Primera. Si Villarreal, Cádiz, Leganés y Eibar han podido, Cartagena puede. No lo queremos hacer a la tremenda. Queremos llevarlo a Primera con gestión honrada, humilde y eficaz. Pero si eso va a costar dejarlo hipotecado de por vida con una deuda de 20 millones, no merece la pena. No tenemos prisa. Queremos subir en dos o en diez años.