La Verdad

Una pesadilla que se repite una y otra vez

Uno de los goles que encajó el Lorca en Formentera, el miércoles.
Uno de los goles que encajó el Lorca en Formentera, el miércoles. / TONI ESCOBAR
  • El Lorca, que avasalla a sus rivales de inicio, dejó escapar la Copa del Rey y muchos puntos en la Liga por dormirse en el tramo final de los encuentros

La primera vez se puede considerar casualidad o fruto de la mala suerte. La segunda, un pequeño defecto que hay que limar en los siguientes partidos, pero cuando sucede todas las semanas la cosa empieza a ser preocupante. El Lorca CF tiene un agujero que hay que tapar lo antes posible para que no se hunda el barco. El equipo de Iñaki Alonso tiene dos caras. Muestra maneras para luchar por estar arriba en la tabla, pero también comete errores de principiante, que lo han condenado a quedarse fuera de la Copa del Rey ante un rival de Tercera División, y a estar descolgado de la cabeza de la tabla del grupo IV de Segunda División B.

Es una tendencia que se repite desde la pretemporada. En el estreno liguero, tras comerse a La Roda en los primeros minutos y ponerse 2-0 en menos de quince minutos, vio como su rival empató. El Lorca se libró por los pelos de perder los dos primeros puntos gracias del gol de Chumbi al final. Algo que sí sucedió en Mérida una semana más tarde, cuando el club lorquino se puso por delante en la primera parte con los goles de Albisua y Urko Arroyo. El equipo de Campos acortó distancias antes del descanso y consiguió el empate en el ecuador del segundo acto. Fueron los dos primeros puntos perdidos del año en un choque en el que el Lorca se pudo ir al descanso con un 0-3.

Una 'pájara' contra el Murcia

También mereció algo más en la Nueva Condomina, pero tuvo una laguna a veinte minutos del final y el Murcia se lo comió con dos goles en dos contragolpes. Lo peor, si cabe, es que también le ha pasado con dos equipos de Tercera en la Copa. Contra el Lorca Deportiva vio como, tras adelantarse en el minuto 88, su rival, en inferioridad, le empató sin haberse jugado ni un minuto. O el pasado miércoles, cuando el Formentera le remontó otro 0-2 y acabó apeándolo del torneo en la tanda de penaltis.